Publicidad
Villarroel: "Somos incómodos para PP y PSOE; por eso nos ven como el enemigo a batir"

Villarroel: "Somos incómodos para PP y PSOE; por eso nos ven como el enemigo a batir"

ACTUALIDAD IR

Un instante de la entrevista a la coordinadora de Ciudadanos en Castilla y León, Gemma Villarroel. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Un instante de la entrevista a la coordinadora de Ciudadanos en Castilla y León, Gemma Villarroel. | SAÚL ARÉN
Alfonso Martínez / Víctor S. Vélez | 09/05/2021 A A
Imprimir
Villarroel: "Somos incómodos para PP y PSOE; por eso nos ven como el enemigo a batir"
Política Entrevista a la coordinadora de Ciudadanos en Castilla y León
No ha sido una semana fácil para su partido tras el descalabro en las elecciones autonómicas de Madrid, puesto que se han quedado sin representación en la asamblea tras formar parte del gobierno de Isabel Díaz Ayuso a la hora de afrontar la pandemia. Gemma Villarroel, coordinadora autonómica e integrante de la dirección nacional de Ciudadanos, da la cara en esta entrevista y considera que los malos resultados se han debido a la polarización política y a la campaña «del miedo» antes de confiar en que los ciudadanos de nuestra comunidad sí sepan valorar la gestión de su partido en la crisis sanitaria.

– Es inevitable arrancar esta entrevista pidiéndole por una valoración de los resultados de Ciudadanos en las recientes elecciones de Madrid…
– No se puede negar que los resultados han sido muy malos, no solo para Ciudadanos, sino para todas las personas que creemos en el centro político. Quiero mostrar mi agradecimiento a la militancia del partido, que se ha volcado en estas elecciones, y a los 130.000 votantes que optaron por la papeleta naranja, por la moderación y por una campaña fuera de la confrontación y del insulto. Ha sido tan polarizada que nos ha perjudicado muchísimo. Ha sido prácticamente una campaña insultante. Había folletos del PP solo con la cara de Isabel Díaz Ayuso y la palabra ‘libertad’ y con la parte de atrás en blanco. No se ha hablado de propuestas, que es el camino que hemos seguido nosotros. Les hemos dicho a los madrileños lo que queríamos hacer para mejorar sus vidas y creo que en algún momento las personas lo van a saber valorar. Por eso este partido está más vivo que nunca y hay muchísimos votantes que quieren una opción moderada que no insulta, que respeta, que sabe impulsar políticas del siglo XXI, que fiscaliza, que no consiente que la corrupción vuelva a las instituciones… Creo que todo eso en algún momento se va a valorar.

– ¿A qué atribuyen ese descalabro? ¿Solo a la polarización política?
– Sí, fundamentalmente a una campaña del miedo. ¡Que vienen los fachas! ¡Que llegan los comunistas! Pero nada de hablar de los problemas de las personas y de cómo resolverlos en el futuro. Frente al miedo es muy difícil luchar por muy buena campaña que hayamos hecho. Con esa polarización, ese extremismo y esos mensajes populistas ha sido muy complicado que las personas hayan escogido una opción en la que yo creo que se sienten mucho mejor representadas independientemente de la ideología que tengan.

Una campaña del miedo y tan polarizada como la de Madrid perjudica a los que hablamos de propuestas– ¿Se ha hecho suficiente autocrítica por parte de la dirección nacional?
– Ciudadanos es el partido que más autocrítica ha hecho siempre en la historia de este país con abandonos, dimisiones y asunción de responsabilidades. Hemos hecho autocrítica constantemente. Entendemos que no hemos sabido llegar a la gente, que la comunicación quizás no haya sido buena, pero creo que hemos hecho lo correcto, que es basarnos en una campaña donde le decíamos a la gente lo que queríamos hacer para mejorar sus vidas y donde respetábamos al adversario sin meternos en un lenguaje de insultos, faltas de respeto y discursos para infundir miedo. Eso es lo sano. A partir de ahí, más autocrítica de la que se ha hecho en este partido… Es difícil. Inés Arrimadas ni siquiera ha podido comenzar su nueva etapa al frente del partido. Hemos tenido un congreso en el que ganó las primarias con un apoyo del 70%, pero luego ha habido una pandemia y cuatro procesos electorales de por medio. No ha podido elaborar su hoja de ruta ni poner en marcha su proyecto.

– Sin embargo, Igea ha dicho que el partido se lo tiene que hacer mirar…
– Es su opinión. Y es respetable. Nuestro partido tiene muchas opiniones diferentes, pero esos debates internos son muy sanos. Si todos opináramos lo mismo, sería raro. Eso no ocurre en ningún ámbito de nuestras vidas. Hay debate, se habla y se opina con libertad, pero luego, cuando se toma una decisión democráticamente y hay una mayoría que decide sobre una cuestión, todos debemos apoyar a esa mayoría, porque no existe el partido que nos represente al 100%. Tendríamos que tener un partido por persona y eso es cierto que nunca va a existir. En Ciudadanos se debate, se respetan las opiniones y todos tenemos línea abierta. Siempre he opinado lo que me ha parecido en los órganos del partido y cuando se toma una decisión por mayoría, se apuesta por ella y normalmente suele ser la correcta.

– ¿Teme que pueda ocurrir algo parecido a lo de Madrid en Castilla y León, donde también están gobernando con el PP? ¿Cree que puede llegar aquí esa campaña del miedo en 2023?
– Queda mucho tiempo para las elecciones en Castilla y León y creo que la gente va a saber valorar lo que supone la presencia de Ciudadanos en las instituciones. Si no estuviésemos en la Junta de Castilla y León, jamás hubiésemos llegado al nivel de transparencia que tenemos, jamás se habrían hecho reformas importantes y de calado que son necesarias para mantener los servicios públicos vivos y con una gran calidad en esta comunidad autónoma. Creo que las personas van a valorar la gestión que estamos realizando en los gobiernos y también en la oposición, con esa parte propositiva que tenemos a la hora de fiscalizar por un lado pero plantear ideas por otro. Es evidente que, si no estuviese Ciudadanos, las malas prácticas y las posibles corruptelas de otras épocas volverían a las administraciones. Esto no ocurre desde que existe Ciudadanos y no es una coincidencia. Yo me siento orgullosa de que los partidos clásicos tengan muchísimo más cuidado porque se encuentra Ciudadanos a su lado.

– Pero esa labor no ha tenido premio en Madrid por parte de los votantes…
– Ahora quedan dos años y veremos cómo va Madrid sin Ciudadanos al frente. Porque el milagro económico de Madrid, aunque se lo arrogue la presidenta del PP, era de un consejero de Ciudadanos. El milagro de la cultura, que permaneció abierta con todas las garantías y fue referente en Europa, era cosa de una consejera de Ciudadanos. El milagro del transporte, cuando el temporal Filomena, que el Metro estuvo abierto 24 horas al día y siete días a la semana, fue cosa de un consejero de Ciudadanos. Es verdad que hay que saber explicar a las personas qué ocurre cuando Ciudadanos está en las instituciones y se dedica más a trabajar que a comunicar o a vender. Y si lo conseguimos, tengo la confianza en que se vea la diferencia que supone la presencia de Ciudadanos en las instituciones.

Gestionamos la pandemia pensando en las personas y no en los votos. Espero que la gente sepa reconocerlo– Sobre Ciudadanos han recaído también en Castilla y León las tareas de mayor responsabilidad durante la pandemia. ¿Cómo les puede afectar electoralmente? ¿Les puede perjudicar?
– Yo espero que a quien perjudique realmente sea al Gobierno, porque ha dejado abandonadas a las comunidades autónomas de todos los colores. Son ellas las que han asumido el peso de la gestión por una falta de liderazgo y por no querer arrogarse las restricciones, pero sí las medidas que salvan las vidas de las personas. El Gobierno se ha lavado las manos y solo se ha dedicado a las cosas bonitas, los fondos europeos y las vacunas. No me parece justo. Sobre las comunidades autónomas ha recaído el peso de la pandemia, de las restricciones, de cuidar a los ciudadanos y de tener que equilibrar la situación sanitaria con el mantenimiento de la economía. Espero que las personas de Castilla y León lo tengan en cuenta. Nosotros hemos tenido a profesionales dirigiendo la gestión sanitaria que han creído mucho en la vida, en proteger a los castellanos y leoneses, máxime cuando tenemos una población que está tan envejecida y tan dispersa como la nuestra. Y que tanto se lo merece, porque son la generación de nuestros abuelos y nuestros padres, que lo han dado todo por España. Han cuidado de sus padres, de sus hijos y de sus nietos y nos han traído hasta la democracia. Nosotros hemos tomado siempre decisiones en la línea de proteger sus vidas y eso hay que saber valorarlo como algo positivo. Con sus errores, porque una pandemia es imposible gestionarla de una manera perfecta, pero desde luego hemos hecho lo que creíamos que teníamos que hacer y lo que creíamos que era mejor para las personas. A nadie le gusta tomar decisiones duras, como cerrar la hostelería o poner limitaciones a la movilidad y a los horarios. No es agradable para nadie. Hay que desterrar esa idea de que nuestros dirigentes autonómicos quieren fastidiarnos, porque realmente no nos gusta tomar este tipo de decisiones. Lo que nos gusta es trasladar cosas positivas y buenas para la ciudadanía, pero hay que tomar medidas contra la pandemia, porque el Gobierno se ha lavado las manos y ha dejado que haya 17 planes diferentes. Aquí somos un país, pero cuando nos llega una pandemia mundial vamos en sentido contrario a lo que han hecho en el resto de Europa. No tiene mucho sentido, pero eso sí, cuando llegan las vacunas o los fondos europeos, entonces ya los reparte el Gobierno en función de qué acuerdos tiene o de sus problemas para lograr apoyos. Es lo que pasa históricamente en este país. Siempre estamos enganchados por las políticas de unos cuantos votos cautivos de regionalismos o independentismos.

– ¿Confía entonces en que los ciudadanos reconozcan en las urnas la labor de Ciudadanos en la Junta para hacer frente a la pandemia?
– Confío en que sea así. Siempre hemos actuado pensando en hacer lo correcto, no en ganar votos. Espero que la sociedad lo sepa ver. Tenemos mucho trabajo por delante y dos años para seguir demostrando lo que hacemos y hacer ver a la gente la diferencia que supone la presencia de Ciudadanos en las instituciones. No existe corrupción desde que existe este partido y eso es muy importante, aunque parece que ya lo hemos olvidado. Dos años en Madrid sin ningún caso de corrupción. Y donde la ha habido, en Murcia, la hemos denunciado y no hemos mirado a otro lado pese al coste político que eso podía acarrear.

– ¿Ha habido discrepancias importantes entre PP y Ciudadanos a la hora de decidir entre salud y economía?
– Sucede un poco igual que en el partido. Se habla en el Consejo de Gobierno, se opina de forma abierta, se tienen en cuenta los criterios técnicos y los indicadores objetivos y se evalúan las políticas para ver si han tenido resultado o no. Es lo que hemos hecho. En el Consejo de Gobierno hay debate entre varias formas de pensar por parte de PP y Ciudadanos, pero al final se sale con algo en lo que estamos todos de acuerdo y siempre que los datos nos demuestren que hacemos lo correcto. Está claro que cuando se elevan mucho los contagios y se decretan restricciones, automáticamente se reducen y se pueden volver a flexibilizar las medidas.

Sin Ciudadanos dentro de las instituciones, volverían las corruptelas y las malas prácticas de otras épocas– ¿Cree que tras el resultado en Madrid puede haber procuradores de su grupo que quieran desmarcarse del PP en Castilla y León? ¿Y gente que cambie de siglas de cara a 2023?
– Nuestro proyecto es muy claro. Somos un centro puro e independiente. Si quisiéramos presentarnos por el PP, habríamos ido en sus listas. Si quisiéramos presentarnos por el PSOE, habríamos hecho lo propio. Todos los cargos públicos tenemos muy claro lo que supone ser de Ciudadanos. Es muy complicado. El centro y la moderación son difíciles a la hora de lograr que la gente se identifique y te dé su apoyo. Somos el enemigo a batir para el PP y el PSOE, porque al final les estás intentando modificar y mejorar un sistema que llevan 40 años construyendo. Les eliminas la corrupción, les modernizas las políticas, les fiscalizas… Somos muy incómodos para ellos y somos el enemigo a batir, pero nuestros cargos públicos saben lo difícil que es estar en el centro. Cuando se incorporan a Ciudadanos, tienen ese espíritu reformista, liberal en lo económico y progresista en lo social. Gracias a Ciudadanos se bajan impuestos como el de sucesiones. Se puede tener todo. Lo bueno del centro es que coges lo mejor de cada bando. Se pueden tener menos impuestos y hacer políticas sociales que ayuden a la gente. Yo espero que las personas que conforman Ciudadanos como cargos públicos lo sigan haciendo. No quiero tener dudas al respecto. Quiero tener confianza en que opinan como yo ahora mismo.

– ¿Tiene decidido ya si se presentará a las primarias para ser candidata a la presidencia de la Junta?
– De ahora a 2023… Quién sabe, con lo que llueve… Con lo que pasa en política cada día, sería imprudente tomar ahora ese tipo de decisiones.

– ¿Cómo ve el trabajo de PSOE y UPL en la Diputación? ¿Cumplen el pacto?
– Es evidente que no. Vemos cómo están todavía Feve, la Ciudad del Mayor o Torneros. Parecía que todo iba a cambiar con el Gobierno del PSOE, porque en León iba a caer una lluvia de millones, pero lo que decían antes en la oposición ahora ya no es tan importante ni tan grave. Ahora no pasa nada y con un autobús eléctrico nos conformamos un tiempo para ir del apeadero de la Asunción a Padre Isla. Torneros sigue esperando el proyecto de urbanización, no figura el ramal del Corredor Atlántico que pasa por León en las apuestas del Gobierno para contar con fondos del mecanismo ‘Conectar Europa’… Es muy grave que ni siquiera haya habido ni voluntad de incluirlo. No están cumpliendo el pacto y su firma era una excusa para que UPL diese su apoyo al PSOE. Eso también deben tenerlo en cuenta los ciudadanos. En esta comunidad autónoma ya está todo prometido. Ciudadanos solo puede desencallar los proyectos y llevarlos a cabo. PP y PSOE se pasan los años y las campañas prometiendo absolutamente todo para luego incumplirlo sistemáticamente. Ya está bien. Parece que hemos normalizado la mentira y no es normal que nos mientan. No puede ser. Pero volviendo a la Diputación, el pacto no se está cumpliendo y solo están llevando a cabo la gestión del día a día. Pocas novedades veo en esta Diputación de PSOE y UPL. Desde Ciudadanos seguimos presentando iniciativas, como las 25 mociones que no han llegado ni a debatirse en el pleno porque se cortan en la Junta de Portavoces. Pero seguimos trabajando a un ritmo muy elevado, más incluso que el del PP a pesar de que tiene diez diputados.

No es que otros nos roben las oportunidades, sino que las dejamos escapar y otros sí tratan de aprovecharlas– No parece que ambos partidos piensen igual sobre la Mesa por León…
– Los partidos clásicos de León, PP, PSOE y UPL, que lleva 35 años aquí, aunque parece que se nos olvida, han sido partícipes del problema, por lo que no pueden serlo de la solución. Es una estrategia más, una bomba de humo más para decir que hacen algo por León. El problema de León y de los políticos que han estado toda la vida generando este problema es que nunca han sido realmente reivindicativos con los proyectos de la provincia. Y siguen sin luchar por sacarlos adelante. Sigue sin llegar absolutamente nada para León con ese pacto de la Diputación. Luchar por León es ponerse en marcha. Y encima las oportunidades que nos llegan no es que nos las roben otros, es que las dejamos escapar y las aprovechan otros, que es distinto. Y hacen bien. Yo me alegro por ellos, porque nosotros no hemos sabido luchar por ellas y aprovecharlas. Flybyschool, el centro logístico de Amazon, inversiones que nos sirvan para ir a buscar empresas… El alcalde se fue a Doha al principio del mandato y eso ha quedado en nada. No se han preocupado ni de mantener el poco empleo que tenemos durante la pandemia, porque no ha habido ayudas ni del Ayuntamiento ni de la Diputación. Siempre es cargar contra terceros. La culpa siempre es de otros. ¿Hasta cuándo nos va a valer ese argumento? Si con los otros no llega, coge tú el timón y haz que llegue por ti. La Diputación tiene un gran remanente. ¿No se puede ayudar al tejido productivo del medio rural para que mantenga sus puestos de trabajo en esta pandemia? Era echarles un cable con los gastos fijos o los seguros sociales. ¿Qué es competencia del Gobierno y de la Junta? Sí, de acuerdo, pero si no es suficiente lo que dan y tú puedes hacerlo, hazlo. Y lo mismo en el Ayuntamiento. El paro ha crecido en más de 1.300 personas desde que entró este equipo de gobierno. ¿Podemos permitir que estén en la calle y que se acaben marchando? Hay que buscar empleo y mantener el que tenemos.

– La última pregunta era precisamente la valoración de la gestión del alcalde, que sigue con el debate de la autonomía como gran apuesta política…
– Nunca escuche al alcalde en los 16 años que estuvo en la oposición hablar de la autonomía de León y de repente ahora le ha venido la luz. Es algo que me da que pensar. Creo que luchar por León es conseguir cosas tangibles, pero estamos viendo que ni siquiera se lleva bien con sus compañeros de partido en el Gobierno de España. Llegan los ministros y no van al Ayuntamiento. ¿Cómo vamos a conseguir cosas para León? Además, parece que por el equipo de gobierno no ha pasado una pandemia. Tienen un programa electoral y lo van cumpliendo. Estoy de acuerdo en culminar la ronda interior. Lleva enquistada muchísimo tiempo, pero no creo que sea el momento. ¿No se puede esperar a 2022 en vez de gastar ahora dos millones de euros en expropiaciones? Habría preferido que ese dinero estuviera en manos de los 1.300 leoneses que han perdido el trabajo o de quienes han cerrado sus comercios. Paseas por Ordoño y hay tres locales cerrados. ¿Qué ciudad tiene locales cerrados en su principal avenida? Ninguna. Si no es el momento de echarles una mano ahora, ¿cuándo hay que hacerlo? Entiendo que ha ganado las elecciones con un programa, pero nos ha tocado hacer frente a una pandemia mundial que no es culpa de nadie. Y son las instituciones las que deben apoyar al tejido social y empresarial, pero el alcalde ha seguido con su proyecto: Ordoño, expropiaciones, cubrir parques, cambiar placas con el nombre de las calles…
Volver arriba
Newsletter