Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Adiós al Ademar tras 11 temporadas

Adiós al Ademar tras 11 temporadas

DEPORTES IR

Gonzalo Carou, durante el galardón que le entregaron por convertirse en el extranjero con más partidos en la liga Asobal. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Gonzalo Carou, durante el galardón que le entregaron por convertirse en el extranjero con más partidos en la liga Asobal. | SAÚL ARÉN
Jesús Coca Aguilera | 02/04/2020 A A
Imprimir
Adiós al Ademar tras 11 temporadas
Balonmano El pivote Carou reconoce que "estaba esperando, pero ahora dejan bastante claro que no cuentan conmigo y me tendré que mover y ver si sale algo interesante. Quiero llegar a Tokio"
En el verano de 2008, de cara a la segunda temporada de la ‘era Jordi Ribera’, el Ademar apostaba para reforzar su pivote por un jugador argentino que, a sus 28 años, parecía en su plenitud y había ido creciendo de la mano de un Arrate al que llegó en Plata y con el que se había consolidado en la Asobal siendo una de sus grandes referencias.

Era Gonzalo Carou, que tras siete años en la escuadra eibarresa daba el salto a un ‘grande’ e iniciaba una aventura que ni él ni el Ademar podrían haber imagino que dudaría tanto.

Porque desde aquel 2008 sólo hubo una plantilla ademarista, la de la campaña 2014-15 en la que tras el concurso de acreedores el argentino se fue al Istres francés, en la que no estuvo. Cambiaron presidentes, entrenadores y múltiples jugadores, pero ahí seguía Gonzalo Carou, especializándose cada vez más en la zona defensiva pese a que en la selección y en sus primeros años tenía también mucho peso en ataque.

«Es lo que me imaginaba desde que hablé con Manolo en enero, pero molesta que no te lo digan de frente» Sin embargo, la próxima temporada eso cambiará. Tras 11 campañas vistiendo la camiseta ademarista, a sus 40 años el argentino dejará el club tras unos meses de espera e incertidumbre que fueron cerrados con el mensaje del presidente Cayetano Franco, este miércoles en Radio León, de que «en principio no cuenta para la próxima temporada» aunque dejando la puerta abierta «porque dependerá de las incorporaciones».

«Estaba esperando a ver qué pasaba, pero me dejan bastante claro que no cuentan conmigo y tendré que ponerme a buscar si encuentro algo interesante y asumir que tendré que moverme», señalaba ante ello el pivote a La Nueva Crónica, dejando claro en cualquier caso que él no cierra la puerta al posible cambio de opinión futuro del club si no halla relevo: «Soy un profesional y, si más adelante cambia la situación y quieren hablar, nos sentaremos, pero obviamente ahora la situación ha cambiado: hasta ahora esperaba por ellos».

Le duele al argentino dejar León y también que no se lo hayan comunicado a él directamente el técnico o el presidente. «Al final esto es lo que yo me estaba imaginando desde que hablé con Manolo en enero y me dijo que no lo tenía claro, pero molesta que tras tantos años en el club no te lo digan de frente, que no hubiera habido problemas, no me considero conflictivo», explica el pivote, añadiendo que «era para saber la situación yo y pensar en mi futuro, no enterarme por los medios, pero ya me doy por enterado y toca aceptarlo».

«Mi recuerdo más lindo es la Copa Asobal que ganamos, pero también la ‘Champions’ con Isidoro pese al final» Y es que Carou señala también que durante el actual confinamiento «no me dijeron nada. Me llamó Manolo un día para ver qué tal llevaba la cuarentena y cómo estaban los chicos, pero sin hablar del futuro, y desde el club la única comunicación fue por lo del ERTE».

Eso sí, lo que prácticamente ha cerrado con el aplazamiento a 2021 de los Juegos Olímpicos, para los cuales está clasificada Argentina, es la idea de barajar retirarse si no seguía en León y no encontraba un contrato de dos años que le convenciera: «Quiero llegar a Tokio, así que eso se puede flexibilizar, siempre va a depender de cómo de interesante sea la oferta, de qué ciudad estamos hablando dado que tengo que trasladar a toda mi familia... está todo por ver y en el aire», reconoce Carou, cuya idea es seguir en España pues «creo que es donde más posibilidades tengo por toda mi trayectoria en la liga Asobal, pero tendré que esperar a ver qué sale y valorar lo económico y deportivo, igual aparece algo inesperado en un país distinto, pero lo más fácil sería seguir».

Sería sólo su tercer equipo en España pese a ser el extranjero con más partidos jugados en la Asobal, los once últimos en un Ademar donde «el recuerdo más lindo y satisfactorio fue la Copa Asobal que ganamos, porque lamentablemente no pudimos volver a repetir el ganar otro título. Pero también otros como el penalti de Carrillo con el reloj a cero para clasificarnos para el Grupo de EHF, la Copa del Rey en Antequera o lo vivido en la ‘Champions’ el año de Isidoro pese al final con la remontada del Füchse Berlín, que es algo que nunca se me va a olvidar, el ver cómo aún así nos fueron a recibir al aeropuerto, cuando lo que sentíamos nosotros era vergüenza».

Con el deseo de que «se pueda terminar la temporada jugando para despedirme en la pista» permanece un Carou que sigue preparando su futura carrera como entrenador, por lo que ¿se imagina regresando a León para sentarse en el banquillo? «Sería un sueño, pero todavía no estoy mirando eso, sería más a medio plazo, yo es que me imagino dentro de 10 años a Manolo entrenando al Ademar todavía», bromea el argentino, si bien no sería descartable. Como tantos años mandó en el centro del 6-0, quizá en un futuro lejano lo haga también de pie, en la banda y junto al banquillo.
Volver arriba
Newsletter