Publicidad
¿Desindustrialización sostenible?

¿Desindustrialización sostenible?

OPINIóN IR

12/06/2018 A A
Imprimir
¿Desindustrialización sostenible?
La sostenibilidad de nuestra economía es uno de esos lugares comunes a los que se reconduce sin remedio cualquier conversación sobre nuestro futuro. Sostenibilidad de nuestro hábitat como especie o cambio de modelo de la economía lineal a la circular son algunas de las grandes ideas que lo presiden todo, pero la palabra sostenibilidad se aplica también por extensión al gasto público, a las pensiones, a la sanidad, etcétera. Es propio de estos tiempos de postverdad que vivimos. Un permanente y continuo deslizamiento en la utilización del lenguaje que permite que los valores universalmente aceptados para un término se utilice con intereses espurios a cualquier otra situación. Todo parte de una visión demasiado amplia de la realidad. Se prescinde del análisis y del relato de las consecuencias que esas grandes ideas tienen para las pequeñas comunidades, para las minorías, para los que no tienen voz o relato propio. Luego nos sorprende que con tanta buena intención y comprensión globalizadora la desigualdad sea un parámetro que crece y crece sin remedio. Nada se iguala por lo visto con, a la postre, tanto reduccionismo.

Que los actuales modelos energéticos no son sostenibles parece cosa asumida por todo el mundo. Pero parece que nadie se para a pensar si su sustitución debe hacerse sin más o hay que buscar la forma en la que las transiciones se hagan sin destruir comunidades y sociedades enteras. Eso es lo que está pasando en León sin ir más lejos. Sin embargo, en nuestro caso, yo soy más de la idea de que lo que se persigue es precisamente eso. Se trata de una desindustrialización programada de nuestra región, causa principal de la despoblación y no es, por tanto, una despoblación que no esté programada. La despoblación es una herramienta de reordenamiento del territorio, de control sobre los espacios y sobre los recursos, una acción criminal para acabar con un sistema de propiedad ancestral, el derecho comunal sobre el territorio, que es aquí la última barrera contra la explotación sin control de los recursos naturales. ¿Es sostenible la desindustrialización de León? Pues según a quién beneficie.
Volver arriba
Newsletter