Publicidad
Crónica de un mes de confinamiento

Crónica de un mes de confinamiento

ACTUALIDAD IR

Colorida pancarta con un mensaje de ánimo a los leoneses por parte de los bomberos de la capital. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Colorida pancarta con un mensaje de ánimo a los leoneses por parte de los bomberos de la capital. | SAÚL ARÉN
Alfonso Martínez | 15/04/2020 A A
Imprimir
Crónica de un mes de confinamiento
Coronavirus León acumula más de 1.800 contagios durante los primeros 30 días de estado de alarma, además de 21.000 trabajadores en Erte y más de medio millar de multas solo en la capital
Nuestra provincia vivía hace justamente un mes el primer día del estado de alarma para tratar de frenar la propagación de la pandemia de coronavirus y trataba de amoldarse al necesario e inédito aislamiento social.

Por aquel entonces, León tenía únicamente 47 casos confirmados y se producía el primer fallecimiento como consecuencia del Covid-19, un varón de 86 años con patologías previas que estaba ingresado en el Hospital de León. Y desde aquel día, una montaña rusa de datos muy malos, malos y menos malos que nos llevan a un total de 1.865 contagios en la provincia, según el balance ofrecido este martes por la Consejería de Sanidad de la Junta.

Pero la cifra más dura no la representan los 1.818 contagios confirmados durante el primer mes del estado de alarma, sino los 263 leoneses que desgraciadamente se han unido durante este periodo a aquel primer hombre fallecido hasta dejar la cifra oficial en 264.

No se puede obviar a la hora de hacer balance que justo cuando se cumple un mes de estado de alarma la provincia ha registrado el mayor repunte en cuanto al número de casos confirmados, con la detección de 186 más con respecto a los datos del pasado lunes.

Por eso, antes de seguir con el repaso a estos 30 días de confinamiento social y crisis sanitaria, conviene detenerse en la situación actual de la pandemia. Este repunte puede atribuirse fundamentalmente al notable incremento del número de pruebas que se están realizando gracias a la reciente llegada de los denominados test rápidos, que han permitido la detección de contagios no solo en los pacientes que llegan a los centros hospitalarios, sino también en las residencias de mayores o en pacientes que están en sus casas y tienen síntomas, los han tenido o han estado en contacto con personas que habían dado positivo anteriormente. Un total de 3.681 test rápidos se han l levado a cabo en la provincia de León durante los últimos días, según los datos facilitados por la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

En cuanto a los fallecidos, se contabilizan nueve más en las últimas 24 horas hasta llegar al total de 264. La cara más positiva de los datos la representan los 854 pacientes que han recibido el alta hospitalaria tras los 43 contabilizados con respecto a los datos del lunes.

Hace un mes apenas se conocían los datos citados hasta el momento, nuevos casos y fallecimientos, puesto que pocas altas se daban entonces. Sin embargo, ahora podemos analizar por ejemplo la situación de cada uno de los centros hospitalarios.

En el caso del de León, tiene ingresados a 227 pacientes con coronavirus, 191 en planta y 36 en las UCI. Es preciso señalar además que el nivel de ocupación es del 71% en la UCI y del 57% en planta y a este centro corresponden 710 altas y 224 fallecimientos.

Mientras, en el caso del Hospital del Bierzo, la estadística facilitada este martes por la Consejería de Sanidad establece que hay 66 pacientes ingresados con coronavirus, de los que 56 están en planta y 10 en UCI. El nivel de ocupación es del 43% y del 72% respectivamente. Cabe destacar que a este centro corresponden un total de 144 altas y 40 fallecimientos.

Cabe recordar que la estadística de la Junta incluye también los datos globales, los que incluyen también los casos sospechosos con síntomas leves a los que por ahora no se les hace la prueba y que pasan la enfermedad en aislamiento domiciliario por si estuvieran contagiados. En este sentido, la cifra referida a la provincia de León se situaría en un total de 6.945 pacientes, 193 más que en el balance ofrecido el pasado lunes por la Junta.

Aunque ahora se hable casi a todas horas de la situación de las residencias de mayores, hace un mes no sabíamos que se iban a convertir en uno de los principales focos de contagio del coronavirus. Los últimos datos referidos a estos centros reflejan que se han registrado desde el inicio del estado de alarma un total de 369 fallecimientos. De ellos, 112 personas habían dado positivo por coronavirus y otros 187 tenían síntomas compatibles aunque no se les llegó a hacer la correspondiente prueba. El número de casos confirmados en las residencias es de 437 y hay 206 personas aisladas por tener síntomas compatibles y 429 para prevenir que se produzcan nuevos contagios.

Los datos proporcionados por la Junta de Castilla y León desglosan también los integrantes del personal sanitario que han dado positivo en la prueba del coronavirus. En este sentido, durante el primer mes del estado de alarma se han realizado un total de 1.427 pruebas y 291 sanitarios han dado positivo. De ellos, 202 están en aislamiento (ya sea en su domicilio o en un centro hospitalario) y 89 ya han recibido el alta después de haber dado negativo en la prueba realizada posteriormente.

Cabe referirse también a la evolución de la pandemia en la comunidad y en el conjunto del país durante el primer mes del estado de alarma. En el caso de Castilla y León, los casos confirmados son ya 13.180 tras los 552 de las últimas 24 horas. La cifra se situaba únicamente en 292 hace justo 30 días, mientras que las muertes han pasado de nueve a un total de 1.337 en este periodo. Mientras, en España los positivos son 172.541 con los 3.045 incorporados en el balance de este martes. Hace un mes eran un total de 8.752 con 288 fallecimientos, cifra que ahora es de 18.056.

Más allá de la crisis sanitaria

Pero más allá de la profunda crisis sanitaria que ha supuesto el coronavirus, el estado de alarma y el aislamiento de la inmensa mayoría de la ciudadanía en sus domicilios han tenido repercusiones brutales desde el punto de vista social y económico. Solo se puede salir a la calle para ir a trabajar en las actividades autorizadas por el Gobierno, abastecerse de productos esenciales, acudir a centros sanitarios o farmacias y pasear al perro, pero hay que hacerlo siempre en el entorno del lugar de residencia. Estos desplazamientos limitados a casos de fuerza mayor se tienen que realizar de forma individual y manteniendo en todo momento la distancia de seguridad con otras personas de, al menos, un metro y medio.

Ello ha llevado a numerosos controles por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a la hora de velar por el cumplimiento de las restricciones del estado de alarma. Aunque no se conocen por ahora los datos oficiales del conjunto de la provincia, los que ofrece la Policía Local de León reflejan que durante el primer mes de confinamiento se han impuesto en la capital un total de 515 sanciones y se ha procedido a la detención de cinco personas. El balance se completa con la identificación de 2.167 ciudadanos y el control de 2.310 vehículos, según los datos que maneja el Ayuntamiento de León.

Debacle económica

Y el confinamiento social y la paralización de buena parte de la actividad empresarial ha llevado a una debacle económica sin precedentes. Con el comercio –con la excepción de los dedicados a la alimentación– y la hostelería con la persiana bajada y con la hibernación durante dos semanas de la construcción y la industria de actividades no esenciales, las estadísticas del mes pasado dejan un importante descenso en la venta de coches (-73%) y una auténtica catástrofe en el mercado de trabajo, con la destrucción de 4.869 puestos de trabajo durante la primera mitad del estado de alarma. Esto deja una pérdida media de 243 afiliados a la Seguridad Social en la provincia de León.

Pero a estas cifras hay que añadir las de aquellos trabajadores que están inmersos en Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (Erte) como consecuencia de la paralización o caída brusca de la actividad de sus empresas.

En este sentido, según los datos aportados este martes por la Consejería de Empleo de la Junta, el número de Erte presentados en la provincia de León desde el inicio del estado de alarma se sitúa en 6.006, mientras que los trabajadores afectados son 20.920.

Con este panorama sanitario social y económico, León inicia este miércoles su segundo mes confinado con la mirada puesta en el 26 de abril, aunque todo apunta a que el estado de alarma se prorrogará de nuevo con independencia de que se puedan relajar algunas restricciones.
Volver arriba
Newsletter