Publicidad
Del perro... lo que queráis

Del perro... lo que queráis

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 23/09/2021 A A
Imprimir
Del perro... lo que queráis
Al más famoso predicador que por nuestros hilorios habita parece que no se le ponía nada por delante, no le faltaba verbo para exaltar cualquier fecha del calendario litúrgico, lo mismo encogía las almas en la Cuaresma que en la Pascua, tronaba desde el púlpito con el mismo énfasis para descubrir las bondades del Adviento o el Pentecostés, por poca enjundia que la festividad tuviera...

Pero, extraño fenómeno, ese verbo enmudecía en el día que más fácil parecía, se quedaba sin palabras cuando le tocaba exaltar las bondades de la Virgen María, que parecen las más evidentes de cuantas el cielo podría poner en su camino.

Y en esa obcecación llegaba al absurdo y se contaba siempre aquello que contó un día, sin ánimo de ofender, al comparar a la madre por excelencia con ese animal de poco agraciado nombre del que se dice que todo se aprovecha y que tiene bellos hasta los andares, que no dejan de ser elogios pero la comparación rechinaba a la feligresía.

¿Que a cuento de qué viene hoy esta historia ante una foto sin santos ni predicadores? ¿que s las vírgenes ni se las ve ni se las espera? Cierto; pero salvando las distancias os confesaré que se me ocurren mil historias que contaros ante la apacible estampa del perro; incluso me atrevería a defender las bondades de ese mantel de cuadros que todos llevamos en la memoria de nuestras celebraciones familiares. Pero reconozco que temo una comparación tan poco afortunada como la de la Virgen y el animal si acepto entrar por el comentario del proceloso mundo de las banderas, por más bondades que encierre esta nuestra del león reinante.

A ver qué me dice el psicólogo.
Volver arriba

Newsletter