Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Corro de Boñar: 'El Míster, El Ingeniero, Sansón y Juan Luis quieren parar el tren y les atropella'

Corro de Boñar: 'El Míster, El Ingeniero, Sansón y Juan Luis quieren parar el tren y les atropella'

LUCHA LEONESA IR

Víctor Llamazares y Santi El Míster protagonizaron el combate más vibrante de la tarde. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Víctor Llamazares y Santi El Míster protagonizaron el combate más vibrante de la tarde. | SAÚL ARÉN
Fulgencio Fernández | 13/10/2019 A A
Imprimir
Corro de Boñar: 'El Míster, El Ingeniero, Sansón y Juan Luis quieren parar el tren y les atropella'
Lucha leonesa Cuatro luchadores buscaron la sorpresa en el último tren de la Liga pero chocaron con Víctor, La Roca, La Perla y Caberín
Los viejos luchadores llevan un peine de Carey en su camisa. Siempre puede hacerle falta un repaso al pelo y un histórico de este deporte debe estar en perfecto estado de revista, cualquiera en la grada puede decir «aquel de allí arriba es..» y no puedes estar de cualquier manera, por respeto a la lucha.

En el corro del Pilar de Boñar los bolsos de la camisa están llenos de peines. Es una cita especial, un día de Feria, se llega por la mañana, se compra, se mercadea, se come... y se va a los aluches.

El Míster se repuso de una caída en dos segundos y tuvo a Víctor con caída y media... pero no pudo ser Y es, además, el último tren de la Liga. Lo saben los luchadores, lo de los históricos y lo del tren, y son muchos los que vienen con estrategias pensadas para parar en marcha a este último tren.

En ligeros hay uno con mucha motivación y con posibilidades reales, porque es un clásico, ya podía llevar peine en la camisa, y porque es capaz de todo. Se llama Santiago Fernández, El Mister de Cistierna, doble campeón de Liga, no se nos olvide un tipo que no hace concesiones pudiendo apretar el cinto hasta hacerte sacar la lengua.

Pero tampoco se nos olvida que «estaba Padre en casa», Víctor Llamazares, El Hombre Tranquilo, en un estado de forma impresionante. Fueron mandando rivales de vuelta a casa en el tren de la Feve y se vieron en la final.

Sergio ‘El Ingeniero’ volvió a encontrar el camino de otra final, pero no la fórmula para tumbar a La Roca  Santi salió rascándose la cabeza, como maquinando algo, y en ello parecía seguir cuando sonó el pito del árbitro. No habían pasado ni dos segundos y Víctor le despertó, con un voleo con cruce espectacular, otra maña a sumar a su repertorio de final de temporada.

Santi no se inmutó. Nunca se inmuta. A lo suyo. Despertó y le dio al de Valderrueda caída y media. La grada disfrutó... y cuando remató el de Valderrueda se produjo una cerrada ovación que estoy seguro que era para los dos.

El Míster quiso detener el último tren y le atropelló, pero fue muy bello. Los históricos sacaron el peine, se habían desmelenado de emoción.

Sansón fue el encargado de detener el tren de La Perla, en semipesados, pero ni su fuerza lo logró   En medios también había regresado Padre a casa, Moisés, después de unas vacaciones fruto de llegar sobrado. Quien no estaba Adri, que subió a semipesados a buscar gestas. Y quien vio la posibilidad de parar el último tren es otro que sabe lo que es estar en muchas finales... pero hasta ahí en la mayoría de los casos. Mandó al tren de regreso a Cistierna a dos paisanos y huesos duros de roer: Samuel y Lixer, que regresaba en este corro.

Moisés ya estaba en la final, a lo suyo, sin tutuberar, como antes de vacaciones. La Roca, como Víctor, pronto avisó de sus intenciones y Sergio también reaccionó, pero sólo logró dar media caída a esa roca a la que no se encuentra por dónde le puede entrar el agua al coco. Ni El Ingeniero encontró la formula para detener al último tren. Pero fue bonito.

En el baile de ‘Padres’ el de semipesados también se fue: Tomasuco, en su segundo pueblo, probaba fortuna nuevamente en pesados, mientras Adri el de Villavente había subido. Y seguían en su peso Rodri, el que despertó tarde, y Rubo, también en su segunda casa. Había motivos para la esperanza.

Tomasuco protagonizó dos combates para el recuerdo, uno lo ganó, a Víctor J, otro lo perdió, con Caberín Adri empezó fuerte con Guiller. Rodri y Rubo se vieron pronto y La Perla volvió a mostrar su momento de forma que reiteró derrotando después a Adri en semifinales.

Y por el otro carril había llegado a la final Sansón, también campeón de una Liga, non se nos olvide, con unos brazos hidráulicos de los que se puede esperar que intenten parar ese último tren que conduce Rodri. La verdad, sería una alegría que merece el de Valdearcos, la lucha se lo debe... pero tampoco está La Perla para bromas y el intento de Sansón de detener el tren quedó en eso. Fue bonito.

Y llegamos a pesados. Está Padre, Caberín, subió el Padre de semipesados, Tomasuco... parecían ‘condenados’ a verse en la final pero surgieron «problemas». Víctor J. le pegó una soba a Tomasuco de las que hacen época, el de La Vecilla tuvo que hacer de todo para ganar: dar una caída de rodillas, aguantar los 128 kilos del rival con el cuerpo doblado... pero lo logró, exhausto, y se fue a por Caberín. Empataron a cero, se fueron a la caída de oro y sobre la bocina... Caberín se reivindicó.
Por el otro carril venía un sorprendente Juan Luis, feliz con lo ya hecho, pero soñando con detener el tren de Caberín... No fue posible, pero fue bonito.

Los históricos sacaban el peine para salir, se habían desmelenado.

Volver arriba
Newsletter