Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

El controlador de la ORA estaba con Gago cuando su amiga la llamó y éste no la vio hablar

ACTUALIDADIR

El pasado 12 de mayo, Carrasco fallecía abatida a tiros en una pasarela sobre el Bernesga. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen El pasado 12 de mayo, Carrasco fallecía abatida a tiros en una pasarela sobre el Bernesga. | MAURICIO PEÑA
I. Herrera | 17/12/2014 A A
Imprimir
El controlador de la ORA estaba con Gago cuando su amiga la llamó y éste no la vio hablar
Caso Carrasco La agente local declaraba que recibió una llamada de un número desconocido, descolgó, no oyó nada y colgó. Al controlador de la ORA no le consta que hablara
Una llamada de 17 segundos a las 17:19 horas de la tarde del crimen introducía a la agente de Policía Local en el triángulo telefónico, en el cruce de llamadas desarrollado entre el momento de los disparos y el de las primeras detenciones que conectaría a las tres imputadas. Raquel Gago negó ante la jueza haber hablado con Triana en ese espacio de tiempo, pero una frase desafortunada hacía tambalear su testimonio: «No sé si cortó ella o corté yo». Una expresión que no concuerda con lo que había manifestado previamente, que recibió una llamada de un número que desconocía, que descolgó y que había escuchado algo pero no entendió nada.

¿Por qué entonces no sabe si colgó ella o colgó Triana (que es la que efectuó la llamada con un teléfono de prepago)? La explicación que Gago dio a la jueza es que estaba pensando que fue en ese preciso momento cuando vio a Triana acercarse hasta donde estaba ella parada hablando con el controlador de la ORA. De hecho, habría sido en este momento cuando la hija de asesina confesa de la presidenta de la Diputación y el PP leonés dejó el bolso con el arma del crimen en el coche de Gago.

Por esta llamada que la policía local recibió la tarde del crimen ha sido preguntado el controlador de la ORA tanto en su primera declaración ante la jueza como en la segunda, cuando fue llamado a instancias de la defensa de Gago. En ambas ocasiones su respuesta era la misma, no vio a Raquel hablar por teléfono.

Además de por la respuesta que Raquel dio a la juez sobre el momento en que recibió la llamada, diciendo que estaba con el controlador, los tiempos también comprobarían que así era, que a las 17:19, hora a la que se registraba esta llamada de 17 segundos, ambos estaban junto al coche de Gago conversando, pues según su propia declaración, se encontraron en Lucas de Tuy «sobre las cinco y cuarto, cinco y veinte».

Este es uno de los argumentos que presumiblemente la defensa de Raquel Gago esgrimirá para solicitar de nuevo la libertad de su representada de la que reivindican su inocencia. Raquel Gago estuvo tomando café con Triana y su madre apenas una hora antes del crimen, coincidió con Triana minutos después del suceso y el arma homicida se encontraba en su coche siendo entregada a la policía 30 horas después de las detenciones. La agente de Policía Local leonesa se encuentra imputada y en prisión preventiva por el crimen de Carrasco en los mismos términos que Montserrat González y Triana Martínez, homicidio, tenencia ilícita de armas y atentado contra la autoridad.
Volver arriba