Publicidad
El 1-1-2 gestiona más de cinco incidentes cada hora en León

El 1-1-2 gestiona más de cinco incidentes cada hora en León

ACTUALIDAD IR

Sala de operaciones del Servicio de Emergencias 1-1-2 en Valladolid. | ICAL Ampliar imagen Sala de operaciones del Servicio de Emergencias 1-1-2 en Valladolid. | ICAL
Alfonso Martínez | 11/05/2022 A A
Imprimir
El 1-1-2 gestiona más de cinco incidentes cada hora en León
Sociedad Suárez-Quiñones presenta el balance de emergencias del año pasado, con un total de 49.068 en el conjunto de la provincia
49.068. Es el número de incidentes gestionados el pasado año por el Servicio de Emergencias 1-1-2 en la provincia de León, según los datos aportados este martes por el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que dejan una media de 134,4 actuaciones cada día y de 5,6 cada hora.

Como en la práctica totalidad de las estadísticas, la pandemia de coronavirus sigue mostrando sus efectos. Aunque crecen ligeramente los incidentes gestionados, lo cierto es que se sitúan aún muy por debajo de los previos a la crisis sanitaria. Concretamente, el balance de 2020 dejaba en la provincia de León un total de 48.249 emergencias, por lo que el incremento del pasado año es de 819 y de casi un 1,7%. Sin embargo, no podemos olvidar que en 2019 se habían contabilizado 52.528 incidentes, datos aún muy superiores a los del pasado ejercicio.

Por tipos de emergencias, destacan un año más las vinculadas a incidentes sanitarios en domicilio. Fueron concretamente 17.096, lo que supone un descenso de 484 con respecto a los 17.580 registrados en 2020. Esto es achacable al confinamiento domiciliario decretado en marzo de aquel año para hacer frente a la primera ola de la pandemia.
Se recuperan sin embargo los incidentes sanitarios en lugares públicos (pasan de 4.356 en el año del confinamiento a 5.472 en 2021) y los accidentes de tráfico ante la ausencia también de restricciones a la movilidad. Se registraron concretamente 2.633 accidentes sin heridos (2.284 en 2020). Mientras, aquellos siniestros en los que hubo heridos se situaron en 968 frente a los 740 del primer año de la pandemia, aunque el dato es inferior a los 1.074 referidos al 2019. Y también crecen los avisos por conducción negligente (pasan de 549 a 758).

Datos generales


Ya en el conjunto de Castilla y León, el Servicio de Emergencias 1-1-2 ofrece un balance con una llamada atendida cada 33 segundos y un aviso a algún organismo cada 74 segundos. Un tiempo medio de respuesta a una llamada en 5,74 segundos y 63,7 segundos de media en la gestión de la misma. El año pasado se atendieron un total de 956.085 llamadas procedentes de toda la comunidad y se gestionaron avisos para 307.242 incidentes. Esas cifras suponen la atención diaria de 2.619 llamadas y la gestión de 842 incidentes al día.

Retos de futuro


El 1-1-2 de Castilla y León ha cumplido ya 20 años, pero sigue teniendo grandes retos que afrontar para servir a los ciudadanos y en los que los avances tecnológicos tendrán un protagonismo máximo. Así, se trabaja en un proyecto diseñado por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Gobierno de España para implantar un sistema de avisos por mensajería a la población en caso de grandes emergencias o catástrofes, como pueden ser ciberataques, terrorismo o fenómenos naturales extremos, como por ejemplo la ola de frío y nieve ‘Filomena’ o algunos incendios forestales.

Otro reto será la mejora de la accesibilidad al servicio utilizando videollamadas en la atención de emergencias o la integración de nuevos protocolos de intercambios de mensajes (RCS), que supera a los tradicionales SMS, enriqueciendo la interacción del ciudadano, con el intercambio de imágenes, documentos o vídeos. Se trata de acercar aún más la atención de emergencias a los ciudadanos, nativos digitales, que están acostumbrados a este tipo de comunicaciones.
Y en un horizonte no tan lejano está el reto de la integración del ‘big data’ y la inteligencia artificial aplicados a la gestión de emergencias, de manera que la combinación de los cientos de miles de datos que se almacenan en un centro de emergencias permita diseñar modelos predictivos que adelanten la posibilidad de que ocurra una emergencia.
Volver arriba
Newsletter