Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Yo te ayudo, tú me ayudas, nosotros nos...

Yo te ayudo, tú me ayudas, nosotros nos...

CULTURAS IR

Ret Marut acogió las reparaciones en red en la que los asistentes aportan su saber hacer, en este caso con la bicicleta. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Ret Marut acogió las reparaciones en red en la que los asistentes aportan su saber hacer, en este caso con la bicicleta. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 03/02/2019 A A
Imprimir
Yo te ayudo, tú me ayudas, nosotros nos...
LNC Domingo Red de Cooperación Altruista es un proyecto solidario y colaborativo que lleva algo más de un año funcionando en León y que hace unos días se hicieron ‘visible’ con una actividad en el Ret Marut, de su proyecto Reparaciones en red, en el que cada cual aporta lo que tiene o sabe hacer
¿Tienes algún aparato que quieras reparar, pero no sabes por dónde empezar? ¿Tu bici suena como una carraca y no sabes por qué? ¿Quieres coger los bajos a un pantalón, pero no puedes hacerlo sin ayuda? ¿Se te da bien cacharrear y te gustaría echar una mano?...». Este texto formaba parte de la invitación a participar en una actividad que se celebró en el bar Ret Marut de León bajo el amparo de Reparaciones en Red. Se remataba con un lema: «tráete algo para reparar y tu sabiduría para arreglar . No lo tires, aún puede tener muchas vidas», en un mensaje que combate claramente «el consumismo, y ofrece un lugar para luchar contra la obsolescencia programada que, junto a las modas, nos impulsa a comprar nuevos aparatos constantemente, creando basura tecnológica que repercute de manera destructiva en el medio ambiente» y en los países y personas explotadas como mano de obra barata.

Tuvo una muy buena acogida la convocatoria, por el Ret Marut aparecieron las bicicletas que sonaban como carracas, aparatos que no funcionaban pero podían hacerlo, tejidos a los que un «pespunte hecho con buenas manos» devolvía a la vida y podía ser de nuevo usado... se produjo aquello que buscaban, «una transferencia de saberes y una cooperación entre personas».

En el horizonte, camino de ser pronto una realidad, está su biblioteca de herramientas, a la que cada cual aportará aquello que pueda ser útil para esa red de cooperación.

Pero este proyecto de Reparaciones en red forma parte de otro más ambicioso, más abierto a otros campos, nacido en León hace poco más de un año: Red de Cooperación Altruista. «Es un colectivo altruista, ya lo dice su nombre, integrado por voluntarios, un colectivo abierto que rechaza cualquier tipo de discriminación y tratamos de ofrecer a quien lo necesite un apoyo integral, lo más amplio posible, desde emocional a jurídico».

Y es que desde lo emocional a lo jurídico ha sido necesario para abordar muchos de los casos que les han llegado: desde trabajar con las pocas familias sirias que han conseguido llegar como refugiadas a chavales a los que se facilita una bicicleta, reparaciones en hogares necesitados o casos como el de Henar, que confiesa que «me han dado más de lo que jamás les podré devolver pues, por ejemplo, me han dado ganas de luchar por mi vida, en medio de una depresión de la que ni siquiera me atrevía a hablar de ella como ahora lo hago, con esperanza al ver que aún queda gente que lucha por otra gente, de una manera altruista. Jamás les podré pagar las ganas de vivir que me han dado y la alegría de poder hacerlo».

Han abordado otros muchos casos, gente a la que quieren expulsar de sus casas y como no tienen dónde ir intentan quedarse y les cortan el agua, la luz... para hacerles la vida imposible. «Nuestro apoyo jurídico dio resultado», como lo dio con una mujer, Pilar, que vivía en una especie de almacén con su hija y le encontraron casa. «No hay dinero ni ningún otro tipo de compensación de por medio pues no lo buscamos, solo queremos combatir el individualismo de la sociedad, romper los muros de la insolidaridad y aportar una cooperación altruista. Buscamos crear, a través del cariño y la empatía una sociedad coherente, sana y sin discriminaciones».
De momento trabajan en la ciudad y pueblos del alfoz, en los barrios, pero no le ponen ninguna puerta al campo y llegarán hasta donde pueda esta increíble gente empeñada en dar, en compartir, en buscar un mundo más solidario.

Y todo ello, a cambio de nada... al menos de nada material.
Volver arriba
Newsletter