Publicidad
Ya me parecía a mí

Ya me parecía a mí

OPINIóN IR

25/05/2020 A A
Imprimir
Ya me parecía a mí
¿Sabes, Maruja, que el chico de Mariano, el de Teresa, quiere ser ingeniero, o astronauta? Ya me parecía a mí… ¿Y que la mayor de Agripina se ha echado un novio guardia civil? Ya me parecía a mí… ¿Pero, a que no sabías que la tierra era redonda? Ya me parecía a mí… Era la forma en la que el no saber convertía en aquiescencia y aceptación, como dispositivo o resorte para la vida; pero, también, la fórmula con la que cada uno se cerraba a sí mismo la puerta del conocimiento que es la duda. Convencimiento de que todo podía llegar a ser nada y la nada llegar a abarcarlo todo, por lo que no merecía la pena darle más vueltas a la cruda realidad, esa que se presenta cada día y a cada momento con sus exigencias. Maruja, la hora de cenar. Ya me parecía a mí. Estas patatas están incomestibles. Ya me parecía a mí: se las echaré a los gochos. ¿Y qué cenamos nosotros? Leche migada, bobo.

¿Te das cuenta, Mario, que siempre votamos a los más listos? Ya me parecía a mí… ¿Y en las próximas elecciones, a quién votarás tú, Mario? A los mismos. Ya me parecía a mí… y ambos dejan pasar, volando, su destino. ¿Sabíais que, por el año 981, Almanzor, el caudillo moro, llegó ante las murallas de León con ánimo de destruirlas y arrasar la ciudad, llevándoselo todo? ¿Y entre sus tropas venían muchos nobles leoneses, gallegos y castellanos, atraídos por la avaricia? Y eso fue lo que hicieron y la ciudad quedó arruinada y vacía. Ya me parecía mí…

Alguien escribió una vez un poema titulado ‘Corocota’ que decía: «Mi voz es heredera de generaciones de vencidos… del odio al opresor, todo opresor, el que no tiembla cuando escucha el interminable canto de las noches del oprimido» Ya me parecía a mí… ¿Creéis, amigos, que los poetas dicen siempre la verdad? Ya me parecía a mí… ¿Y que no son los únicos que lo hacen? Ya me parecía a mí… «Mi voz es heredera de las generaciones de las hojas, de generaciones de palomas, de generaciones de vencidos». Los poetas desaparecen de repente, como los racimos de las viñas a la orilla del camino. Hay hasta quien asegura que pasean sin tino por las ciudades dentro del horario que les tienen asignado los políticos… y algunos sin mascarilla… Ya me parecía a mí… ¿Has visto como resisten, Maruja? Ya me parecía a mí, Regina.

Oiper philon gene toide kai andrón: Como las generaciones de las hojas, así las de los hombres. Homero dixit.
Volver arriba
Newsletter