Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

"De qué sirve que un niño sepa colocar Neptuno en el Universo si no sabe dónde poner su tristeza o su rabia"

EL BIERZOIR

Ampliar imagen
Diana Martínez | 11/11/2015 A A
Imprimir
"De qué sirve que un niño sepa colocar Neptuno en el Universo si no sabe dónde poner su tristeza o su rabia"
Entrevista José María Toro, educador y escritor
Considerado una de las referencias de educación emocional a nivel nacional. Tiene un blog educativo en el que expone sus conocimientos y experiencias que ha superado ya las 500.000 visitas. Este miércoles traslada cara a cara a padres, maestros y niños, su sabiduría en una conferencia en Cacabelos.

–¿Sobre qué versará su conferencia de esta tarde en Cacabelos?

–La he titulado ‘La mirada del Co-Razón’ porque creo que en educación emocional y la resolución de conflictos, lo importante es la mirada. Hay situaciones que no podemos cambiar, pero sí podemos cambiar la perspectiva desde la que lo miramos. Se trata de compartir con padres y maestros una experiencia de interioridad y tratar de hacer ver cómo el estado emocional de los niños influye en su rendimiento académico y en su conducta.

–¿Se encuentra la escuela hoy en día con la necesidad de cubrir algunas carencias educativas que corresponderían las familias?

– Estamos en espacios diferentes. Antes estaban más marcadas las funciones de cada uno. Ahora es distintos porque los niños acceden a conocimientos mucho antes de entrar en la escuela, gracias a las tecnologías. Y los nuevos modelos de familia tienen necesidades y comportamientos diferentes. Pero la escuela debe cumplir una función educativa integral. No basta con imprimir conocimientos e información en los niños. No se trata de hacer sólo buenos ingenieros o médicos, sino también buenos ciudadanos. De poco sirve que un niño sepa colocar neptuno en el Universo si luego no sabe dónde colocar su tristeza, su rabia o su miedo. El reto es que esta tendencia de educación emocional no sea una moda, sino que esto sea capaz de establecer recursos para aumentar esa conciencia. Que una situación difícil en el aula nos ea un problema para un maestro, sino un reto profesional.

¿Las escuela pública convencional tiene recursos para eso?

– El recurso por excelencia es la inversión. Pero ni siquiera eso te garantiza el éxito, por eso intento transmitir a los maestros que el mejor recurso son ellos. La tecnología no convierte a un mal profesional en bueno, pero sí ayuda a quien es bueno, a ser un poco mejor. La solución no es inundar los colegios de ordenadores si luego no sabemos qué hacer con ellos.

-Sobre esa disyuntiva actual de deberes sí o deberes no, ¿qué opina?
– Lo primero que le cambiaría es el nombre. Habría que hacer una reflexión sobre ello, coordinarse, que las tareas no sean un sufrimiento y ni mucho menos una carga para los padres. Creo que el tiempo de clase debe aprovecharse en lo que profesores y alumnos deben hacer juntos. Y las tareas para casa, en algo que los niños sean capaces de hacer solos.
Volver arriba