Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

El arrebato de un cine inclasificable

VERANOIR

El poeta, escritor y cinéfilo Vicente Muñoz presenta mañana en Elektra Cómics ‘Películas para la penumbra’. | DEMIAN ORTIZ Ampliar imagen El poeta, escritor y cinéfilo Vicente Muñoz presenta mañana en Elektra Cómics ‘Películas para la penumbra’. | DEMIAN ORTIZ
Joaquín Revuelta | 20/01/2016 A A
Imprimir
El arrebato de un cine inclasificable
Libros Vicente Muñoz presenta este jueves en Elektra Cómics el libro ‘Películas para la penumbra’, que sigue la estela de su anterior publicación ‘Películas para llevarse al infierno’, donde amplía su personal visión sobre el cine de culto
'Películas para la penumbra’ sigue la estela de una publicación anterior del poeta, escritor y cinéfilo Vicente Muñoz que dio a conocer en otoño de 2011 con el título ‘Cult movies: Películas para llevarse al infierno’, un catálogo o listado de alrededor de un centenar de filmes que a lo largo del tiempo y por diferentes motivos han dejado su impronta en el autor. En esta segunda entrega, Muñoz ha rebuscado aún más en las rarezas del séptimo arte para ofrecernos una selección de lo más apetecible, que este jueves se presenta en Elektra Cómics a partir de las 20:30 horas con entrada libre y que estará amenizada musicalmente por Los Tres Norteamericanos.

Vicente Muñoz es consciente de la subjetividad que encierra un concepto como ‘cult movie’ (película de culto), por lo que reconoce que su libro, que ha editado Excondra Ediciones, "es una especie de cajón de sastre porque cada uno lo interpreta a su manera".

Muñoz tira de manual para explicar que según las enciclopedias se entiende por película de culto aquella que por sus características formales o técnicas es de algún modo políticamente incorrecta y se sale del canon general que dicta Hollywood, y que pese a haber pasado un poco desapercibida o ninguneada en su día, con el paso del tiempo ha ido adquiriendo un cierto culto minoritario por parte de gente que la ha ido reivindicando. Este sería el término académico de película de culto, que comparte en buena medida el escritor leonés, cuya selección en este caso obedece al impacto que su visión le provocó en su día. "Son películas que me produjeron un fuerte shock y que tratándose de un cine desconocido para un público mayoritario considero que sí merece la pena ver".

Vicente Muñoz quiere dejar claro, y así lo indica en el prólogo de las dos publicaciones, que las películas seleccionadas no son las mejores de la historia del cine, "porque eso requiriría otro tipo de listado y además se ha escrito tanto sobre ello que personalmente poco podría aportar, y a mí lo que me apetecía, en el caso de las dos publicaciones, era hacer una breve reseña sobre un tipo de cine que no está elegido por sus criterios de calidad sino por su capacidad de evocación, de subversión y de crítica que conlleva", asegura Muñoz.

El paso del tiempo es a menudo un juez implacable que pone en su sitio a cualquier obra de arte, y las películas no son una excepción al respecto. El autor reconoce que el paso del tiempo puede haber modificado su criterio con relación a tal o cual película; sin embargo, considera que sigue existiendo un culto minoritario hacia muchas de las películas que recoge en el libro, y que aun siendo totalmente desconocidas sí que hay una minoría que las ha ido reivindicando.

Vicente Muñoz considera que ‘Películas para la penumbra’ es un libro sobre cine de género, además de sobre películas de culto, donde el cine de terror en sus diferentes vertientes copa el grueso de los títulos seleccionados. "Básicamente es un cine de género que siempre ha estado un poquito infravalorado por un lado y que, por otro lado, es un cine de serie B, con mucho menos presupuesto que el cine comercial y de hecho con unas intenciones bastante diferentes también, porque los directores que hicieron este tipo de películas no buscaban como principal criterio el comercial. Y al no ser el criterio comercial el que lo rige, digamos que se permite licencias y tocar ciertos temas tabúes, mucho más controvertidos que el propio cine comercial que va dirigido al gran público, con todo lo que ello implica".

La década de los setenta resulta ser especialmente interesante en lo que al cine estadounidense se refiere, incluso el surgido de los grandes estudios de Hollywood. Muñoz reconoce haber encontrado en esta década prodigiosa un buen número de títulos para su publicación. "Te diría que la mitad de los títulos y las reseñas seleccionadas se encuentra entre 1967 y finales de los setenta. Pero no solo películas americanas sino también italianas y españolas que se filmaron en esa década. Los setenta me fascinan porque fue la década de los movimientos contraculturales a raíz de la cultura psicodélica, de los hippies, del ácido, que terminó afectando a todas las ramas de la creación, haciéndose un tipo de arte, y no solo hablamos de cine, muchísimo más experimental y que dio como resultado obras muy interesantes", comenta Muñoz, que en cuestión de títulos comparte las preferencias de este cronista por ‘Arrebato’, de Iván Zulueta, que está producida por el arquitecto leonés Nicolás Astiárraga. "De hecho es un poco el paradigma de película de culto en España. Es un título que reseñé en el primer libro y que lo tiene todo para ser incluido en este apartado. Sin embargo, es una película bastante conocida dentro de los círculos cinéfilos y en esta segunda entrega me decanté por películas bastante más raras y menos divulgadas". En este sentido, el autor hace mención a dos películas españolas muy poco conocidas, como son ‘La dama del alba’, de Francisco Rovira Beleta, y ‘La llamada’, de Javier Setó. "Son películas de mediados de los sesenta, rodadas en blanco y negro y con un cierto toque gótico", destaca Muñoz, para quien el italiano Mario Bava constituye otro filón a través de obras como ‘El cuerpo y el látigo’ y ‘Operazione Paura’, sin olvidar esa auténtica rareza de un estudio de Hollywood como Paramount Pictures que rodó Harold Ashby con el título ‘Harold y Maud’, "una comedia negra preciosa y polémica de narices", subraya Muñoz, que ha querido iniciar su listado con ‘Vampyr’ del danés Carl Theodor Dreyer y concluir con ‘The Babadook’, una película de hace dos años que se inscribe dentro del thriller psicológico.

Para el autor de ‘Películas para la penumbra’ la mayor dificultad del libro no ha sido su escritura sino la selección de 132 títulos que ha supuesto en su caso la visión de más de mil obras.

Mención aparte de la publicación que se presenta este jueves en Elektra Cómics con la actuación de Los Tres Norteamericanos son las ilustraciones que Álvaro Collar Muñoz ha realizado a modo de homenaje a películas como ‘La maldición de la llorona’, de Rafael Baledón; ‘Tenemos que hablar de Kevin’, de Linney Ramsay; ‘Moby Dick’, de John Huston; ‘The Babadook’, de Jennifer Kent; ‘Soy un ciborg’, de Park Chan-Wook; ‘El anticristo’, de Alberto de Martino, o ‘Déjame entrar’, la muy hermosa crónica vampírica del sueco Tomas Alfredson.
Volver arriba