Publicidad
"Vivimos tiempos de extremada y cruel estupidez"

"Vivimos tiempos de extremada y cruel estupidez"

LNC VERANO IR

María José Cordero con el poeta Juan Carlos Mestre, con el que ha colaborado en diversos trabajos, como ‘La bicicleta del panadero’, al que pertenece la foto. Ampliar imagen María José Cordero con el poeta Juan Carlos Mestre, con el que ha colaborado en diversos trabajos, como ‘La bicicleta del panadero’, al que pertenece la foto.
Fulgencio Fernández | 13/09/2020 A A
Imprimir
"Vivimos tiempos de extremada y cruel estupidez"
Cultura María José Cordero estrena este domingo, en el primer concierto del Festival de Música Española, su ‘Cantata del éxodo’, obra dedicada a las víctimas de las guerras... y campos de refugiados
«Me asusta la tranquilidad con la que las sociedades asumen el desprecio por la vida de los otros, incluso algunos que se confiesan cristianos y tanto dicen defenderla. Vivimos tiempos de extremada estupidez y, lo que es peor, crueldad». Es una de las frases con las que María José Cordero explica cómo un día se revolvió nuevamente ante las fotos de prensa, ante las imágenes de televisión con escenas de guerra, de muerte, de violencia y se sentó a hacer lo que estaba en su mano de creadora, de música, de compositora... Escribir la ‘Cantata del éxodo’, que hoy se estrena en el primer concierto del 33º Festival de Música Española de León. (En el Auditorio, a las 20 horas).

- Realmente la obra la escribí hace unos años, pero la he retocado casi completamente, le he dado la vuelta de tal manera que de aquella composición inicial sólo permanece el tercer tiempo y he añadido un cuarto tiempo. Se puede considerar su estreno, lo es, y estoy muy agradecida al Festival y a Miguel Fernández Llamazares, su director, porque no está muy fácil estrenar una obra en estos tiempos». Lo hará la Orquesta de Cámara Ibérica y el Coro CantArte, bajo la dirección de Dorel Murgu.

De Ruanda a los refugiados


Recuerda María José Cordero que entre aquellas imágenes que golpeaban su mente le impactaban las de el genocidio de Ruanda con la población Tutsi por parte del gobierno hegemónico Hutu pero sin ‘descanso’ en el tiempo se fueron sucediendo guerras y crueldades hasta una realidad actual que le parece tan aterradora como las guerras, los campos de refugiados. Aún están recientes las del incendio que pudo causar una gran masacre en el campo de refugiados de Lesbos. «Insisto, me aterra el desprecio que las sociedades muestran con las vidas de los otros». Y ve en los campos de refugiados un claro ejemplo ante el sufrimiento de unas personas de las que afirma que «viven un cautiverio sin futuro, encerrados sin salida, reos sin culpa. Imagina lo que pudo ocurrir en el fuego de Lesbos, más llamativo, pero piensa en lo que está ocurriendo con la pandemia, cómo la están sufriendo allí, hacinados. Creo que el mundo no ha sido capaz de aprender nada de lo que ha ocurrido antes».

Se muestra María José Cordero convencida de que «la historia nos debería haber enseñado algo» pues «me parece realmente espantoso que el género humano haya llegado a este punto tan atroz, de tanta crueldad multiplicada». Por ello, lamenta que aunque el origen de la ‘Cantata del éxodo’ esté lejano en el tiempo los motivos que la desencadenaron siguen estando presentes y «hasta más vigentes que nunca. La idea inicial era ir acompañando la música de imágenes de guerras, de éxodos, que nos recordaran que jamás han perdido triste actualidad; pero no ha podido ser aunque seguro que están en la mente de todos los espectadores, se los evocará la música y la bella letra que le ha puesto mi amiga Jesusa Lobo, también música y gran escritora, como ha vuelto a demostrar en la letra de esta cantata».

La obra está dedicada a las víctimas de las guerras y, en general, de los éxodos, a aquellos que se han visto obligados a abandonar sus casas y sus tierras. «El éxodo, la huida, ya es un horror en sí mismo pero si le añades el componente de tener que hacerlo amenazado por la violencia, entonces te das cuenta de que la vida humana no importa nada, yo diría que menos que nada; por eso digo que me parece tan cruel como estúpido».

Frente a ello nace la ‘Cantata del éxodo’ que este domingo se estrena. «Te sientas a escribirla impulsada porque hay algo que a ti te toca la fibra y piensas que si tu eres capaz con ella de emocionar aunque sólo sea a una persona pues ya somos dos... y si es a muchos más, mejor, ahí dejo mi semilla».

Una semilla que es una cantata que llega arropada además al Festival por el hecho de ser la obra principal del programa de este primer concierto, dedicado íntegramente a compositores leoneses; y que será interpretada por los otros protagonistas de la cita, la Orquesta de Cámara Ibérica y el Coro CantArte, bajo la dirección de Dorel Murgu.
‘Cantata del éxodo’ es, a su vez, un nuevo paso en la trayectoria musical de María José Cordero, un nombre muy presente en el panorama musical actual, con diversas facetas diferentes, desde su presencia en el grupo de música sefardí Sirma, sus colaboraciones con Amancio Prada, Juan Carlos Mestre o Marifé Santiago Bolaños; la labor docente en el Conservatorio de Ponferrada, su presencia actuando en dos entregas de los premios  Cervantes de Literatura... Compositora de obras didácticas para niños:  ‘Pequeño Árbol’; ‘Buscando a Platero’ y le ha puesto música a versos de  Antonio Pereira, Antonio Gamoneda, Manuel Rivas, José Ángel Valente,  Antonio Colinas, Pablo Neruda, Juan Gelman, Leopoldo Panero y Marifé Santiago.

Y un largo etcétera en el que se incluye una honda preocupación por el desprecio a las vidas ajenas, la violencia, las guerras, los éxodos... los nutrientes de su Cantata.
Volver arriba
Newsletter