Publicidad
Alerta de Fuego bacteriano en los frutales bercianos

Alerta de Fuego bacteriano en los frutales bercianos

EL BIERZO IR

Efectos del Fuego bacteriano en los frutales bercianos. | ESTACIÓN DE AVISOS Ampliar imagen Efectos del Fuego bacteriano en los frutales bercianos. | ESTACIÓN DE AVISOS
M.I. | 03/06/2022 A A
Imprimir
Alerta de Fuego bacteriano en los frutales bercianos
Agroalimentación Afecta especialmente a perales, membrillos y manzanos pero no a los frutales de hueso
La Estación de Avisos de Plagas del Bierzo advierte del peligro actual de Fuego bacteriano de los frutales, una gravísima enfermedad, capaz de matar a un árbol afectado en pocas semanas.

Esta enfermedad está causada por la bacteria Erwinia amylovora y afecta especialmente a perales, membrillos y manzanos. No afecta a los frutales de hueso. La meteorología de esta semana, con lluvias y tiempo cálido, produce condiciones muy favorables para el desarrollo de infecciones de esta enfermedad. Los síntomas en aquéllos árboles que están infectados son ramas secas, con hojas marchitas que no se desprenden y que toman un color pardo-negro en los perales, rojizo-castaño en los manzanos y membrilleros.

La Estación recomienda encarecidamente a todos los fruticultores que revisen sus plantaciones en busca de árboles infectados y que apliquen materias activas que reduzcan el riesgo de infección. A partir de ahí, se deben podar y sanear cuanto antes los árboles afectados, arrancando aquéllos que ya no es posible sanear por encontrarse muy afectados. En árboles poco afectados, eliminar mediante poda las partes afectadas y desinfectar las herramientas de poda de árbol a árbol, limpiando con lejía rebajada al 50% (una parte de agua por una parte de lejía), con alcohol y posterior flameo de la herramienta, o con otros desinfectantes. Dejar secar al aire después.

Se debe quemar toda la madera enferma cortada y los árboles enfermos arrancados. Se recuerda que es necesario solicitar autorización para poder quemar al Servicio Territorial de Medio Ambiente. “Cortar, arrancar y quemar los árboles enfermos es la única medida de control eficaz”, apunta.
Volver arriba
Newsletter