Publicidad
Cueto de la Hoja en la Garandilla

Cueto de la Hoja en la Garandilla

CULTURAS IR

Subiendo al Cueto de la Hoja. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Subiendo al Cueto de la Hoja. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 30/04/2021 A A
Imprimir
Cueto de la Hoja en la Garandilla
La ruta de la semana No es una cumbre demasiado elevada, pero tiene unas buenas vistas al entorno
El municipio de Valdesamario se encuentra en un territorio intermedio que va desde la Cepeda hacia las Omañas y está situada en el límite meridional de la cordillera Cantábrica, al este de la sierra de Gistredo, en la confluencia de los ríos Valdesamario y Omaña.

A lo largo del tiempo se ha considerado bien parte de la Cepeda, bien de Omaña y en estos momentos parece predominar la segunda opción debido a sus características orográficas y a que el río Valdesamario es uno de los que aportan su caudal al Omaña.

Toda la cuenca de este río es la que se encuentra en el ayuntamiento del Valdesamario, localidad que tiene varias anejas como la Garandilla, el Barrio de la Parte, el Castro y la Velilla, aunque para otros la Garandilla puede tener entidad propia.

Todo el territorio de este Ayuntamiento es reserva de la Biosfera y hay muchas posibilidades para realizar rutas, tanto en la parte alta del río como la más baja, aunque la más clásica es la de Cuatro Valles que va desde la Garandilla hasta Murias de Ponjos. En estas páginas ha aparecido otra ruta con inicio y final en Paladín. Además hay muchos restos fósiles en diferentes zonas que se podrían aprovechar como reclamo turístico, como han hecho en Palencia, preparando la zona y evitando el vandalismo en estos restos de épocas pasadas. La minería del oro romano también estuvo presente por estos lugares y bueno sería recuperar sus restos.

En estos tiempos primaverales el campo del valle se tiñe del morado de los brezos y del amarillo de las escobas y está lleno de luz y de colores. El Cueto de la Hoja no es una cumbre demasiado elevada, pero tiene unas buenas vistas al entorno y es un ejercicio interesante para mantenerse en forma visitando parajes hermosos y singulares.

La ruta  
   

Comienza la ruta al lado de la iglesia de la Garandilla, desde donde se toma la carretera LE 5512 que va a la Utrera y a San Martín de la Falamosa, en dirección Sureste, y tras pasar el puente sobre el río Valdesamario y unas casas, antes de llegar a la carretera LE 451, hay un cartel de cuatro valles y desde ese lugar sale un camino en dirección Oeste paralelo al río y señalizado como ruta del Valle de Samario por esa empresa. Sin embargo, pocos metros después, en una bifurcación se toma el camino de la izquierda, saliendo de la ruta señalizada, para comenzar la ascensión hacia la parte más elevada del cordal. El camino va subiendo sin problemas y cruza el arroyo Arandiel una primera vez para continuar suavemente primero y más tarde un poco más empinado hasta un segundo cruce del arroyo tras el cual se sigue por un camino que sube a la derecha y ya se hace cada vez más pindio, pues va remontando entre robles y con momentos más duros y otros más suaves y unas vistas excelentes al valle. Tras una subida por el camino disgregado en varias sendas paralelas se alcanzan unas rocas desde las que se ve muy bien el valle de Samario y el camino continúa muy empedrado y nada bien hasta encontrarse con una zona de praderas que ya suaviza la cuesta, entrando en un pinar hasta la loma más elevada en el lugar de Campazas, donde se encuentra una pista transversal con vistas excelentes a la Cepeda, en particular a la localidad de Escuredo.

En ese punto se sigue hacia la derecha por la pista de la loma, con brezos hacia la zona de la Cepeda y pinos en la de Valdesamario. Poco después se ve el pico del Cueto de la Hoja y mientras el camino gira a la derecha, se toma una senda amplia que sube directamente, y tras una corta ascensión se llega al Cueto, que tiene un vértice geodésico, aunque no sea el punto más elevado del contorno.

La vista desde el Cueto no es demasiado singular, la parte de la Cepeda se ve muy bien hasta la zona más llana, mientras que hacia el Norte, tras los brezos y los pinares se ven las montañas babianas y las lomas de Gistredo con sus aerogeneradores al Oeste.

Se baja de nuevo siguiendo la larga línea del camino en dirección Oeste durante poco más de kilómetro y medio, y tras un cortafuegos que baja hacia la Cepeda y otro que va hacia la Cuenca de Valdesamario, sale un desvío entre los pinares con un excelente camino que baja por el valle del arroyo Valdeastorga con vistas excelentes a las montañas babianas al bordear la loma e introducirse en otro valle, el del arroyo Valcabao, mucho más amplio y que para rodearlo habrá que subir otros 80 metros a lo que hasta el momento se ha ascendido. Una vez cruzado el arroyo comienza una bajada mucho más pronunciada que lo que ha sido la subida. Se llega a una encrucijada con varios caminos, unos más limpios que los otros. El de la derecha es más corto pero se está apoderando la maleza de él, por lo que se ha optado por el camino que sigue recto, más limpio, aunque sea más largo, pues bordea los pinares hasta llegar casi a la altura del arroyo donde, en la zona de los Carrizales, hay otro cruce y se va a ir hacia la derecha para unirse a la ruta del Valle de Samario, muy bien señalizada por Cuatro Valles.

Solamente queda seguir el camino que va al lado del río y tras vadear el arroyo de Valcabao en su parte más baja, llegando al Barrio de la Parte dos kilómetros después del desvío de los Carrizales. Se entra en un tramo de carretera, la LE 4426 y tras un corto recorrido de cuatrocientos metros por esta carretera se continúa recto por el camino sin entrar en Valdesamario ni en el cementerio, siguiendo lo señalizado por Cuatro Valles cruzando las zonas de las Cuchillinas, las Espinas, los Cuticones y las Simonas, llegando al cartel de Cuatro Valles que se vio en la ida, para seguir la carretera que vuelve a la Garandilla, cruzando el puente y llegando a la iglesia, donde finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter