Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Coronavirus

Coronavirus

OPINIóN IR

06/03/2020 A A
Imprimir
Coronavirus
La psicosis por los efectos del coronavirus ha llegado también al medio rural. Se comenzó por los grandes actos multitudinarios, todos ellos en las ciudades, y ahora se está trasladando a los pueblos, donde la mayor aglomeración suele ser el momento de la compra cuando llega el camión del pescado, la misa semanal a la que acude una docena de ancianos, o las partidas de la tarde en el bar que muchas veces tiene que completar el propio cantinero. Pero aún así, aún a pesar de que en los pueblos por desgracia no hay aglomeraciones de gente porque no vive gente en ellos, y a pesar de que la mayoría de las actividades son al aire libre, comienzan a conocerse medidas restrictivas ante el miedo de contagio por el coronavirus. La última que conozco, un tanto chocante, es la decisión de una multinacional que vende semillas de maíz que ha cancelado todas las charlas informativas que por estas fechas suele dar en distintos pueblos de las zonas productoras. Sus razones tendrá la multinacional, y Dios no lo quiera que el tiempo le termine dando la razón a los que hoy son más precavidos, pero creo que pecan de exceso y que ciertas medidas no están justificadas. Dicen los agricultores, y con razón, que quizás lo que pretenden es ahorrarse el dinero que se gastaban en un abundante ágape que se sirve al finalizar este tipo de actos, y que debido a la gran competencia comercial entre proveedores, ya se ha convertido en una cena o comida en toda regla. Los damnificados son los restaurantes de la zona, y son las pulpeiras traídas desde la vecina Galicia, pues el ‘pulpo a feira’ se ha convertido en el gancho más cotizado para colocar los productos de los catálogos de temporada. A quién regala no se le puede reprochar que deje de hacerlo, por lo tanto no veo a los agricultores pidiendo cuentas a la multinacional del maíz, que de la noche a la mañana, ha recortado su presupuesto en promoción empezando por las comidas con los clientes. Pero dicho esto, hay que reconocer que las charlas técnicas siempre son interesantes.
Volver arriba
Newsletter