Publicidad
Al Sol de Solera

Al Sol de Solera

TRIBUNA DE OPINIóN IR

Gregorio Esteban Lobato | 02/11/2022 A A
Imprimir
Al Sol de Solera
Con Solera aprendí a cantar mis primeras canciones de bodega y de ronda. Las ponían en las emisoras locales de Radio. Enseguida se me quedaban. Me bastaba con oírlas tres veces o así. Eran otros tiempos. La vida transcurría más despacio que ahora. Era más apacible, conocíamos a casi toda la población de Ponferrada. Tomabas un vino, en alguna de aquellas entrañables bodegas de Ponferrada, Bembibre, Villafranca o Cacabelos, y ya estabas cantando en grupo.

Alguien empezaba una canción y los demás le seguíamos con nuestras voces. En cada nota el corazón se asomaba por la garganta, mientras coreábamos historias de amor o de alabanza a la Virgen de la Encina, de exaltación de los bosques, valles y montañas de nuestro querido Bierzo, de reconocimiento a la calidad de nuestros vinos, frutas y hortalizas… De tapa, a veces, unos sencillos pimientos en vinagre. Con muy pocas pesetas pasabas una tarde reconfortante. Propongo, si no lo son ya, al canto de bodega y de ronda como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La Coral Solera Berciana lleva cincuenta años promocionando el folclore berciano por el resto de España y del mundo. Actualmente, dentro de los encuentros corales y festivales de habaneras que organiza, se entabla un encomiable intercambio de canciones, ya que tanto visitantes como locales, tienen que incluir en su repertorio, uno o dos temas arraigados en la tierra de la coral anfitriona.

De aquella actividad pionera, dirigida por Tino, han ido surgiendo después, nuevas agrupaciones corales. Luego vino el Conservatorio de Música, las Escuelas de Música, y, fundamentalmente, la valiosa aportación de Alegría Berciana, con la gran Vicenta al frente, que le puso color, ropajes, instrumentos y danzas, a lo que hasta entonces solamente representaban los tamborileros o tamboriteros autóctonos.

El Cancionero Berciano se ha ido enriqueciendo con las prestigiosas recopilaciones publicadas por el Instituto de Estudios Bercianos, gracias a la inapreciable iniciativa de Amador Diéguez Ayerbe, Federico Fernández Luaña, Esteban de la Puente, José Ramón Mansilla y Fernando López Blanco. También se merecen un reconocimiento las creaciones de Brindis Morán y de Alberto Morán, así como las aportaciones que se siguen haciendo en cada actuación de las distintas corales y bandas de gaitas existentes en nuestra comarca.

El próximo día 5 de noviembre, en el Teatro Bergidum de Ponferrada, a las ocho de la tarde, a modo de filandón, La Coral Solera Berciana, para seguir celebrando sus cincuenta años de ilusión y esfuerzo, pone en escena un espectacular guiño al folclore berciano, dirigido por Teresa Portela y José Cruz Vega, con la colaboración especial de la banda de gaitas Mencía, de Diego Bello, Beatriz Boto y Denise Silva.

Gregorio Esteban Lobato es docente y escritor.
Volver arriba

Newsletter