Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

David Gustavo López: "Es difícil que el Grial haya llegado hasta nosotros"

VERANOIR

Imagen de la ruinosa ermita de la Virgen de la Portería en la localidad de Robledo de Omaña. Ampliar imagen Imagen de la ruinosa ermita de la Virgen de la Portería en la localidad de Robledo de Omaña.
Fulgencio Fernández | 14/06/2016 A A
Imprimir
David Gustavo López: "Es difícil que el Grial haya llegado hasta nosotros"
Historia Este estudioso de todo lo leonés presenta en El Corte Inglés 'La clave del Grial', donde documenta vinculaciones con una logia masónica y el Grial a partir de un hallazgo en una ruinosa ermita de Robledo de Omaña
David Gustavo López, ingeniero aeronáutico y estudioso de todo lo leonés, autor de numerosos estudios, hacía algo que es habitual en él, patear la provincia, una de las comarcas que más de gusta, Omaña. Iba a denuncia el abandono de  una pequeña ermita, la de Robledo de Omaña...

– ¿Y qué ocurrió?
– Se trataba de la ermita de la Virgen de la Portería, una advocación que se puso de moda a partir del siglo XVII, principalmente en la primera mitad del XVIII. Mirando algunos elementos interesantes que permanecían entre las ruinas (hoy ya han sido recogidos por su dueño, pues se trata de una propiedad particular), observé un relieve situado en la piedra clave del arco de la puerta de acceso que me llamó la atención, aunque en ese momento no alcancé a ver su verdadero significado; fue después, en mi casa, viendo con detenimiento las fotografías que había tomado.

– Era un elemento decorativo del arco de la puerta de la ermita... pero ¿puede él solo abrir tantas puertas, tantas teorías?
– Ya ves que sí, al menos a mí me los ha abierto, aunque este elemento se concatena con otros detalles.

– Hasta ahora sólo Francisco de Cadenas había escrito algo de este símbolo y lo despachó con una "suerte de adorno", ¿qué le llevó a estar seguro de que se trataba de algo más importante?
No intento levantar ninguna reacción. La época de la inquisición ya pasó – Cadenas pensó más bien en un blasón de los Flórez, vinculándolo con otros existentes en Asturias, pero no quedó convencido y por eso se refirió también a una posible "suerte de adorno".

–  Usted afirma en su libro que es un símbolo masónico y una representación del Grial, ¿sabe que hoy día y en León esta palabra ya levanta toda clase de reacciones?
– No intento levantar ninguna clase de reacción. Los tiempos de la Inquisición ya pasaron. La Masonería formó y forma parte de la historia, incluso de la leonesa, y por lo tanto está ahí, como un capítulo más, precisamente poco estudiado por esos tabús. El Grial es otra cosa, una reliquia deseada en todos los tiempos que, si existió, difícilmente habrá llegado hasta nosotros. Distinta es la literatura legendaria que se ha creado a su alrededor y los sueños que ha despertado. Carl Gustav Jung escribió de él: "La leyenda del Grial ha estado siempre en contacto con las capas más profundas de la psique humana".

– Dando por bueno el símbolo y el Grial ¿Esta aparición apoya o rebate las investigaciones de Margarita Torres y el Grial de San Isidoro? ¿Hablaríamos del mismo cáliz?

La masonería formó y forma parte de la historia, incluso de la leonesa, está ahí – El relieve de Robledo de Omaña es una alegoría creada muy probablemente por un masón o por una célula masónica. Todos sus símbolos, desde los relativos a sus rituales iniciáticos hasta los de sus templos están en la ermita. Además, esta alegoría se extiende también al Grial, según la concepción que de él y su leyenda ha creado la literatura artúrica medieval, especialmente el romance ‘Perceval’, escrito hacia 1180 por el francés Chrétien de Troyes. Hasta aquí nada tiene que ver con las investigaciones de Margarita Torres.

– Habla en el libro de la ‘extraña’ orientación del templo y hasta encuentra "una línea que conecta" el templo de Robledo con San Isidoro de León, ¿en qué se basa?, ¿tan extraña es la orientación de la ermita de Robledo de Omaña?
–  Aquí sí podría haber un punto de conexión con el supuesto Santo Grial de San Isidoro. Casi seguro que se trata de una casualidad como tantas otras que se dan en los estudios de arqueoastronomía. La ermita está orientada de tal modo que la recta que une el relieve de la clave con el punto por donde aparece el Sol en el día del solsticio de invierno nos da la clave del lugar donde se halla el Grial. Es la doble clave que me sirvió para titular el libro. Pero, ¿cómo sabía el supuesto masón que construyó su templo en este recóndito lugar de Omaña dónde estaba el Grial? Insisto en mi creencia de que se trata de una casualidad. Pero así nacen los mitos.

–  ¿Hay más documentación sobre la presencia en la comarca de la logia masónica a la que pertenecería este símbolo de la iglesia de Robledo?
El relieve es una alegoría creada por un masón o por una célula masónica, nada que ver con la investigación de Torres– Uno de los símbolos existentes en la puerta de la ermita son tres lises,  curiosamente distribuidos y  representados, que podrían hacer referencia al nombre de la primera logia masónica de España: «Las tres flores de lis», fundada en 1827, una fecha casi coincidente con la construcción de la ermita. Pero, claro, la flor de lis, o el lirio, más concretamente, formaba parte del escudo de armas del constructor de la ermita, y también era la flor que San Bernardo tomó del Cantar de los Cantares de Salomón para simbolizar a la Virgen María. De una cosa no hay duda, el constructor siempre jugó con dobles símbolos, no quería jugarse la cabeza.

– ¿Qué aporta su libro y sus investigaciones al debate sobre el Grial? ¿cómo valoraba este debate antes de su hallazgo y cómo lo valora ahora?
– Creo que son los lectores quienes deben juzgar. Yo solo abro interrogantes.
Volver arriba