Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

'Actos humanos', de Han Kang

ENREDABAILESIR

Ampliar imagen
T.G. | 29/10/2018 A A
Imprimir
'Actos humanos', de Han Kang
Libros Reseñas de libros, discos y series en la sección cultural que La Nueva Crónica ofrece cada domingo a sus lectores: 'Enredabailes'
Hay que remontarse a la década los 80 y viajar hasta Corea del Sur para enmarcar tanto dolor como transmite la escritora Han Kang en su novela. Park Chung-hee fue asesinado y tras su muerte, la dictadura militar continuó con una dura represión en la calle. No fueron ajenos a ella los jóvenes estudiantes coreanos cuyas protestas se sofocaban a base de golpes y torturas. ‘Actos humanos’ es así el relato de una masacre contada con tal delicadeza que atiza hasta llegar al hueso del lector. Recuerdos tortuosos, angustia, miedo, ansiedad... todo lo vivido y sus secuelas las narran siete personajes cuyas vidas se entrecruzan en mitad de un panorama de terror desde el que llega hasta el olor fétido de los cuerpos en descomposición. La muerte merodea cada página y temas más trascendentales salen a la palestra: «¿Lo de la dignidad humana es un engaño y en cualquier momento podemos transformarnos en insectos, bestias o masas de pus y secreciones?». Han Kang ya trató sobre temas existenciales en ‘La vegetariana’, otra obra que asfixia la conciencia y que editó previamente Rata Books tras obtener esta el premio Man Booker International en 2016. La escritora se desnuda en las últimas páginas de ‘Actos humanos’ y todo para procurar dar voz a quienes murieron por alzarla.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle