Publicidad
Consenso in extremis y listas únicas en un congreso tenso

Consenso in extremis y listas únicas en un congreso tenso

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
I. Herrera | 03/12/2017 A A
Imprimir
Consenso in extremis y listas únicas en un congreso tenso
Política La dirección del PSOE cambia de manos con una Ejecutiva que crece para lograr la integración y unos comités que complicaron, y mucho, las negociaciones
Contaban este sábado los más veteranos que los congresos ya no son lo que eran, que ahora ya resuelven en un día y que la sangre ya no llega al río, pues en alguno tuvieron que ‘invitar’, incluso, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Pero desde luego que lo que este sábado había en la Escuela de Ingeniería Agraria tampoco fue una balsa de aceite.

El ajustado resultado de las primarias pasó factura. Estaba previsto que a las cinco de la tarde los delegados votaran en las urnas la Comisión Ejecutiva Provincial, el Comité Provincial, el Comité Autonómico y el Comité de Éticas y Garantías, pero a las siete y media se seguían rompiendo listas, negociando nombres como quien cambia cromos y amenazando con presentar más de una propuesta.

La Ejecutiva no fue el problema. La integración se logró ampliando el número de miembros hasta los 55. La complicación llegó con los comités que, al fin y al cabo, son los que complican o no la labor a la anterior. Y es que la riña estaba en cómo encajar en las listas lo que sobrepasaba las líneas rojas. Uno, el alcalde de Pajares de los Oteros, Julio César Fernández, que sigue teniendo (y pretendiendo) poder en un partido que, paradójicamente, no es el que representa como regidor, al menos de cara al público. El otro, Aníbal Merayo, la personificación de la brecha que abrió en el PSOE el caso Folgueral. Los de Diego Moreno querían a toda costa incluir en los comités tanto a Julio el de Pajares como al berciano que avaló la moción de censura que, con el apoyo de un acosador, dio la alcaldía de Ponferrada al PSOE.

Al final, los dos quedaron fuera, pero los de Moreno se cobraron la cesión con creces, y a Fernández lo cambiaron por tres de su agrupación y a Merayo por otros tantos.
Fueron los dos principales escollos, el resto de ‘sensibilidades’ o bien quedaron sin haber tenido en ningún momento muchas opciones (como los de Javier Arias) o bien se dieron por satisfechas a tiempo.

Al final las urnas aprobaron con un 77% de los votos la Ejecutiva (77 a favor y 22 abstenciones), y con un 81% los comités, tanto el autonómico como el provincial y el de garantías (82 votos a favor y 19 abstenciones).

El XIII Congreso Provincial del PSOE lo cerraba las declaraciones del nuevo secretario general, Javier Alfonso Cendón, que expresó su deseo de que el PSOE sea «el partido más parecido a León» y que esté «cohesionado» con el fin de devolver a la provincia «el lugar que merece y en el que siempre estuvo». Para Cendón, en la nueva Ejecutiva, en la que se han integrado miembros de las tres candidaturas presentadas inicialmente, se ha dado una relevancia importante a la industria, el turismo o la promoción económica y estas actividades se potenciarán con un proyecto «clave» aprobado en la ponencia marco para poner en marcha a iniciativa ‘León, un paraíso real’ que convierta a la provincia en un lugar de referencia turística. Cendón abogó también por un partido «innovador» y que sea «capaz de adaptar el proyecto socialista a la realidad de la provincia», que tiene numerosos problemas, pero también «muchas posibilidades».

Cendón intentó la integración y se resistió a llevar más de una lista a los delegados. Ahora habrá que ver lo que dura el consenso in extremis con el que salieron ayer a la palestra los socialistas leoneses.
Volver arriba
Newsletter