Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

La fragua del Pozo Viejo de Fabero recobra la vida

EL BIERZOIR

El equipo de Becas CIAN-m 2017, ante la fragua de los talleres del Pozo Viejo de Fabero.  | Ania Pedraza / Soraya Triana Ampliar imagen El equipo de Becas CIAN-m 2017, ante la fragua de los talleres del Pozo Viejo de Fabero. | Ania Pedraza / Soraya Triana
Diana Martínez | 12/08/2017 A A
Imprimir
La fragua del Pozo Viejo de Fabero recobra la vida
Arte El programa artístico Becas CIAN-m pone a funcionar el taller de metalistería de la vieja instalación minera para el uso de los alumnos escultores / El sábado 19 se abre al público la exposición con las obras de este año
Hacía años, décadas, que no había fuego en la fragua. El taller de metalistería del Pozo Viejo de Fabero vio apagar su llama hace mucho, desde que la mina y los mineros dejaron de necesitar piezas y herramientas. Fue Federico Bañuelos quien dirigió aquel taller de metal durante un tiempo y es precisamente ahora, de la mano de su su sobrino, Tomás Bañuelos Ramón, cuando la chispa vuelve a saltar sobre el yunque de la vieja herrería.

Fabero vive con intensidad desde finales del mes de julio el Programa de Becas CIAN-m, la iniciativa de formación artística impulsada por Tomás Bañuelos, escultor faberense y profesor de Bellas Artes del a Universidad Complutense. Ocho becarios y varios colaboradores, bajo la coordinación de Soraya Triana, conviven en el pueblo en una estancia de varias semanas repletas de trabajo y formación artística en torno al patrimonio industrial. Pintores y escultores de sublime expediente académico crean y reflexionan alrededor del arte, la naturaleza y la minería dando un nuevo sentido a los espacios que la minería dejó como legado en Fabero.

Uno de esos espacios es la fragua del taller de metal del pozo viejo. Los viejos compresores ya no existen y han tenido que colocar una nueva turbina para insuflar aire al fuego. «Ha sido de un modo muy artesano pero funciona muy buen y sobre todo dos de los becarios están utilizándola par su trabajo», explica Tomás Bañuelos. «Para mí ha sido enormemente emocionante ver que tiene vida de nuevo, ver que le estamos dando una proyección tan noble como la que tuvo en su día a ese espacio, no sólo con el arte, si no también con la formación en oficios, con la reflexión sobre nuestro patrimonio». Golpeando el yunque saltan las chistas y la inspiración. Y las obras de los artistas se preparan para formar parte de la exposición que el programa de Becas Cian inaugurará en las instalaciones mineras del Pozo Julia a partir del próximo 19 de agosto de la mano del Ayuntamiento de Fabero.

Los becarios David do Nascimento, Natalia Ramayo, María Argüelles, Andrés Gabárres, Lucía Rodríguez, Jesús Martín Gómez, Iria Groba y Jennifer Bucovineanu, además de los colaboradores Manuel Díaz, Ania Pedraza o África Sacristán, aprovechan del primer al último detalle de su estancia artística en Fabero y forman ya parte de la familia CIAN-m gracias a esta tercera edición de las Becas que Fabero acoge con cada vez más entusiasmo.
Volver arriba