Publicidad
Adelantar inversiones

Adelantar inversiones

OPINIóN IR

01/05/2020 A A
Imprimir
Adelantar inversiones
En los primeros días de la declaración del estado de alarma, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, informó a la junta general de accionistas de la compañía que como medida de lucha contra los efectos económicos de la pandemia, habían acordado adelantar las inversiones que figuran en su plan de negocio para todo el mundo. Oídas las declaraciones, me pareció lo más valiente y lo más sensato, si se quiere lo más patriótico, que puede hacer una gran multinacional para ayudar a la sociedad en un momento tan complicado desde el punto de vista económico. Otras empresas de esa categoría, si se quiere otras empresas del selecto IBEX35, han callado como zorras, no han cogido el guante, y no han planteado otras medidas distintas que tengan el fin de minimizar los efectos del descalabro económico. Porque cuando volvamos a esa nueva normalidad que llama el Gobierno, presuntamente dentro de dos meses, tendrá que haber una parte importante del empresariado que siga invirtiendo, que siga arriesgando, que siga trabajando con más ahínco todavía, para generar empleo y riqueza evitando de paso caer todo el mundo en las redes de los subsidiados del Estado. Pero claro, para que las empresas inviertan, e inviertan más de lo que lo hacía como ha anunciado Iberdrola, tienen que tener el ejemplo de las administraciones, que por cierto son las que gestionan ingentes cantidades de dinero en obra pública. Por eso espero que el Estado, la Junta, la Diputación y los ayuntamientos de la provincia, se apresuren a licitar y adjudicar todas las obras previstas para este año y anticipen en lo posible inversiones futuras, ya que lo necesitamos para que la construcción sea de nuevo motor de la economía, y lo necesitamos para que esa obra pública en carreteras, ferrocarril, canales de riego, puertos e infraestructuras logísticas en general, hagan que nuestra economía sea más dinámica y competitiva en un mundo globalizado. Dinero seguro que hay, es cuestiones de priorizar dónde gastarlo, y de incentivar al que lo tiene para que no lo guarde bajo el colchón.
Volver arriba
Newsletter