Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

El abandono de animales tiene un precio para el Ayuntamiento de San Andrés

ACTUALIDADIR

Los perros abandonados son recogidos por la Asociación Protectora Guau. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Los perros abandonados son recogidos por la Asociación Protectora Guau. | MAURICIO PEÑA
Sergio Jorge | 16/04/2018 A A
Imprimir
El abandono de animales tiene un precio para el Ayuntamiento de San Andrés
Área metropolitana El Consistorio colabora con la asociación Guau para que recoja y alimente a los perros que aparecen sin dueño, y advierte de multas a los responsables
El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo se ha puesto como objetivo que ningún perro esté sin dueño en todo el municipio. Porque cada año aparecen algunos abandonados en las calles de sus localidades, con el consiguiente peligro para estos animales, que pueden llegar a morir de inanición y por falta de cuidados.

Pero este servicio, al que el Consistorio está obligado según el artículo 18 de la ley 5/1997, tiene un coste. Puede parecer que es poco, un máximo de 10.000 euros al año, pero se trata de una cantidad muy necesaria en las depauperadas cuentas del municipio del alfoz. Y además, se trata de un trabajo que se podría evitar fácilmente.

«Lo que desearía como concejal y ser humano es que la gente tenga conciencia al adquirir mascotas, porque es una auténtica crueldad, es una forma de maltrato», explica el edil de Medio Ambiente, Francisco Gómez, que recuerda que el Consistorio está obligado a recoger los animales sin dueño, pero también a advertir que no se trata precisamente de un buen comportamiento. Y recuerda que la ordenanza municipal contempla multas para estos casos. «El Ayuntamiento sancionará duramente este tipo de conductas», apunta Gómez.

El Ayuntamiento dona alimentos para perros para que MasQPerros los ofrezca a las familias sin recursosPor este motivo, el Consistorio tiene firmado un convenio de colaboración con la Asociación Protectora Guau por el cual esta organización se encarga de recoger, dar asistencia veterinaria y cuidar a los perros sin dueño. De esta forma, cuando un animal (desde septiembre que se inició la colaboración hasta febrero se han recogido ya 54 animales) está abandonado, los profesionales de esta protectora lo llevan a sus instalaciones para que pueda ser cuidado hasta que encuentren un nuevo propietario que lo acoja, y después se efectuará un seguimiento para comprobar que se cumplen las condiciones mínimas para estos perros.

Por su parte, Guau solo factura al Consistorio el coste de la alimentación y la asistencia veterinaria, de ahí que recientemente se aprobara en junta de gobierno una subvención de 1.931 euros por los casos detectados durante los tres últimos meses del año 2017. Eso sí, el convenio establecido entre las dos partes supone que el Ayuntamiento tendría que pagar un máximo de 10.000 euros al año, independientemente de los perros que se recogieran. Gómez explica que es un buen acuerdo puesto que hasta su firma se pagaba «más de 30.000 euros al año», ya que la cuantía que multiplicaba el coste era la permanencia de los animales en este tipo de centros. «Ahora solo pagamos la asistencia veterinaria y los alimentos, no por día que estén en la protectora», aclara Gómez. «Hay que pensarlo bien antes de adquirir un animal», añade el edil de Medio Ambiente, para el que es imprescindible la concienciación de la sociedad para evitar que haya animales sin dueño, muchas veces abandonados a los pocos meses de llegar a un hogar.

Convenio con MasQPerros

Para evitar que estos se deban a que los dueños no tienen capacidad económica para poder darles de comer, el Ayuntamiento también ha firmado otro convenio con la asociación MasQPerros, un colectivo que suele hacer campañas de recogida de alimentos para mascotas que luego son donados a las personas sin recursos. Por este motivo, el Consistorio le facilita un local, concretamente el antiguo de la Cruz Roja de Trobajo, para que puedan recoger la comida para mascotas que se dona a esta asociación, que es quien después la distribuye entre los vecinos que no pueden pagarla. «Así damos una doble solución, porque no solamente los protegemos, sino que también evitamos que los dejen», agrega Gómez.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle