Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Piden "con urgencia" un perímetro de seguridad contra incendios en los pueblos bercianos

EL BIERZOIR

El incendio de la Tebaida fue uno de los más fatídicos en la comarca.| M.I. Ampliar imagen El incendio de la Tebaida fue uno de los más fatídicos en la comarca.| M.I.
Mar Iglesias | 17/07/2017 A A
Imprimir
Piden "con urgencia" un perímetro de seguridad contra incendios en los pueblos bercianos
Sociedad En 15 años se han producido 4.171 fuegos que han arrasado 68.000 hectáreas y han sido intencionados en el 70% de los casos
La Escuela de Ingeniería Agraria (ESTIA) en el Campus de Ponferrada ha realizado un conjunto de trabajos en el ámbito de los incendios forestales con el fin de ayudar a su evaluación y prevención por la importancia para el ecosistema. Con ese trabajo en la mano aconsejan que “con urgencia”, se proteja a las poblaciones con franjas de protección libres de vegetación en un perímetros de entre 25 y 100 metros “la ley marca 25, pero estaría mejor ir a más, aunque sabemos que es complicado”, explica la subdirectora de la ESTIA, Flor Álvarez Taboada. En los primeros trabajos realizados desde la Estia en las zonas de Vega de Valcárcel y de Pedrafita do Cebreiro, As Nogais y Cervantes (Lugo). se definió un riego alto y muy alto por esta falta de perímetros de seguridad, algo que podría incluso acabar con vidas humanas, advierte Álvarez Taboada. Considera que la parte fundamental con estas peticiones de los estudios universitarios son “concienciar” y que “se sepa que no es normal tener más de 4.000 incendios en 15 años y que el 70% de los mismos sean intencionados”.

Desde el año 2000 a 2015 se ha trabajado con 3 niveles de análisis (municipal, comarca forestal y conjunto de la comarca de El Bierzo) y se han analizado 4171 siniestros (incendios y conatos) ocurridos durante ese tiempo. Este trabajo ha sido realizado por Pablo Puente Sobredo (Graduado en Ingeniería Forestal y del Medio Natural por la ESTIA-Ponferrada y Técnico de Apoyo en el Centro Provincial de Mando y en la Base de Helicópteros de Cueto de la Junta de Castilla y León, dentro del programa de prácticas de la Junta de Castilla y León con la ESTIA-Ponferrada), supervisado por Fernando Castedo Dorado (profesor en el Grado de Ingeniería Forestal y del Medio Natural en el Campus de Ponferrada), con la colaboración del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en León. El trabajo concluye que aumenta el número de conatos y baja el de incendios (con superficie quemada mayor a la hectárea) . Sin embargo, la superficie arbolada quemada tiende a aumentar, lo contrario ocurre con la no arbolada. La superficie quemada total ha sido de 68.089,23 ha, repartida de la siguiente forma: arbolado 8.764,9 ha (13%), no arbolado 58.302,94 ha (86%) y no forestal 1.021,39 ha (1%). En cada incendio se pierde una media de 14,47 ha. En el último cuatrienio estudiado se ha producido un descenso importante de la superficie media quemada por siniestro, “lo que pone de manifiesto una mejora en la disposición geográfica y temporal de los medios de lucha contra incendios”, explican. La causa de incendio más habitual en la comarca es la intencionalidad. En el período de estudio, un 57% de los incendios han tenido causa intencionada, si bien durante los últimos dos cuatrienios este porcentaje ha aumentado hasta el 70%.

La Universidad sigue dando forma a estudios que, según Álvarez Taboada, después servirán para definir actuaciones más efectivas por parte de las administraciones “a nosotros no nos corresponde la gestión de los incendios, pero es nuestra aportaciones y todos de la mano podemos hacer algo”. No será llegar a incendios cero “eso es una utopía”, dice Taboada, pero sí conseguir “minimizar sus efectos”. Por eso han trabajado en el empleo del sistema LIDAR para la caracterización de la interfaz urbano/forestal (IUF), para la prevención y la gestión del riesgo de incendios a escala local que ha permitido cartografiar las zonas con vegetación según el comportamiento previsible del fuego en caso de incendio, a partir de datos LiDAR. En la actualidad se está desarrollando un proyecto sobre la caracterización y evolución del combustible (matorral) en parcelas de quema empleando datos del sistema LiDAR y de satélites, para determinar si estas herramientas de detección remota pueden contribuir de forma efectiva al seguimiento de aquellas zonas que se queman de forma controlada y que ayudan a reducir el riesgo de incendio. Este trabajo facilitará las labores de seguimiento de estas parcelas, identificando aquellas donde la carga de combustible ya es elevada y por lo tanto donde deben plantearse nuevas medidas preventivas. Este trabajo lo están realizando estudiantes e investigadores de la ESTIA-Ponferrada en colaboración con los Equipos de Prevención Integral de Incendios Forestales (EPRIF) del MAPAMA, que son los encargados de realizar estas quemas. Este trabajo se centra en la zona de la Cabrera (Comarca Forestal de Truchas), con una dinámica de incendios similar a la del Bierzo.

En el Bierzo trabajan en la relación del incendio de Bárcena con la calidad de las aguas, un proyecto que concluirá a finales de año y en cuatro micro-proyectos sobre los efectos de los incendios, en colaboración con los alumnos del Bachillerato de Investigación y Excelencia del IES Gil y Carrasco de Ponferrada. Uno de estos trabajos determinará la hidrofobicidad de los suelos de la Tebiada berciana, derivada del incendio, en relación con la severidad alcanzada por el mismo y su repercusión sobre la erosionabilidad del terreno. Otro trabajo ahondará en el efecto del fuego sobre la germinación de semillas, puesto que la recuperación o no de la vegetación y la velocidad a la que lo hará después de un incendio depende mucho de las especies presentes en el territorio y sus adaptaciones al fuego. Otro de los proyectos va a evaluar la regeneración vegetal post-incendio a partir de imágenes de muy alta resolución tomadas desde un RPA (drone), para determinar cualitativamente los efectos del fuego, así como la regeneración que se produzca. Se prevé que los resultados de estos proyectos se presenten en junio de 2017.

Cuatro especies en peligro

Los primeros trabajos sobre el incendio de la Tebaida pusieron sobre la mesa que en la zona recorrida por el fuego se han visto afectados al menos 21 taxones de interés. Cuatro de los taxones localizados en la zona quemada se han clasificado como de prioridad de conservación muy alta (Armeria rothmaleri, Rhamnus legionensis, Cardamine gallaecica, Campanula adsurgens). Es de destacar que las labores de extinción permitieron que 17 taxones de interés localizados en la zona quedasen fuera del perímetro del incendio, en un área de influencia de 500 metros, dicen los expertos. Álvarez asegura que el geranio dolomítico, ubicado en la zona de los Doce Apóstoles pudo quedarse fuera del perímetro, pero desconoce cómo evolucionarán los que están dentro “lo sabremos en la próxima primavera”, adelanta.

Tres incendios 

A última hora de la tarde, el Bierzo vivía al lado de tres incendios, uno en la Lomba, en Benuza y otros dos en Ponferrada, uno en la ciudad y otro en La Martina. Los tres no sobrepasaron el nivel de alerta 0, pero dos de ellos requirieron medios aéreos. Las llamas seguían activas y los fuegos requirieron la intervención de un helicóptero y un avión de extinción en los dos primeros casos.
Volver arriba