Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

La separación y procesado de restos orgánicos crearía de 15 a 20 empleos en Ponferrada

EL BIERZOIR

Imagen de un operario de una planta de tratamiento de residuos. Ampliar imagen Imagen de un operario de una planta de tratamiento de residuos.
Alejandro Cardenal | 09/08/2017 A A
Imprimir
La separación y procesado de restos orgánicos crearía de 15 a 20 empleos en Ponferrada
Sociedad Expertos destacan los beneficios de la "economía circular" que gira entorno a este tipo de recogida, obligatoria a partir de 2025
Qué hacer con las toneladas de residuos que se generan cada día en las ciudades de todo el mundo ha sido tradicionalmente motivo de discordia y un quebradero de cabeza para las administraciones, que hasta los últimos años no han apostado decididamente por el reciclaje y prevención de residuos.

Ahora, esa apuesta no será una cuestión de principios ni de respeto con el medio ambiente, sino a la legislación. Según las indicaciones de la Unión Europea, a partir de 2025 la recogida separada de restos orgánicos, que actualmente se recogen junto a todo tipo de residuos no aptos para el reciclaje, será obligatoria, un desafío que según expertos en la materia debe plantearse como una oportunidad de explotar la «economía circular» que se puede generar entorno a esta nueva industria.

Así lo cree el investigador italiano Francesco Storino cuya tesis doctoral gira entorno al compostaje doméstico y comunitario. «La sencillez de las técnicas utilizadas para la producción casera de compost y la ausencia de transporte de basuras son las principales ventajas de este sistema de gestión de los residuos orgánicos», explica el Storino, «además existen posibilidades de trabajar conjuntamente con otras actividades del sector primario, como nuevo motor económico en la comarca», añade.

Otra alternativa pasaría por la recogida diferenciada para su gestión en plantas de escala municipal. En este caso, el compostaje podría ser llevado a cabo en pequeñas plantas con «maquinaria e instalaciones muy básicas» por lo que no serían necesarias inversiones faraónicas.

"La recogida diferenciada de estos residuos permitiría no sólo un mejor aprovechamiento de la materia orgánica, en el respeto de la llamada ‘economía circular’, sino también podría constituir una posibilidad para crear empleo local"

Este es el modelo austriaco, que según recuerda el investigador, es un ejemplo de gestión mediambiental y puede llegar a crear un empleo a jornada completa por cada 1.800 hogares u 800 toneladas de residuos, por lo que de aplicarse en Ponferrada podría suponer la creación de entre quince y veinte empleos.

Aunque Storino ha desarrollado su trayectoria investigadora en Navarra, donde ha estudiado diferentes experiencias exitosas de gestión local de residuos urbanos; conoce la idiosincrasia y la situación actual de la comarca, donde residió durante varios años y considera que en cuanto a gestión de residuos «tiene un amplio margen de mejora», sobre todo en lo que tiene que ver con la recogida y su posterior tratamiento. «Actualmente es muy poco eficiente. La posibilidad de implantar un circuito de recogida diferenciada de estos residuos permitiría no sólo un mejor aprovechamiento de la materia orgánica, en el respeto de la llamada ‘economía circular’, sino también podría constituir una posibilidad para crear empleo local, como ya ocurre en otras regiones cercanas», apostilla.

Y es que en Galicia, el Ayuntamiento de Santiago ha incorporado en el pliego para la concesión del próximo contrato de limpieza de la ciudad la dotación de contenedores que recojan de forma selectiva los restos orgánicos susceptibles de ser reutilizados. También en Pontevedra y municipios asturianos como Mieres se están llevando a cabo medidas similares.

En la comarca se planteó en el pasado, pero no cristalizó. El investigador recuerda que durante el año 2013 el Consejo Comarcal propuso un plan de reciclaje de residuos orgánicos para las zonas rurales, aunque nunca llegó a materializarse.
Volver arriba