Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Daños colaterales

Daños colaterales

OPINIóN IR

31/03/2016 A A
Imprimir
Daños colaterales
¿Quiso algún equipo ganar el derbi? La Cultural lo intentó, a pesar de su comatoso estado futbolístico, tirando de acciones a balón parado, su habitual argumento. El Astorga pareció más temeroso, a pesar de sus numerosos delanteros en el once. Los minutos finales dejaron un panorama desalentador: unos rotos en pedazos y otros impotentes.

El partido deja mal parados a varios de sus protagonistas. Juan Ferrando actuó, al fin, de entrenador, no solo de ‘alineador’. Se bajó del caballo tras permanecer enrocado semanas y semanas en un plan sin recorrido. Al menos en época de depresión. Se contradijo asimismo y apostó por el esquema que venía pidiendo a gritos parte del vestuario (Burgos, Santander…). Un equipo más resguardado, más profundo, que hizo aflorar virtudes individuales. Ha perdido un tiempo precioso. Se le tomará el pulso a partir de ahora: la Cultural debe insistir en la nueva idea y hay pesos pesados señalados.

A Paulino hay que agradecerle su aparición en el partido al que sacó de la monotonía. La tomó injustamente con Aketxe y perdió los papeles. A pie de banquillo, en el túnel de vestuarios con sus graves insultos, en el acceso a la parte alta del estadio y también ante los medios. Tener a un equipo al borde del descenso no parece la mejor disposición para atacar al rival y cuestionar sus planteamientos. Él solo se ha cerrado la puerta. El derbi acabó sin los ‘9’ en el campo gracias a los excesos del colegiado, por mucho que Roberto Puente y Aketxe no se lo pusieran fácil. Dejaron huérfanos a dos ataques mejorables. Navas y Orodea están agotando la paciencia, Iago fracasó en un escenario que medía su talento y Bandera jugó tan alejado del área que resultó intrascendente.

Terminó el público mirando al palco imaginando un pase de Villafañe, una galopada de Ovalle y un cabezazo de Marianín o Larrauri. Cuarenta y cinco años después se les sigue añorando.
Volver arriba
Newsletter