Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

¿Y si Mari Trini viviera?

¿Y si Mari Trini viviera?

CULTURAS IR

Imágenes tomadas por la Udev esta semana en la localidad asturiana de Berbes, donde Mari Trini vivió con Antonio Da Silva. Ampliar imagen Imágenes tomadas por la Udev esta semana en la localidad asturiana de Berbes, donde Mari Trini vivió con Antonio Da Silva.
T.G. | 28/01/2018 A A
Imprimir
¿Y si Mari Trini viviera?
LNC Domingo Nadie sabe dónde está ni ella, ni su hija Beatriz. Se les perdió el rastro en Matadeón de los Oteros en 1987, donde vivían con su marido y padre, Antonio María da Silva. Él, ‘El Portugués’, es el principal sospechoso de una desaparición que los juzgados han reabierto ahora
¿Y si Mari Trini viviera? ¿Y si estuviera en casa viendo su imagen en las noticias que hablan del desconocimiento de su paradero y del de su hija Beatriz? ¿Y si al fin consiguió ser una mujer libre del hombre que la maltrataba? ¿Y si...? Muchas incógnitas para una historia de la que todavía no se ha escrito un final pero que sin duda sería perfecto de darse por bueno que Mari Trini Suardíaz viviera ahora bajo otra identidad tras haber conseguido huir junto a su hija Beatriz.

Las investigaciones de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Gijón, encargada del caso, van en otro sentido: buscan sus cuerpos o al menos pistas que les pongan en la senda de su paradero. Como principal sospechoso de la desaparición señalan a Antonio María Da Silva, ‘El Portugués’, pero la policía española no ha hablado todavía con él, que estaría exento de culpa de haber sido culpable de algo puesto que el caso habría prescrito, según señalan fuentes cercanas a la investigación. Tampoco dan con su residencia, que suponen en Portugal. Pero pueden las ganas de saber dónde están estas mujeres.

Si Mari Trini viviera hoy tendría 54 años. Su hija Beatriz, 30. Mari Trini Suardíaz Suero se casó con ‘El Portugués’ siendo su segunda esposa (la primera, Teresa, con quien tuvo ocho hijos consiguió deshacerse de él). Vivieron en Asturias, de donde ella era natural, y también en la localidad leonesa Matadeón de los Oteros. Es aquí, al sur de León, donde la historia comienza a conocerse. En febrero de 2016, la UME y la UDEV llegaron a Matadeón para buscar los cuerpos de ambas mujeres en el solar que ocupó la casa donde vivió el matrimonio. Inspeccionaron el subsuelo, en el que había una bodega cegada, con la esperanza de encontrar sus cuerpos. Pero nada. Entonces un año después, en febrero de 2017, se archivó el caso. De ellas quedaba la sospecha de haber podido ser asesinadas por Antonio María Da Silva. Y muchas incógnitas. Los vecinos relataban por aquel entonces cómo un día Mari Trini tiró por la ventana una nota pidiendo ayuda. En 1987 se las perdió la pista.

La historia palpita desde entonces por las calles de Matadeón de los Oteros y estos días también en la localidad asturiana de Berbes (Ribadesella), donde al parecer ella utilizó antes el mismo método de auxilio para salir de aquel infierno. Y es que después de un año con el caso dormido y sin hilos de los que tirar, el Juzgado de Instrucción Número 4 de Gijón lo ha reabierto.

La UDEV se trasladaba este lunes a Berbes para inspeccionar las propiedades de Antonio Da Silva en la localidad. Allí hallaron una fosa séptica que había realizado el propio Antonio sin que nunca le hubiera dado utilidad práctica en este sentido, según señalan fuentes policiales asturianas. «Lo más llamativo es que tenía la forma y dimensiones de un cuerpo humano», cuentan. Ante la sospecha de que pudiera albergar esta cavidad los cuerpos de las mujeres, procedieron a excavar el fondo y los alrededores. Pero nada.

El hueco de un cadáver

Allí, en Berbes, quedaban enseres testigos del paso de Mari Trini y Beatriz por la casa: una cuna, ropa, cartas manuscritas y documentación varia que ahora estudian a fondo buscando entre ellas alguna pista. Pero la decisiva de estos días la puso un vecino: la balsa de una explotación minera que se encuentran próxima al pueblo. «Frente a dicha explotación se creó una balsa para recoger el agua que se bombeaba desde la mina, que se cerró por problemas técnicos y desde entonces la balsa fue utilizada por los habitantes del lugar para arrojar animales muertos, vehículos y otros desechos. Ahora esta práctica está prohibida, pero muchos de esos efectos siguen latentes en esa agua. Los agentes no pudieron corroborar la presencia de los automóviles porque el nivel del agua no lo permitía, pero recogieron esta información para ponerla de manifiesto en el informe que se ha remitido a la autoridad judicial», explican fuentes de la Subdelegación del Gobierno asturiana. Ahora será el Juzgado encargado del caso el que determinará si continuar con las pesquisas a tenor de lo aportado estos últimos días.

Quienes conocieron a Antonio Da Silva no dudan en hablar de su carácter «rudo». «Un tipo raro, que apenas hablaba con nadie y que hacía cosas tan raras como cemento en el maletero de su coche», cuentan por Matadeón. Allí vivió antes de con Mari Trini, con Teresa, su primera mujer. Pero a parte de la anécdota de la nota que o del momento de la venta de la casa, poco recuerdan. Recuerdos inconexos, historias contadas a medias, pistas que pasaron de Matadeón a Asturias siguiendo una historia con más sombras que luces...

Si Mari Trini y su hija están en la balsa asturiana, acabará la historia. Pero... ¿y si estuviera viva? Quizá habría dado en adopción a su hija Beatriz como la recomendaron personas de su entorno en Asturias. O podría ser que vivieran juntas, ajenas a todo el revuelo que gira alrededor de una historia que tiene el final por escribir. ¿Y si...?
Volver arriba
Newsletter