Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Cuando la utopía se hace posible

CULTURASIR

Resultado de la restauración. Ampliar imagen Resultado de la restauración.
Fulgencio Fernández | 05/12/2016 A A
Imprimir
Cuando la utopía se hace posible
Cultura La inauguración de la exposición de palomares en la Casa de León en Madrid se convirtió en un feliz encuentro entre ‘la utópica’ Irma Basartey el matrimonio holandés que financió la restauración del palomar de Carracedo
Irma Basarte se embarcó hace bastantes años en una bella utopía (todas las utopías son bellas), la de "salvar a los palomares". Fue dando pequeños pasos, el primero que Basarte se ganara el apellido de "La utópica" y el siguiente que no dejara nunca de dar pasos:catalogar casi todos los palomares, concienciar, existir...

Uno de los pasos, en el apartado de las utopías pendientes bajo el epígrafe ‘Salvar los palomares’, fue llamar la atención sobre el avanzado estado de deterioro del ubicado en un lugar privilegiado, el Monasterio de Santa María de Carracedo que, además, era el documentado como más antiguo de la provincia, de 1769, como rezaba la inscripción del dintel de la puerta.

Ruud y Hanneke Loman financiaron la restauración del palomar de CarracedoA su llamada respondió un matrimonio holandés —Ruud y Hanneke Loman— que se ofrecieron para financiar la restauración con la esperanza de llegar a tiempo. Y llegaron. Tanto que fueron reconocidos con el premio que cada año concede Prada a Tope para incentivar estas actuaciones en el medio rural.

E Irma Basarte siguió a sus utopías. El pasado viernes daba un nuevo paso en ese camino con la inauguración de su exposición de fotografías de palomares leoneses en la Casa de León en Madrid, donde también ofrecía una charla. Y en esa conferencia aparecieron tres personajes que subieron la emotividad del acto, pues ponían de manifiesto que las utopías son posibles, al menos algunas. Allí estaban Ruud y Hanneke Loman, acompañados del pintor holandés Jan de Brie, que donó para la exposición una selección de grabados suyos de diferentes palomares.

La Casa acogió este encuentro en la inauguración de la exposición de fotografías ‘Palomares de León, utopía en camino’, de la citada Irma Basarte Díez, Presidenta de la Asociación de Amigos de los Palomares de León que estuvo acompañada por el Director del Museo Etnográfico Provincial de León, José R. Ortiz del Cueto. Basarte explicó que "para que sigamos disfrutando de nuestro paisaje con sus palomares tradicionales, debemos cuidarlos y protegerlos, ya que forman parte de nuestra arquitectura tradicional. Pero para poder proteger nuestro patrimonio, primero debemos conocerlo, este es uno de los motivos por los que estamos realizando el inventario de palomares tradicionales de nuestra provincia, en la actualidad llevamos 1300 palomares censados".
Volver arriba