Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Destemplar la herramienta

Destemplar la herramienta

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 13/11/2018 A A
Imprimir
Destemplar la herramienta
El veraneante cogió el martillo y se puso como loco a golpear el hierro que se negaba a ponerse derecho. El lugareño le regaló un consejo, sabio aunque no lo pareciera.

– Suave asturiano.

El furioso no aceptó el regalo y se explicó: «Si rompe, que rompa» y volvió a golpear casi con ira, por lo que el vecino le repitió el regalo, pero esta vez con explicación.

– Suave asturiano, que vas a destemplar la herramienta.

E hizo furor el dicho, tanto que cuando en aquellas antiguas semanas culturales veían a un joven músico mimando su violín o su flauta, se admiraban del cuidado con el que lo posaba en su funda o cómo miraba para él en los descansos de los ensayos repetían la frase, pero no ya como consejo sino como explicación de lo que hacía ‘el asturiano’: «No quiere destemplar la herramienta».

Vale para todo la expresión. Se la dicen al maestro que riñe con muchos decibelios, se la dicen a la pareja que se les está yendo de las manos la conversación sobre carne o pescado, se la dicen al obrero que jura contra el martillo cuando apuntó mal y se machacó el dedo, también tiene sentido cuando Marhuenda anuncia el fin del mundo...

– Suave asturiano.

Y ahora no me digas que no eres asturiano porque me araño.
Volver arriba
Newsletter