Publicidad
Viñedos que producen futuro en Gordoncillo

Viñedos que producen futuro en Gordoncillo

ACTUALIDAD IR

Fidentino Reyero, Rafael Blanco, Guillermo García y José M. Fernández durante la visita a la bodega. :: L.N.C. Ampliar imagen Fidentino Reyero, Rafael Blanco, Guillermo García y José M. Fernández durante la visita a la bodega. :: L.N.C.
L.N.C. | 01/10/2018 A A
Imprimir
Viñedos que producen futuro en Gordoncillo
Sur de León Guillermo García, delegado territorial de la Junta, visitó este lunes las instalaciones de Gordonzello en las que está prevista una ampliación de 1.700 metros cuadrados
A finales del siglo pasado la actividad vitivinícola agonizaba en Gordoncillo. Apenas sobrevivían media docena de majuelos como recuerdo de lo importantes que estos habían sido para la economía de la localidad décadas atrás. Y con la tradición había también ilusión por retomar la actividad y un proyecto que ha derivado ahora en Gordonzello SA, una bodega cuyo futuro pasa ahora por la ampliación de sus instalaciones en las que elaboran la uva que producen sus más de 200 hectáreas de viñedo colocado en espaldera media.

Para conocer de primera mano los planes de la empresa, el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Guillermo García, acompañado del jefe del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería, Fidentino Reyero visitaron este lunes por la mañana sus instalaciones para ver el proceso de elaboración del vino y la ampliación prevista de la empresa, considerada una de las más punteras de la provincia leonesa. Gordonzello ha dado un paso más y va a acometer próximamente un proceso de ampliación y mejora de sus instalaciones con una inversión prevista que supera los 870.000 euros. Con ello su objetivo es incrementar la producción y al mismo tiempo las ventas.

En la visita estuvieron presentes el director gerente de Gordonzello SA, José Manuel Fernández, el presidente de la DO Tierra de León, Rafael Blanco, y el director técnico de este Consejo Regulador, Alejandro González. Todos ellos guiaron al delegado por las instalaciones en las que prevén una ampliación el próximo año con la construcción de una nave adosada a la edificación principal de más de 1.700 metros cuadrados que se distribuirá en tres zonas diferenciadas: una comercial, otra de elaboración y embotellado y una tercera destinada a la logística. En cuanto a la maquinaria y bienes de equipo, adquirirán una nueva línea de envasado automatizada, una llenadora de envases PET, jaulones, mobiliario para tienda y sala de catas, así como equipos de laboratorio, según explicaron en el transcurso de la visita.

Los principales objetivos que pretende esta importante inversión son «fomentar la sostenibilidad de la empresa y los procesos sostenibles, favorecer la participación de los viticultores y elaboradores en la cadena de valor e innovar en la implantación de nuevos productos y presentaciones», explican desde la Junta, administración a la que Gordonzello ha presentado solicitud de ayudas para acometer su proyecto inversor ante la Consejería de Agricultura y Ganadería dentro del programa de apoyo al sector vitivinícola español 2019-2023 regulado por el R.D. 5/2018, pudiendo obtener una subvención de hasta el 40% del total de la inversión prevista.

Vecinos inversores

Esta bodega surgió en el año 1995 fruto de la inquietud de los habitantes de la localidad leonesa de Gordoncillo, con gran tradición vitivinícola y con gran motivación para continuar con la elaboración de vinos contando con un gran producto como es la variedad Prieto Picudo. Inicialmente fueron 101 socios los fundadores de la misma, que se materializaron en una sociedad anónima con 305 hectáreas de terreno. Sobre ellas plantaron nuevos viñedos y asentaron allí la futura bodega donde se llevaría a cabo la transformación de la materia prima y posterior comercialización del producto final. En aquellos momentos iniciales recuerdan que fue «determinante el apoyo económico y funcional de la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León» que, por un lado, desarrolló la concentración parcelaria que posibilitó la agrupación de las parcelas aportadas por los socios en nuevas fincas de gran tamaño susceptibles de mecanización con un único propietario; y por otro lado, financió y ejecutó como obra de mejora de la concentración la totalidad de la plantación a lo largo de los años 1996 al 1998 de 205 hectáreas de viñedo. El total de la inversión superó la cuantía de 1,3 millones de euros que se materializó en una subvención a fondo perdido por parte de la Junta y en un préstamo a largo plazo y bajo interés.

Tras la puesta en producción de la plantación se planteó la construcción de la bodega para lo que fue necesario un nuevo impulso económico que, en este caso se basó en los socios fundadores, en nuevos socios incorporados al proyecto, en el apoyo de entidades financieras y de nuevo en la Junta de Castilla y León a través de las sucesivas convocatoria de ayudas para las pymes del sector.
Volver arriba
Newsletter