Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Calendario escolar

Calendario escolar

OPINIóN IR

01/06/2019 A A
Imprimir
Calendario escolar
¡Vaya lío que tenemos con el calendario escolar! Todo ha cambiado en el mundo de la Educación y su calendario no iba a ser una excepción. En los años setenta y ochenta teníamos muy claro que el curso comenzaba en octubre y finalizaba por San Juan. Tres meses y medio de vacaciones de verano. A esto se suman dos semanas en Navidad y una semana en Pascua. Ningún problema. Nadie se quejaba. En la época del calor, los alumnos ya no estaban en clase. Los padres contentos con sus hijos en casa, aunque bromeaban con su «tienes más vacaciones que un maestro de escuela».

Actualmente, y a lo largo de todo el siglo XXI, las clases comienzan en la mitad de septiembre y siguen finalizando por San Juan. Las dos semanas de Navidad siguen inamovibles en todas las comunidades autónomas. Pero las diferencias y el baile de fechas se inicia en las vacaciones de Semana Santa. Los cántabros no tienen estas vacaciones, sólo las fechas festivas de Jueves y Viernes Santo. Los de Ceuta tienen dos semanas completas. El resto de comunidades disfrutan de ocho o diez días en dos opciones: Unas antes de Pascua y otras comienzan el Jueves Santo y continúan en la semana de Pascua. Todo esto provoca que durante dieciséis días en torno a Pascua de Resurrección no hay unanimidad en el calendario de los alumnos españoles y todo depende de la comunidad en la que se encuentren. Este caos de fechas puede darse en la misma comunidad, como en la nuestra de Castilla y León. Los padres se oponen a estas vacaciones en diferente fecha porque «hace muy difícil la conciliación familiar».

El disloque del calendario de este curso ha sido total porque la Semana Santa vino muy tarde y para colmo su final coincidió con el puente por el día de la comunidad y las clases del tercer trimestre comenzaron el 24 de abril. Si tenemos en cuenta que la convocatoria para los exámenes de selectividad será los días 5, 6 y 7 de junio, que las evaluaciones deberán realizarse una semana antes y que se suelen dar unos días para los exámenes finales nos encontramos con menos de quince días lectivos en este trimestre para los alumnos de segundo de bachillerato.

Las previsiones para el futuro son aún más enrevesadas. Tenemos que adaptarnos al marco europeo del Plan Bolonia. La universidad hace varios años que lo viene pidiendo. Antes de ‘Bolonia’ la universidad iniciaba el curso a principios de octubre. Hoy las clases universitarias comienzan en los primeros días de septiembre. Esto obliga a adelantar sus pruebas extraordinarias de septiembre al mes de julio porque precisamente los alumnos que deben recuperar no pueden perder sus clases en la universidad todo el mes de septiembre. Consecuentemente estos exámenes de recuperación pasan a julio. Y esto no sólo para los alumnos de segundo de bachillerato sino que el cambio afecta también a todo el centro escolar. Las vacaciones de verano quedan reducidas a mes y medio, de mediados de julio a finales de agosto.

Por otra parte, tratando de imitar a países europeos como Finlandia o Dinamarca en los que cada ocho semanas de clase hay una de descanso, la comunidad autónoma de Cantabria ya instauró un calendario en el que se contempla una semana de vacaciones cada dos meses con el objetivo de que los trimestres no resulten tan largos. La corriente nos lleva a dos semanas de Navidad para todas las comunidades autónomas.

Diez días en Semana Santa, pero los mismos para todos (las cofradías protestan cuando las vacaciones son en la semana siguiente a la Semana Santa). Cinco días lectivos en torno al día 1 de noviembre coincidiendo con los Santos. Y dependiendo de la fecha de la semana santa: otros cinco días lectivos o en carnaval o el 1 de mayo que debería aprovecharse para intercambios o viajes de estudio.

El borrador de la Consejería de Educación para el calendario escolar del curso 2019-2020 va en esta línea, alargando los puentes festivos de Todos los Santos (30, 31 de octubre y 1 de noviembre) y Carnaval (tres días, hasta el miércoles de ceniza), con lo que al unirlos con fin de semana se convierten en cinco días festivos juntos. Poco a poco nos iremos aproximando al calendario a ‘a la cántabra’.

Es evidente que la transformación y el cambio del calendario escolar ha sido total y, posiblemente, necesaria para adaptarse a los nuevos tiempos y a Europa. Nuestro deseo es que en el futuro este calendario sea unánime y coincidente en toda España, sin la complejidad y el caos actual. Una vez más volvemos a solicitar el ‘pacto educativo’.
Volver arriba
Newsletter