Publicidad
Cultural 0 - Celta B 1: 'La imagen de fuera, pero en el Reino'

Cultural 0 - Celta B 1: 'La imagen de fuera, pero en el Reino'

DEPORTES IR

Aarón se va de un defensor del Celta B. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Aarón se va de un defensor del Celta B. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 05/12/2021 A A
Imprimir
Cultural 0 - Celta B 1: 'La imagen de fuera, pero en el Reino'
Fútbol / Primera RFEF El equipo leonés pierde 0-1 con un filial vigués que marcó en la primera jugada, fue muy superior en la primera mitad y dio dos palos / Percan tuvo el empate en un disparo a bocajarro
Ver a la Cultural a merced de su rival, sin inquietar la meta rival y recibiendo una ocasión tras otra como para poder ser goleada no es algo nuevo esta temporada. En Badajoz, Ferrol, Tudela o Calahorra se vivió esa se película que tenía como nota común que se rodaba siempre a domicilio, porque en León el equipo era otro... hasta este domingo.

La imagen de fuera, pero en el Reino. Eso es lo que ofreció la escuadra culturalista, que sufrió la tercera derrota de la temporada en su feudo y vivió otra pesadilla como la del año pasado frente al Celta B, con menos goles pero la misma sensación de inferioridad.

0-1 perdió la Cultural frente a un filial que sólo había ganado uno de sus siete últimos partidos pero en León, como hace un año, pareció una máquina de hacer fútbol casi imparable. Con el viento a favor tras haber marcado en la primera jugada, estrellaron dos balones en los palos y tuvieron ocasiones como para haber sentenciado en una primera mitad en la que fueron muy superiores, echando eso sí en el tramo final mano de su portero, que con una gran intervención en un disparo a bocajarro de Percan evitó que en su única oportunidad clara el conjunto culturalista consiguiera rescatar un empate.

En un contraataque por la izquierda Lauti centró y en el segundo palo Alfon marcó al anticiparse a Castañeda Pero esta vez no hubo fortuna y el descalabro no encontró un parche que lo olvidara parcialmente. Como en los cinco primeros partidos de liga en casa, en la primera mitad los de Ramón se vieron ya por debajo en el marcador. Esta vez antes que nunca, al minuto uno, cuando el Celta B montó una de esas rápidas transiciones que acabarían siendo una pesadilla constante y rompió cualquier esquema previsto.

Perdió el balón Aarón, que se quedó tendido pidiendo una inexistente falta, formó el contraataque por la banda izquierda el filial cogiendo la espalda Lauti a Rodri, y condujo hasta pisar área y poner un centro al segundo palo, donde Alfon se anticipaba a Castañeda y remataba al fondo de la red.

Sería el inicio de la pesadilla en que se convertirían esos 45 minutos para una Cultural que repitió errores pasados, alguno de los cuales parecía corregido. La banda derecha, donde recolocando a Moreno se había tapado el permanente agujero, volvió a ser una autopista al insistir Ramón con volver a poner a un Mangana que fue el desastre habitual y se acabó yendo del campo con una gran pitada.

El palo salvó a la Cultural en un tiro lejano de Holsgrave y en otra contra en la que Alfon se plantó ante Sotres El centro del campo, donde situó a Moreno con Cerrajería, se vio superado de principio a fin, dotándole de músculo y al menos ganas Javi Fernández en la segunda parte, pero no de criterio. Nahuel estuvo desacertado. Ander Vitoria, totalmente desaparecido. Solís, en su desacierto habitual tras el espejismo de la Copa. Y el banquillo tardó en la reacción para tapar el desastre y sin la bala de un Obolskii que pese a estar en la convocatoria no pudo jugar por lesión y se unió así a la lista de bajas que conformaban Gaztañaga, Rovirola, Buenacasa y Álvaro Juan.

Y así fueron llegando las ocasiones de un Celta B que jugaba a placer y al ritmo que marcaba un Holsgrave que cada vez que viene al Reino parece un mediocentro de primer nivel mundial y repitió el clinic del año pasado.

Precisamente en sus botas estuvo una de las más claras, un disparo desde la frontal tras conectar con él Alfon, hacer un control orientado y soltar un ‘zurdazo’ potente y colocado que se estrellaba en el palo izquierdo y casi también en el derecho tras pasearse por la raya.

Obolskii no jugó por lesión y 4 leoneses lo hicieron en una segunda parte mejor, más por garra que por fútbol Otras dos llegadas clarísimas habría antes del descanso, estas salvadas por Sotres. La primera, en otra contra más en la que acababa habiendo más jugadores del Celta B que de la Cultural en el área, clarísima de Lauti, que dentro del área la pegaba flojo y atrapaba el meta. La segunda, tras irse con un precioso recorte Holsgrave de dos rivales y soltar en el área un zapatazo envenenado al que respondía el portero.

Mejoró eso sí la escuadra leonesa tras el descanso, porque al menos le puso ganas. Con cuatro leoneses canteranos (Rodri, Percan, Javi y Aarón) en el campo durante toda la segunda mitad, el equipo creció y al menos dejó de ser barrido, si bien eso no se traducía en llegadas y de hecho quien volvía a tener el 0-2 era el Celta B, que cogía de nuevo la espalda por banda a la defensa tras una pérdida, con Alfon llegando hasta el área, recortando a Amelibia pero topándose con el palo en su lanzamiento.

En la única ocasión clara, un saque de banda acabó en una volea en área pequeña de Percan que sacó el meta Con más garra que ideas, con Aarón entrando en juego y queriendo ser protagonista pese a no tener el día, la Cultural luchó hasta el final... y tuvo su ocasión. Hasta el minuto 82, un tiro desde fuera del área de Solís que se marchaba cerca del palo tras tocar en un defensa había sido la única opción de peligro. Pero ahí, ese balón parado que tantas veces ha salido al rescate este año, a punto estuvo de dar fruto.

Convirtió casi en un córner un saque de banda Mangana, cabeceó Moreno, despejó un defensa y el balón le quedó al borde del área pequeña a Percan para que voleara de primeras. La enganchó bien el punta y cogió potencia, pero no colocación, yéndole cerca a un Campos que se quitaba de encima el disparo a bocajarro y salvaba a su equipo.

La opción de que el canterano fuera el héroe se desvaneció. La de empatar murió también ahí, pues apenas se jugó más. Y de la alegría copera se pasó a la tristeza donde más importa: en liga.
Volver arriba
Newsletter