Publicidad
Zabaco, la guinda para la defensa de la Deportiva

Zabaco, la guinda para la defensa de la Deportiva

DEPORTES IR

Zabaco, durante su etapa en la Cultural. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen Zabaco, durante su etapa en la Cultural. | DANIEL MARTÍN
L.N.C. | 03/07/2018 A A
Imprimir
Zabaco, la guinda para la defensa de la Deportiva
Fútbol / Segunda División B El central zurdo llega al conjunto berciano tras disputar la fase de ascenso con el Cartagena
La Deportiva anunció ayer el fichaje del central zurdo Míchel Zabaco, que se convierte en el séptimo fichaje del conjunto berciano para la próxima temporada.

Con su incorporación, la escuadra blanquiazul pone la guinda a una zaga de lujo. Y es que el futbolista burgalés, que cumplió 29 años el pasado mes de febrero, es un futbolista consagrado en Segunda División B y lleva más de ocho temporadas en la división de bronce.

Y es que desde que debutase en la categoría con apenas 20 años en la temporada 2010/2011 con el Atlético Madrid B, club en el que dio sus primeros pasos como futbolista, nunca ha bajado de los 2.000 minutos por temporada.
Las dos últimas campañas las jugó en el Cartagena, club con el que acarició la gloria en una fase de ascenso que finalmente no tuvo final feliz para el equipo blanquinegro.

Si bien ya era un futbolista contrastado en la categoría y no necesitaba cartel de presentación, ha sido en el Cartagena donde se ha confirmado como uno de los mejores centrales de toda la Segunda B, club que deja con un amargo sabor, ya que fue un gol suyo en propia en el minuto 97’ ante el Rayo Majadahonda el que dio la eliminatoria al conjunto madrileño en el cruce de campeones de la recién concluida fase de ascenso.

El disgusto que supuso no poder lograr el objetivo tras acariciarlo con la  yema de los dedos empujó al central a cambiar de aires. «Considero, muy a pesar de mi familia y mío, que se ha acabado un ciclo deportivo. Tras mucho pensarlo y valorar todo, creo que lo más conveniente era cambiar de aires», aseguró el ya jugador de la Deportiva.

Pese al disgusto final, los números de las últimas campañas refrendan que ha alcanzando su madurez como futbolista. 34 partidos, 32 de ellos como titular y dos goles, el mejor registro de su carrera, firmó el pasado curso, mientras que en la 2016/2017 jugó 3.240 minutos repartidos en 36 partidos, todos ellos desde el inicio.

Antes de recalar en el Cartagena y tras no tener demasiado protagonismo en el primer equipo del Almería en Segunda División, jugó la segunda mitad de la temporada 2015/2016 en la Cultural. En el filial andaluz militó tres temporadas tras jugar temporada y media en el Atlético de Madrid B.
Volver arriba
Newsletter