Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Amor/desamor

BLOGGINGIR

09/06/2018 A A
Imprimir
Amor/desamor
Podéis llamarlo de mil maneras, pero yo ahora lo voy a llamar amor. O su contrario. El gobierno de Rajoy, cuando ya nadie lo esperaba, ha caído por falta de amor. Por la traición que ha confirmado la sentencia del caso Gürtel, por el desamor que refleja: no quiero a los ciudadanos, al país, tanto como a mí mismo, tanto como a mi cuenta en Suiza, tanto como a mis casas y a mis coches. La codicia se impone a los ideales; es decir, al afecto.

Entonces algunos grupos políticos que apoyaban, o toleraban, esa relación, se desprenden de ella como de una piel vieja. Empiezan a verla como algo agotado, que ya no da más de sí, y se preguntan: ¿para qué seguir? Miran alrededor y descubren una nueva oportunidad, porque el amor también es oportunidad y no es desprendido en absoluto. El amor es terrible y, si puede, lo exige todo.

Así que llega una nueva relación, un nuevo gobierno, con algo de ilusión y algo de miedo y algo de conformidad, como son siempre los inicios de los noviazgos. Y, como ya se han vivido otras decepciones, se desconfía. Se hace bien en desconfiar. Paso a paso y ya veremos si el idilio se transforma en compromiso.

Estos días pienso mucho en el amor y sé que es porque estoy leyendo Ordesa, de Manuel Vilas. Su autor me firmó el libro en la Feria de Madrid y no sabía bien qué esperar de él. Y me encuentro con que es un libro sobre el amor y el desamor. En este caso, eso significa que es un libro sobre los padres muertos; sobre el odio a la pobreza; y la aversión a uno mismo, que lleva al alcohol y a los ansiolíticos; sobre el divorcio y los hijos y el desmoronamiento del apego a un trabajo; sobre la educación y también sobre la historia trágica de este país.

Lo de Vilas es un ejercicio de introspección, un abrirse las carnes que me ha llevado a pensar que no hay nada más que esto: el amor y el desamor. Que en la vida todo se resuelve en torno a estos dos sentimientos, a los que podemos dar otros nombres. Por ejemplo, que el Ayuntamiento de Ponferrada use a los medios de comunicación para difundir una ‘fake news’ sobre el Mundial de Fútbol y haya vendido el crédito municipal a una marca de cervezas no deja de ser una falta de amor; esto es, de respeto.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle