Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Y los montes parieron un ratón

Y los montes parieron un ratón

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 12/12/2018 A A
Imprimir
Y los montes parieron un ratón
Os juro que no he viajado al tío Google. No soy de citas que no sean de paisanos anónimos y sabios, que no aparezcan en el baúl de internet, pero esta que voy a usar hoy la llevo conmigo desde que entré en este negociado de la prensa escrita, desde que me tocaba con frecuencia acudir a ruedas de prensa, anunciadas a bombo y platillo... para nada.

Y aprendí esta cita que sí sé. Y, como era la única, en latín y castellano. Y, como era la única, elegí a un clásico, incuestionable, recomendado por mi hermano, que anda por los procelosos mundos de la filosofía. Así, de la Ars poetica de Horacio elegí: «Parturient montes, nascetur ridiculus mus», que viene a ser en la versión endulzada: «Parieron los montes y nació un insignificante ratón». Digo endulzada porque me cuesta trabajo creer que ‘ridiculus’ significa insignificante, pero si mus es ratón...

Vuelvo al carril. A la vista de la cantidad de micrófonos que esperan, de la pose circunspecta del orador, bien se podía creer que los montes están a punto de parir la solución para el futuro de esta tierra. Pero he mirado el periódico, de atrás adelante y al revés, y no la ha visto, que estar igual está pero no acierto con ella. Veo mucha frase de manual, que vale igual para León que para Andalucía (como el edificio de Correos) y que repite unas páginas más atrás el subalterno del que aquí habla.

¿No sería bueno importar políticos argentinos? En fútbol dio resultado, para lo de explicarse. Y algunos meten goles, pero ese tema es muy otro.
Volver arriba
Newsletter