Publicidad
Desinformación y discriminación

Desinformación y discriminación

OPINIóN IR

21/11/2019 A A
Imprimir
Desinformación y discriminación
Uno de los aspectos novedosos de la revolución digital es la influencia de los intereses internacionales en el nivel individual. La comunicación a través de los canales virtuales es barata y la corrupción de la información se convierte en una herramienta más de los agentes sociales, financieros y políticos. Las turbulencias electorales que experimentamos se deben a la llegada de informaciones seleccionadas a nivel individual. Segmentar a la población como mercado para dirigir mensajes a medida por medios baratos es ya una herramienta crítica para dirigir la opinión colectiva e inestabilizar al oponente.

Existen variables internacionales que están influyendo en la política española, incluso en la leonesa, de manera directa. El calentamiento global, el reequilibrio mundial con una potente China en crecimiento y el debilitamiento de Europa como actor político están determinando parte de los resultados de las elecciones españolas.

Aunque el calentamiento global puede tener efectos negativos sobre grandes masas de población, para los poderes económicos de USA, Canadá y Rusia es interesante. La descongelación del Círculo Polar da acceso a recursos minerales valiosos en manos sobre todo de estos tres estados. Por esta causa sus agentes de inteligencia financian a partidos negacionistas del cambio climático –también en España– y Trump, un inversor más, ha abandonado las cumbres sobre el control de emisiones. También para el ascenso de Rusia es crucial el deshielo del Mar de Barents, del Paso del Noreste y de Siberia.

Por otra parte, la rápida ascensión de China como potencia mundial hace que las autoridades estadounidenses se acerquen a las rusas para coordinar políticas que mermen su influencia. Rusia tapona el creciente mercado mundial de defensa allá donde los productos norteamericanos no entran, lo que bloquea a la industria china y europea.

Por otra parte, el debilitamiento de Europa como actor global elimina un competidor principal. Por esta razón Trump apoya el brexit, Rusia intenta romper la OTAN vendiendo armas a Turquía y las elecciones en el continente están trufadas de partidos antisistema –a la par que patriotas– bien financiados. Las redes sociales se contaminan con videos de información falsa. El discurso europeísta de Macron, presidente de la única potencia nuclear de Europa tras el brexit, es contestado por los antisistema con rapidez.

Vivimos tiempos en los que la ‘verdad’ es líquida, ya que toma formas diferentes según los intereses en juego. En el mundo globalizado discriminar qué comunicaciones contienen información y cuáles manipulación se tornó en necesidad.
Volver arriba
Newsletter