Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Ya no te puedo querer

Ya no te puedo querer

OPINIóN IR

16/02/2018 A A
Imprimir
Ya no te puedo querer
"Ya no te puedo querer / mi cariño se acabó/ lo quemó tu falsedad/ tus palabras de papel". ¿Se acuerdan de aquella rumba bailona de Manolo Escobar? Mi imaginación me dice que algo así han empezado a entonar los de Ciudadanos a los del PP en León, como si estuviésemos ya a un paso de las municipales y tuvieran que poner en marcha la operación ‘sálvese quien pueda’.

Algo parecido al bloqueo del Congreso ocurre aquí en Ayuntamiento y Diputación, donde el postureo de los naranjas busca erosionar a los populares sin desvincularse del todo de ellos, por si vuelven a necesitarlos.

Calculo que este calentón del tira y afloja repentino pueda deberse a esas encuestas que les dan unos resultados hipotéticos tan abultados que no se los acaban de creer ni los de Ciudadanos. En todo caso, tal y como están las cosas en León, el gran peligro del PP por el margen derecho no son los chicos de Albert Rivera sino el propio PP.

Que se prepare Majo, el presidente del PP –si no lo está ya–, para las perrerías de esos ‘suyos’ que ya andan moviendo ficha y acercando posturas con mañuecos y cía.

El "Al suelo, que vienen los nuestros" que se le atribuye al ministro Pío Cabanillas queda que ni pintado en un PP de León que jamás ha logrado encontrar la calma (en todos los partidos cuecen habas), por mucho que intentaran vender tras el asesinato de Carrasco que los bandos estaban apaciguados. Por cierto, es interesante recordar quiénes ejecutaron a la presidenta y esos detalles aún sin respuesta que rodearon un caso demasiado cargado de incógnitas.
Volver arriba
Newsletter