Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"Buscaron el progreso y añoran su vida"

"Buscaron el progreso y añoran su vida"

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 03/04/2019 A A
Imprimir
"Buscaron el progreso y añoran su vida"
Teatro Víctor M. Díez presenta este miércoles (20 horas) en el Gran Café el libro 'Valle durmiente'
"He pasado mi vida pisando escenario: como actor, como performer, como músico... Lo cierto es que soy un poeta poco literario. Mi mundo siempre ha estado cerca del escenario. Aparte de que he desarrollado dramaturgias para espectáculos en múltiples ocasiones, lo cierto es que mis lecturas e incluso mis propios libros tienen siempre un elemento teatral. Mi mundo, incluso el poético, está trufado de actores, pintores, fotógrafos y músicos...". Estas palabras del, en principio, poeta Víctor M. Díez vienen a ser la explicación de una de las obras que este miércoles presenta en El Gran Café, la titulada ‘Aquí en la tierra’, su primera obra de teatro, y que junto al poemario ‘Vive en la reserva’ integran el libro conjunto que ha editado Marciano Sonoro bajo el título de ‘Valle durmiente’.

Explica Díez la principal novedad del proyecto, su debut en el teatro, que será estrenada el domingo. «Aquí en la tierra es una tragicomedia de otro mundo. Una distopía en la que gentes sin futuro dan rienda suelta a sus instintos más básicos. El espectador va descubriendo, en clave policíaca, qué se esconde bajo la aparente sensibilidad de quienes mantienen las tradiciones, tras la bondad del buen salvaje, en la arcadia feliz de nuestros orígenes… Descubrirlo puede herir nuestra sensibilidad» , explica Díez para acercarnos a un mundo extraño en que se mezclan la falta de esperanza, la rabia contenida y el hedonismo... valiéndose de las vivencias de «una mujer invisible, una maestra que no sabe leer ni escribir, una cantante de cruceros, un minero resucitado por una errata en un diario, un trampero que emula al discóbolo, una chamana, un peluquero ilustrado o la regente de una taberna volante; que con algunos de los personajes de ese valle alucinado y recóndito, conocido como Aquí».

Una historia que parece un suicidio colectivo, una tragicomedia que está muy vigente por desgracia. «Vivimos en esa parte olvidada de la historia a la que solo se le ponen preceptos, prohibiciones. El carbón no puede ser, cerramos la mina. La caza es inhumana, la prohibimos. Dos vacas, no es rentable, la viña fuera... Así todo. Y quizás tenga que ser así para vivir en un mundo mejor, pero.... a esa gente se le dice cómo ha de vivir sin compensación o restitución de nada y se va creando un poso de resentimiento, recelo y mal rollo».

El domingo es el estreno. Este miércoles se presentan los dos libros, en los que el poemario «la complementa y dialoga con ella. Habla de esos fósiles humanos que abandonaron su modo de vida en aras de un supuesto progreso y que añoran su mundo, que lo andan indagando en los arrabales de las ciudades en los que supuestamente fueron acogidos».
Volver arriba
Newsletter