Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

¿Y si 'escarrilo'?

BLOGGINGIR

08/07/2018 A A
Imprimir
¿Y si 'escarrilo'?
Me río yo de estos tontos que ahora van a la cárcel (¡quieto ahí!que no voy por ahí) porque hacen de pequeños Nicolás y esas cosas. Qué falta de imaginación y sin Mariano en el Gobierno ya se puede decir que «ni la tienen y lo que es peor, no tienen quién se la ponga», que ya os digo que no veo a Sánchez emocionado ni en un campo de alcachofas, ni en un chiringuito, ni con los vecinos, ni con el alcalde...

Al suco, que voy a la boda del Tío Vinagre y si ‘escarrilo’ ahora ya no entro por la calleja ni con el GPS del sargento Picurri, antes cabo Picurri, único enemigo declarado de la ley de la gravedad cuando preguntó que cómo era posible que un misil del glorioso ejército nacional matara a los enemigos aunque estuvieran de la parte allá del monte.

– Por la ley de la gravedad; le dijo un estudiao.

– Te meto una patada que te reviento, los misiles del glorioso ejército nacional caen por su propio peso.

Al suco otra vez, que voy a la boda del Tío Vinagre y si ‘escarrilo’...

Era la cosa en lo tocante a echarle imaginación a la vida. No se me olvida a mí un cabrón de la cuenca de Gordón. Se encerraron en el Ayuntamiento unos que no cobraban, pasé la noche con ellos y al salir me aborda un tío todo trajeado: «¿No quieres la versión del alcalde?».

Y me dio una rueda de prensa personalizada, con un empaque... Lo único malo es que no era el alcalde sino un profesional de reconocida trayectoria en el sector. Lo he encontrado mil veces más, de policía, de párroco aunque parece que una vez de guardia civil se le complicó. Todo oficio tiene sus riesgos.

Ahora, para profesionalidad la de otro ‘encabezao’ del gremio de allá para Abelgas. Tenía que ir de fiesta y no encontraba coche. Llamó al 112. A la enfermera le extraño que aunque le doliera el pecho iba elegante como si fuera el novio de una boda. Pero más le extrañó cuando sacó un cigarro y lo prendió en la camilla.

– ¿Qué hace? ¿Está loco?

– Déjeme por dios; no vaya a ser el último que fume.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle