Publicidad
¿Y tú, qué propones?

¿Y tú, qué propones?

CULTURAS IR

Autorretrato. | Javier Carpintero Ampliar imagen Autorretrato. | Javier Carpintero
Reme Remedios | 18/09/2015 A A
Imprimir
¿Y tú, qué propones?
ARTE, CREATIVIDAD Y TERAPIA EN DOSMILVACAS Qué ocurre en esta exuberante y rica comarca de León, el Bierzo, que no acabamos de tomarnos en serio que el arte sí es importante y necesario. ¿Qué proponen nuestros artistas ante esta situación?
El artista nos regala continuamente, a través de su obra, diferentes formas de ver la realidad; visión caleidoscópica que, sin querer decir sea la verdad absoluta, son planteamientos diversos en los que podemos encontrar inspiración para desarrollar nuestras propias verdades.

Javier Carpintero, el abrelatas y Britt, tres de nuestros artistas colaboradores, tienen en común vivir en el Bierzo y estar activos en su trabajo creativo aportando continuamente a la comunidad ricos tesoros de expresión artística. Con qué obstáculos se encuentran. Cuáles son las carencias con las que tienen que convivir. Qué ocurre en esta exuberante y rica comarca de León, el Bierzo, que no acabamos de tomarnos en serio que el arte sí es importante y necesario. Qué proponen nuestros artistas ante esta situación. Aquí les dejo su testimonio, sirva como despedida a mi colaboración estival en este espacio de La Nueva Crónica, que sí sabe que la cultura y el arte son parte fundamental de nuestro desarrollo como sociedad y nos da la posibilidad de expresarlo en sus páginas.

Javier Carpintero


El Bierzo tiene grandes carencias en lo que se refiere a actividad cultural. Pese a ser mayor que muchas capitales de provincia de la comunidad, se observa una discriminación por parte de las instituciones, y Ponferrada no tiene, por ejemplo, una sala de exposiciones de la Junta de Castilla y León en la que se puedan ver las muestras itinerantes que organiza -afortunadamente no pasa lo mismo con el teatro- . Algunos espacios que nacieron con mucha iniciativa, como Estación Arte, han quedado prácticamente vacíos de contenido y sin uso.

Aún así hay que reconocer la labor de asociaciones como el Instituto de Estudios Bercianos, que, de forma altruista, consiguen estirar su escaso presupuesto en numerosas actividades de calidad, pese a que a veces no consiga la respuesta del público. Es triste ver conferencias, exposiciones, muestras de cine, conciertos….sin apenas público. Sí, no sólo las instituciones son culpables, los ciudadanos también lo somos por no responder positivamente a sus iniciativas.

Mi propuesta es que las instituciones consigan una continuidad programando en los espacios ya disponibles, a ser posible coordinándose entre ellas para que no coincidan actos en la misma fecha. Los posibles nuevos espacios deberían estar bien situados, para facilitar al público su disfrute. También abrir la posibilidad de que actividades organizadas de forma privada, tengan un pequeño apoyo económico de ayuntamientos y Junta. Y por supuesto, un mayor porcentaje de los presupuestos en cultura, aunque no es fácil decirlo en época de crisis.

El abrelatas


Para mí, uno de los problemas “salvables” del arte y de la creación artística en nuestra comarca es la de la escasa participación. Puede ser posible por el miedo a nuevas experiencias o desinterés hacia el arte y su entorno, realmente nunca lo he tenido muy claro.

Lo que sí que sé, es que, durante todo el año, se hacen actividades: exposiciones, talleres, charlas, conciertos, etc. abiertos a la participación que en numerosas ocasiones se ven avocadas a la cancelación o aplazamiento por falta de participación. Este hecho, llega, en ocasiones, a generar desánimo en organizadores y gestores culturales y lleva a artistas y creadores a la individualidad.

Creo que abrir espacios públicos a la intervención y divulgación artística lejos de otros intereses, facilitaría la proximidad de los bercianos al maravilloso mundo del arte, además de permitirles apreciar el trabajo y esfuerzo de artistas y organizadores que día a día, ponen alma, corazón y vida para hacer de esta comarca un lugar más hermoso y culturalmente más inquieto.

Carlos Javier Britt


Primero como aficionado, siempre me ha gustado ver bandas en directo, y después como músico, llevo muchos años en contacto con la escena de grupos locales, y algo que desde el primer momento me resulta molesto, es la poca o nula interacción entre ellos, salvando contadas excepciones.

Que quede claro que no digo que todos vayamos de la mano a comer un helado y a hacer barbacoas juntos, solo pido que la gente se baje de su ego y demuestren un poco de respeto unos por otros, porque todos vamos a las mismas tiendas a comprar el material y todos tenemos que enfrentarnos a los mismos problemas, la falta de salas de conciertos y todos echamos horas en los locales de ensayo.

Hablando de los locales, esos inviolables reductos en los que se produce la magia y se elaboran las canciones -no sin mucho trabajo, y casi siempre con calor o frío, según la época del año- aquí siempre ha habido bastantes problemas para encontrar un sitio donde guarecerse y poder practicar a gusto.

Creo que la solución no es solo la unión de bandas, sino que también que las instituciones públicas se preocuparan un poco, habilitando algún espacio con locales para los grupos, donde, por un módico alquiler -que algunas bandas se están gastando verdaderas fortunas solo en el agujero para ir a ensayar- disponer de un local decente. Esto, creo que además resolvería otros dos problemas, como son la queja de los vecinos en muchos de los locales ahora regentados y fomentaría el contacto con las bandas.

El edificio de los locales podría contar con una zona preparada para realizar conciertos -poco más que una tarima y unos enchufes- de los grupos que lo habiten, lo que ayudaría aún más al contacto entre bandas.

Todo esto es algo con lo que siempre he soñado, que las instituciones en El Bierzo han ido sondeando cuando les ha interesado, aunque al final nunca se ha llevado a cabo, porque que le vamos a hacer, a nadie le interesa lo que hagan unos yeyés o melenudos que hacen música ‘ratonera’.

Y usted, ¿qué propone?
Volver arriba
Newsletter