Publicidad
Dos agriculturas distintas

Dos agriculturas distintas

OPINIóN IR

09/10/2020 A A
Imprimir
Dos agriculturas distintas
Las políticas agrícolas en Estados Unidos y en la Unión Europea están derivando hacia modelos diferentes cuando hasta no hace tantos años no era así, pero lo paradójico es que ambas, además de satisfacer los mercados interiores, se han de encontrar en los mercados internacionales compitiendo entre sí y con otros países desarrollados o emergentes. Europa da un giro hacia esa «reconciliación con el consumidor» marcando la estrategia «de la granja a la mesa», apoyando una agricultura de cercanía más imbricada con valores medioambientales aún a costa de perder competitividad, donde parece no preocupar a nadie el problema del hambre en el mundo ni el problema de abastecer de alimentos en las próximas décadas a una población mundial en crecimiento. Las preocupaciones vienen más por no comer proteína animal que por aspirar a que los hijos de los ciudadanos humildes puedan comer algún día un entrecot de buey al roquefort. Ha dicho el Secretario de Estado de Agricultura de los Estados Unidos, Sonny Pardue, que Europa se equivoca, que la sostenibilidad no tiene que estar reñida con la innovación y la tecnología en la agricultura. Aboga por tecnologías que amplíen la productividad, sin citar, porque en Europa es tema tabú, la tecnología transgénica, sin la cual hoy es casi imposible cumplir con ese mandato de producir más con menos. Dice el Secretario de Estado que aumentar la productividad es la única manera de garantizar medios de vida decentes a los agricultores y trabajadores agrícolas, y que sin eso no hay incorporación de jóvenes, y da por seguro que los costes regulatorios y los insumos seguirán una tónica ascendente en cualquier escenario de los posibles. Afirma que en Estados Unidos la productividad ha aumentado de forma espectacular gracias a una tecnología y una innovación que no están reñidas con el desafío de la sostenibilidad, y avisa a la Unión Europea de que, si esta sigue por la senda de la política en vez de la de la ciencia, no podrá haber una estrategia conjunta de liderazgo en los mercados mundiales para alimentar un mundo en crecimiento.
Volver arriba
Newsletter