Publicidad
Del debut en Fórmula al encierro en León

Del debut en Fórmula al encierro en León

DEPORTES IR

David VIdales, montado en el Fórmula 3 de US Racing durante los test realizados antes del obligado parón. | L.N.C. Ampliar imagen David VIdales, montado en el Fórmula 3 de US Racing durante los test realizados antes del obligado parón. | L.N.C.
Jesús Coca Aguilera | 19/04/2020 A A
Imprimir
Del debut en Fórmula al encierro en León
Motor Vidales, que debía estrenarse en F3 la próxima semana, confía en que "se recuperarán todas las carreras" y se pone "de objetivo aprender, pero con la idea de luchar por el campeonato"
En condiciones normales David Vidales debía estar ahora ante una de las semanas más especiales de toda su vida. Tras convertirse en una de las sensaciones del mundo del karting, el próximo sábado debía llegar su debut en Fórmula 3, pues el Campeonato Regional en el que el leonés se estrena esta temporada tras su fichaje por el US Racing de Ralf Schumacher tenía su primera prueba el fin de semana del 25 y 26 de abril en Francia, concretamente en el mítico circuito Paul Ricard en la localidad de Le Castelet.

Sin embargo, como no podía de ser otra forma la epidemia del coronavirus también ha paralizado el mundo del automovilismo, por lo que Vidales pasa del debut en Fórmula al encierro en la casa de sus abuelos en León, donde consiguió venir a pasar la cuarentena.

Reside en Bérgamo,una de las ciudades más castigadas, pero le pilló «haciendo test por los circuitos europeos» Y es que los entrenamientos que debía realizar este mes en algunos de los circuitos en los que se celebrará el campeonato impidieron que la explosión de la enfermedad le dejara de lleno en una de las ‘zonas cero’ europeas y alejado de su familia, puesto que el leonés reside habitualmente en Bérgamo, una de las ciudades más castigadas por la tragedia.

«Este mes empezaban los test y estaba entrenando por toda Europa, así que por Bérgamo sólo me pilló para hacer las maletas e ir de un sitio a otro, sin estar en contacto con nadie de allí», explica a La Nueva Crónica el piloto leonés, que cuenta cómo «cuando volví de los test y viendo cómo empezaba a estar la situación allí, ya que hablaba con amigos y vecinos, lo comenté con mi madre y decidimos que lo mejor era no volver a Lombardía, que me iba directamente a la Toscana que debía entrenar ahí la semana siguiente».

«Vine en coche con mi madre desde la Toscana y en una casa de mis abuelos a las afueras nos encerramos»Ahí llegó su primer confinamiento, pues estuvo «unos 10 días sin salir de casa, sin saber qué estaba pasando y sin poder moverte hacia ningún sitio, ya que luego debía ir a Alemania y Austria». Sin embargo, cuando definitivamente los entrenos se cancelaron e Italia ya se disponía a cerrar el país, «cogimos el coche mi madre y yo y nos vinimos para León, a una casa de mis abuelos a las afueras, donde nos metimos solos por si acaso , siempre por seguridad aunque ya llevábamos más de una semana encerrados y todavía faltaban cuatro o cinco días para que España decretara el Estado de Alarma».

Allí pasaron los 15 días correspondientes, «por suerte sin que ninguno de los dos desarrolláramos síntomas», y en ella se quedaron a pasar el resto del confinamiento, «ya con mi padre y mi hermana, pues aquí tienes jardín y el poder salir a él a que te dé el aire da vida».

«Entreno mañana y tarde con lo que tengo aquí. Con botellas de agua de seis litros me he hecho un peso» Sigue con atención la evolución de la enfermedad en su lugar de origen y de residencia, entre los cuales ya no hay mucha diferencia: «Aquí la situación está bastante mal, igual que allí. En Bérgamo están mejorando ya un poco, van una semana por delante de nosotros, si bien por ejemplo cuando aquí ya estábamos encerrados allí todavía podían salir a hacer deporte».

Sin clases ya, pues al principio las seguía de forma telemática «pero ya nos cancelaron los exámenes de mayo», Vidales aprovecha como puede para entrenar, pese a que los medios sean más limitados. «Intento estructurar todos los días, hacerme un planning y entrenar por la mañana y por la tarde con las cosas que tengo aquí: elásticos, TRX, una pelota o por ejemplo un peso que me he hecho con botellas de seis litros de agua. Voy arreglándome con lo que hay».

Eso sí, por supuesto nada de volante, ni siquiera a través de los videojuegos pues «nunca he sido muy partidario de los simuladores, creo que al final son muy diferentes a la vida real, aunque para divertirse en sí me hubiera venido bien la Play Station 3 que tengo en Italia y que allí uso dos veces al año».

«Seré una esponja. Si no gano tampoco puedo llevar una decepción, este año iré sin presión pero al límite» En cualquier caso es algo habitual en su preparación, pues «en estos campeonatos se entrena poco, precisamente elegimos la Fórmula 3 Regional para empezar porque es donde más se hacen, en marzo teníamos todos los fines de semana en diferentes circuitos, pero por ejemplo desde que acabé en karting hasta que empecé en Fórmula 3 no volví a coger el coche. Te pasas periodos sin montar ni ir a ninguna pista y hay campeonatos que te dejan dos días colectivos antes de disputarse y se acabó, por eso lo rápido que te adaptes es una de las claves».

Sin embargo, este año debía ser diferente en una Fórmula 3 en la que «como empezaba más tarde, de momento sólo se han aplazado tres pruebas, pero yo soy optimista y creo que se van a recuperar todas las carreras. Eso sí, todos los campeonatos tienen el mismo problema y todos querrán hacerlas, así que cada fin de semana habrá pruebas».

En cualquier caso de momento Vidales reconoce que «aunque intento mantener el contacto con mecánicos e ingeniero, y ver en Alemania cómo están, nadie sabe nada y esto irá para largo, porque luego habrá que ponerse todos de acuerdo ya que hay equipos de Italia, de Finlandia...».

«Si todo fuera bien este año, el objetivo sería volver a subir de categoría y pasa de la F3 Regional a la global» Tardará por tanto más de lo esperado su estreno en una Fórmula 3 Regional en la que «en el año del debut tampoco te puedes poner objetivos, ya que no sabes cómo va el campeonato ni dónde está tu límite. Yo iré a aprender lo máximo y ser como una esponja, porque este primer año es muy importante de cara a aprender todo lo que puedas para el futuro».

Prudencia que no impide que su «mentalidad siga siendo salir a ganar, es importante no perder eso. Es luchar por el campeonato y estar con los de adelante. A lo mejor luego en la primera carrera estoy ya para luchar por la victoria,pero si no gano tampoco puede ser que me lleve una decepción, iré sin presión pero siempre al límite».

De momento en los dos test realizados, «en los que lo malo es que era el único piloto del equipo, que con más coches u otros compañeros siempre puedes probar más cosas diferentes y avanzar más rápido», las sensaciones de «adaptación al coche y a las pistas han sido muy buenas, aunque es difícil imaginar dónde estarás luego, ya que por ejemplo nunca he hecho una salida con otros Fórmulas alrededor».

Paul Ricard, Monza, Imola, Vallelunga, Budapest, Spielberg, Mugello y Montmelo. Son los circuitos que esperarían a Vidales en esta campaña. Y «si todo fuera bien» el leonés, que firmó por un año con US Racing, se pone de reto el seguir creciendo «y subir de nuevo de categoría a la Fórmula 3 global, que las pistas son muy parecidas y por eso viene muy bien hacer este ahora».
Metas ambiciosas para un talento especial que quiere entrar pegando fuerte en el mundo de los monoplazas.
Volver arriba
Newsletter