Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
De Lama

De Lama

OPINIóN IR

17/05/2015 A A
Imprimir
De Lama
Pese a que no conocí a don Antonio González de Lama, me considero discípulo suyo y no porque recibiera el premio de poesía que lleva su nombre, el primero en mi carrera y uno de los pocos que atesoro (tampoco he aspirado a más), sino porque, como todos los escritores leoneses, pertenezco a una tradición que el cura de Valderas alumbró cuando, en los años cuarenta del pasado siglo, agrupó en torno a su magisterio a los desarrapados poetas del grupo Españada. A Claraboya, la revista que vino después, ya no alcanzó a protegerla, pero algunos de sus miembros les dio clase en el Seminario Menor de León, sembrando en ellos la semilla de la literatura.

Cuando alguien me pregunta la razón por la que León, una provincia sin demasiado peso económico, político y demográfico en el contexto nacional, atesora la extensa nómina de escritores que tiene, yo siempre respondo que a la tradición de revistas poéticas que desde la posguerra ha tenido siempre y que han servido de forja y proyección a la mayoría de nuestros literatos. Y el fundador de la tradición fue un humilde cura al que los que le conocieron y trataron se refieren siempre con gran respeto y con agradecimiento por su labor en tiempos culturales muy difíciles.

No es que con el cura Lama León haya sido particularmente olvidadiza (que yo sepa, su nombre lo perpetúa un premio de poesía que concedía el Ayuntamiento –la actual corporación se lo cargó, como tantas cosas– así como un grupo escolar), pero su figura se ha ido difuminando poco a poco al ritmo en el que los años iban pasando por la ciudad. Por fortuna, hay personas que velan porque el olvido no sea el pan más común en ésta y a ellos les debemos que la memoria de nuestros grandes hombres, incluso de los pequeños, no desaparezca del todo. Es el caso de Néstor Hernández, antiguo alumno del cura Lama, quien le ha dedicado un libro que acaba de publicarse (se presentó en la Feria del Libro) y que los leoneses deberíamos leer aunque sólo sea para entender nuestra historia reciente.
Volver arriba
Newsletter