Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Catedrático Pancho: el amigo de la vida

CULTURASIR

Con su buen amigo Carlos, la amistad siempre está presente en su vida. Ampliar imagen Con su buen amigo Carlos, la amistad siempre está presente en su vida.
Toño Morala | 30/01/2017 A A
Imprimir
Catedrático Pancho: el amigo de la vida
Cultura Francisco Purroy, para quienes le conocen simplemente Pancho, como para sus alumnos, es un tipo especial. Ha hecho de la defensa del medio ambiente su pasión, activo en las polémicas y de los que da la cara, con argumentos
Andaba desde hace tiempo con ganas de meterle unas palabras escritas a uno de los hombres que más ha hecho y hace por el cuidado del medio ambiente; por esos animales a los que adora… esas aves que cruzan su mirada; andaba con ganas de hacerle una semblanza a un buen amigo; gran conversador y gran escuchador. No es fácil el hacer estas cosas cuando la amistad anda de por medio; pero más que amistad- que también- intentaré entrelazar toda esa inmensa vida regalada a la misma, y nunca se le ha visto pedirle nada a cambio; una de sus frases preferidas es aquella… “el papel del hombre en la naturaleza no es el de colonizador destructor… “, otra que tira por la nuestra tierra es… “los valores de la naturaleza de León son desconocidos, pero son cojonudos”; en otra ocasión soltó… “Siempre me ha gustado ser activo en las polémicas y no esconderme, y actuar en todas las evaluaciones de impacto ambiental como espada independiente… tienes que mojarte.

Hay quien dice que no es positivo para tu currículo, pero sí que lo es para tu corazón, para tu alma”; ahí lo dejo. Sonríe siempre con esa mirada de hombre humilde y sabio; es la sabiduría que da la observación desde la atalaya de no sobresalir, de saber explicar las cosas para que las entienda todo el mundo, incluidos los animales que pululan a su alrededor. Es de esos escasos seres humanos que se mimetizan entre la naturaleza, y es uno más entre todas las especies. Sí, yo creo que ya tocaba escribir sobre Pancho Purroy, después de esa jubilación de la Universidad de León tan merecida. Hace años, fui algunas veces a su despacho, y siempre me llamó la atención aquella cantidad de pegatinas en la puerta de entrada; eso ya decía quién era, sus luchas, sus pasiones, su fuerza… eran pegatinas que anunciaban y denunciaban las atrocidades que otros seres “humanos” cometían para justificar unos intereses económicos por encima de la propia vida del entorno. También estaban pegadas aquellas pegatinas de asociaciones varias que intentaban parar tanta barbarie. Luego ya dentro, la sonrisa eterna complacía a aquel espacio en armonía con su pensamiento y forma de estar en la vida.

Pancho Purroy tiene sobre sus espaldas demasiados frentes a favor del medio ambiente y la naturaleza, y desde esa plaza de Catedrático y profesor de Zoología -que jamás enarbola como presentación- pues su presentación es la camisa arremangada de la SEO, los pantalones de mahón también azules, y esas manos tan humanas que te abrazan y te arropan, que te dan esa seguridad de saber que estás ante una persona muy sabia en todos los sentidos, y que jamás te abandona a tu suerte. En una ocasión comentó ante unos cuantos amigos… “una de las aves que más me impresiona es el Urogallo. Cada vez que lo he visto ha sido en el bosque más virgen, antiguo, solitario... Donde canta el urogallo es la expresión máxima del salvajismo que puedes encontrar en España”.

Comenta uno de sus alumnos, Cesar María Aguilar, sobre el libro 'El leopardo del Atlas, Salsero y otras andanzas…', -“Pancho Purroy, profesor mío en la Facultad de Biología de León… él cuenta algunas de sus experiencias como biólogo de campo desde sus inicios hasta hace unos años en que dio la “campanada mediática” junto con otros colegas al localizar un núcleo con leopardo del Atlas que se tenía por extinto en las montañas de Marruecos. Aunque en un primer capítulo recoge algo de autobiografía, el resto se centra en tres historias contundentes: el primer marcaje con radio emisor de un oso pardo en España (Salsero), su año sabático por Sudamérica y la historia de la localización del leopardo del Atlas. Me parece muy importante que alguien con una trayectoria así haya desempolvado sus cuadernos de notas y recuerdos, y los haya aderezado con esa visión golfa e iconoclasta que gasta. «Aquí queda esto. Y es que Pancho es así de pispo y bohemio ante la propia existencia, y más cuando se pone el traje de faena, faena que nunca deja. Comentar los diversos viajes, aventuras, los cuadernos, los artículos, charlas, clases magistrales en pleno campo, daría para largo; hay que recordar que Pancho lleva más de 50 años pateando los bosques, los ríos, las montañas… lleva muchos años denunciando las tropelías del poder, de todos los poderes, y lleva muchos años estudiando las aves, animales varios, las plantas… toda una vida al servicio de la tierra y sus formas de hábitat y subsistencia.

Transmite buen rollo que quien en Inglaterra sería Sir Purroy aquí quiera seguir siendo solamente PanchoHay que recordar que en el año 2013 fue galardonado por su trayectoria en defensa de la naturaleza; recibe esta distinción por su trayectoria profesional estrechamente ligada a la Sociedad Española de Ornitología, de la que fue presidente entre 1988 y 1998, cuando se produjo el proceso de transformación de SEO/Bird Life en una entidad profesional con implantación nacional, consiguiéndose importantes éxitos en materia de conservación de las aves. Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/Bird Life, subraya: «Es un orgullo para nosotros que una persona que tanto ha aportado a nuestra organización sea reconocida por el Estado por su labor en defensa del medio ambiente». No en vano, en 2006, Pancho Purroy recibió el Premio Francisco Bernis de Ornitología, máximo galardón de SEO/Bird Life. Y vamos a hacer un pequeño paseo por su currículo; estoy seguro de que no le va a parecer bien, pero que se aguante. Investigador y divulgador. Purroy se licenció en 1968 y obtuvo su doctorado por la Universidad Complutense de Madrid en Ciencias Biológicas en 1973, mediante una tesis doctoral dedicada a la distribución y ecología de la avifauna pirenaica. A partir de entonces ha dirigido numerosas tesis doctorales, mayoritariamente sobre ornitología. Ha centrado buena parte de su actividad investigadora en el estudio de diversas comunidades de aves de ambientes forestales y agrícolas, así como en la historia natural de vertebrados amenazados, como la avutarda, el urogallo cantábrico, el pico mediano, el oso pardo -con el que realizó con éxito el primer estudio de radio marcaje de esta especie en la cordillera Cantábrica-.

Es pamplonica de nacimiento, leonés de adopción, y burro amenazado por convicciónTambién es experto en el manejo de especies cinegéticas sedentarias (como las perdices roja y pardilla, el corzo, el jabalí y la liebre ibérica) y migrantes (como la paloma torcaz y la becada). Y no digamos nada como defensor de la naturaleza. En su faceta docente, Purroy ha sido profesor durante 35 años en la Universidad de León como Catedrático de Zoología en el Departamento de Biodiversidad y Gestión Ambiental de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales. Además de investigador es un activo y comprometido ecologista que trabaja por la conservación del medio natural y la biodiversidad. Se ha posicionado en contra de proyectos perjudiciales para la naturaleza en la provincia de León, como la construcción del embalse de Riaño, el embalse de Omaña (finalmente descartado), la creación de pistas forestales en los Picos de Europa o el proyecto de estación de esquí en el puerto de San Glorio. Asimismo ha colaborado y desarrollado proyectos de conservación de la biodiversidad no sólo en España sino también en Portugal, Francia, Italia, Polonia, Suecia, Estados Unidos, Canadá, Marruecos y Ecuador. La amistad también juega una enorme vida en Pancho Purroy; hace unos años, nos reunimos unos cuantos amigos y nos fuimos a la cota de Almanza, al inmenso robledal más que centenario; una de las joyas de nuestra tierra; allí hicimos un arroz en el refugio y pasamos el día; lo recuerdo alegre y explicando a los jóvenes - hijos nuestros- la tremenda biodiversidad de la zona; aparte de ser un gran comunicador, pronto me di cuenta que los chavales no le quitaban ojo, e iban preguntado sus cosas… la de risas que pasamos aquel maravilloso día.

Dice uno de sus amigos, Lorenzo Sevilla:«Transmite buen rollo que alguien que en Inglaterra pasaría a ser Sir Purroy, por aquí quiera seguir siendo Pancho. Enhorabuena, Sir Pancho Purroy». Y para ir acabando, les recomiendo que si se cruzan con él por las calles de León, le saluden y le sonrían; él hará lo mismo. He aquí a un buen hombre del tamaño de la tierra; un regalo de bondad, honestidad y dignidad. Pancho Purroy es pamplonica de nacimiento, leonés de adopción, y burro amenazado por convicción…
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle