Publicidad
Eduardo Fandiño: "La performance ha de ser un proceso intimista"

Eduardo Fandiño: "La performance ha de ser un proceso intimista"

LNC CULTURAS IR

Una de las piezas del artista Eduardo Fandiño que se exponen en la galería Espacio_ E. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Una de las piezas del artista Eduardo Fandiño que se exponen en la galería Espacio_ E. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 14/04/2022 A A
Imprimir
Eduardo Fandiño: "La performance ha de ser un proceso intimista"
Arte Espacio_ E acoge hasta el 1 de mayo la sorprendente instalación del artista leonés, ‘Das Gegenteil 491. Producción y proceso’
Eduardo Fandiño es un artista multidisciplinar que trabaja el vídeo, la fotografía y las instalaciones, así como las performances, lo que hace que nadie pueda clasificarle en un apartado concreto. Uno de  sus proyectos ha recibido una de las cinco becas que el Instituto Leonés de Cultura otorgó a otros tantos jóvenes artistas y es un trabajo diferente que lleva tiempo realizando y que poco tiene que ver con el proyecto que en este momento se presenta.

Según él mismo cuenta, este proyecto, paralelo al que está elaborando para el ILC, parte de sus observaciones durante los trabajos fotográficos que realiza, como él mismo nos cuenta: «Es un proceso que comienza cuando realizo fotografías marinas en el pantano de Riaño. Como estoy trabajando con cámara de gran formato, en las fotografías se presentan repeticiones a modo de fractales, en las que se repite la estructura de los modelos. Me hace gracia que la palabra marina se utilice para hablar de temas relacionadas con el agua, aunque no sea la del mar. A partir de esta observación me planteo investigar  los fondos marinos de los pantanos y me llama la atención la figura del oricio porque también tiene estos patrones».

Trata de extrapolar los patrones marinos a los de los oricios y de esta manera comienza a trabajar, tras conseguir cinco oricios y a partir de estos originales realizar en escayola la copia, la copia de la copia, la copia de la copia de la copia y así sucesivamente según los procesos productivos y reproductivos en el arte contemporáneo y dice: «entonces hago la reproducción de la reproducción,  la reproducción de la reproducción de la reproducción y es algo que empieza a degenerar porque solamente dispongo de cinco originales que han degenerado a partir de los unos moldes de  escayola que al vaciarlos crean unos residuos que se encuentran en la misma exposición, acumulo los residuos y los empiezo a apilar formando varias piezas, mientras que las que se encuentran en la pared son los propios bebederos de los moldes, entonces utilizo toda una declinación de la escayola y lo que va a haber es un trabajo íntimo, puramente procesual, intimista que tiene que ver cómo entiendo la performance».  En la sala se puede ver el resultado del proceso en forma de una repetición de los originales que según el programa son 491, así como los restos del trabajo que han resultado a lo largo del proceso.

Como se ve en el programa, Eduardo no ve las performances como algo en lo que aparece el público, sino algo más intimista y por ello la performance que realiza es muy diferente al común de las performances, como el autor explica: «Las performances que estoy realizando las realizo de forma íntima con una persona, que no es un profesional, es alguien que se viene conmigo, y realizamos la tarea en el propio espacio. Tienes que pensar que la performance se concibe como una revelación entre el artista performer y el público que se establece en un momento concreto y en un espacio concreto. Para mi la performance ha de superar la alienación de las masas y ser un proceso intimista, por ello evito el público y lo reduzco a una persona con un carácter íntimo y personal».

En la inauguración de la muestra Fandiño cerró la puerta de la sala y al poco tiempo salió para elegir a una de las personas que estaban en el exterior. Entraron el artista y el elegido y estuvieron hablando sobre  la obra y su significación lejos de la atención de las personas que esperaban fuera. Al final salieron renovados a partir de las piezas expuestas en la sala, para después permitir el paso a quienes desearon contemplar el resultado del proceso iniciado por Fandiño.

El artista se explica  sobre su trabajo del modo siguiente: «El proceso es lo que importa y no tiene fin, si te hablo de algo procesual, es el proceso lo que importa, no es el final, esto es un montaje que hemos decidido pero el proceso no tienen fin y si un elemento se rompe entra dentro de ese proceso, porque la pieza no está  terminada, la pieza se termina con la persona que pase conmigo». Eso ocurrió y tras ello el público pasó a contemplar la pieza que se desarrolla en el Espacio _ E.

El hecho de llevar a cabo esta exposición y esta performance, y todo aquello que representa el proyecto que aquí se ha podido conocer está dentro de un proceso en el que se encuentran varios caminos diferentes, a veces divergentes, otras convergentes así como otros paralelos, como él mismo indica: «este proyecto tiene que ver con el resto de mi trabajo en el sentido en el que todo esto lo he realizado durante el confinamiento de forma íntima y es algo que se termina con la persona que entra conmigo».

Se trata de un proyecto paralelo al que está realizando para el Instituto Leonés de Cultura, y además tiene otros proyectos en la cartera como el de la revolución a través de la fiesta del que hemos hablado en una exposición colectiva anterior.

La muestra de Eduardo Fandiño, una vez finalizada, se expone en la sala Espacio _E hasta el día 1 de mayo y allí pueden contemplarse las líneas básicas del proceso.
Volver arriba
Newsletter