Publicidad
Agricultura, ganadería e industria, los fuertes del Páramo, el Esla y el Órbigo

Agricultura, ganadería e industria, los fuertes del Páramo, el Esla y el Órbigo

ACTUALIDAD IR

Presentación del estudio ayer en Santa María del Páramo. | L.N.C. Ampliar imagen Presentación del estudio ayer en Santa María del Páramo. | L.N.C.
T.G. | 26/11/2021 A A
Imprimir
Agricultura, ganadería e industria, los fuertes del Páramo, el Esla y el Órbigo
Comarcas Las conclusiones del estudio sobre las comarcas de Poeda ensalzan la modernización agraria y apuntan al reto de revertir el envejecimiento de la población en la zona
Los municipios que se enmarcan en las comarcas del Páramo, del Órbigo y del Esla conforman el territorio en el que opera el grupo de acción local Poeda, una entidad a la que son muchos quienes han recurrido en los últimos años para estudiar las posibilidades emprendedoras en la zona. De su mano se han abierto las puerta de varios negocios en unas zonas que se reivindican a diario con esfuerzo, sacrificio y ganas de futuro. Porque hay posibilidades en el sur de León y de desgranarlas se ha encargado el estudio de la Universidad de Valladolid enmarcado en el programa de cooperación ‘+ Empresas, + Empleo, + Rural’ cuyas conclusiones se presentaron este jueves en el Centro Cívico Magdalena Segurado de Santa María del Páramo.  

En este análisis que se ha realizado tras estudiar la zona y consultar a sus agentes sociales, el territorio de Poeda se perfila como una potencia agrícola con un moderno y puntero regadío, pero al tiempo la zona cuenta con una importantísima ganadería de vacuno, ovino y porcino, principalmente. Además, en el territorio Poeda se encuentran varios de los polígonos industriales más activos de la provincia como son el de Villadangos del Páramo, el de Santa María del Páramo y el de Valencia de Don Juan.

Con todo, las conclusiones del estudio identifican al territorio Poeda como una «zona rural eminentemente agrícola pero muy modernizada». El objetivo de este trabajo es definir estrategias y marcar retos para lograr que este «territorio rural vivo» continúe en desarrollo y mantenga su actividad y dinamismo.
Como uno de los principales retos, y posiblemente el más complicado, se encuentra el de revertir toda la situación generada por el envejecimiento de la población, que si bien es menor que en otras zonas, sí se está detectando según incidieron ayer los encargados de capitanear el estudio. Para lograrlo propusieron desarrollar estrategias para obtener «nuevos pobladores» a través de facilitar el acceso a la vivienda y mejorar la conectividad, así como también se habló sobre la necesidad de ofrecer servicios complementarios en el medio rural como las guarderías para facilitar así la conciliación laboral y familiar en las zonas rurales como también se hace en las urbanas. No obstante, el propio estudio avala el Plan Estratégico de Desarrollo Local implantado y desarrollado por el grupo de acción local Poeda que se está desarrollando «con éxito» desde hace cinco años.

Otros desafíos a superar que remarcaron en la exposición de las conclusiones de la investigación realizada fueron el cambio climático, con la consecuente carencia de agua que es básica en la zona para el desarrollo de la actividad agrícola, y la crisis nacional y global de recursos y materias primas que afecta al abastecimiento de muchas empresas y que ha derivado en una importante crisis de los costes de producción, lo que está incidiendo de manera directa en sectores como el vacuno de leche. En este aspecto abogaron por la posible implantación de energías renovables para el abaratamiento de los costes agrícolas, ganaderos e industriales del territorio así como propusieron el desarrollo de mercados de proximidad.

Al igual que en el territorio Cuatro Valles, el estudio de la zona de Poeda contempla la inminente llegada de los Fondos Next Generation de la Unión Europea, unas inversiones que abren importantes expectativas de inversiones en proyectos que podrían ser de gran valor para seguir impulsando la vida en el Páramo, el Esla y el Órbigo, zonas en las que hay potencial de futuro y ganas de afrontarlo.
Volver arriba
Newsletter