Publicidad
Villadangos: un municipio con pasado y tradición

Villadangos: un municipio con pasado y tradición

ESPECIALES IR

Ampliar imagen
Patricia Ferrero | 21/11/2020 A A
Imprimir
Villadangos: un municipio con pasado y tradición
Descubre tu provincia El ‘Mayo’, la Fiesta de la Batalla y la Laguna, algunos grandes reclamos
Villadangos, una parada obligada en el Camino de Santiago y el enclave en el que se decidió el futuro de todo un reino. Cada mes de agosto, la localidad paramesa torna a la Edad Media para revivir el acontecimiento más importante de la villa, un hecho que condicionó el destino del Reino de León. Este momento histórico es conocido como la ‘Batalla de Viladangos’. Corría el año 1111 y Villadangos fue el escenario de una cruenta batalla que enfrentó a las fuerzas de Alfonso I de Aragón y los aliados gallegos de su ex esposa, Urraca de León, en plena Guerra Civil, por el control del Viejo Reino. El ejército del aragonés obtuvo una contundente, aunque amarga victoria, mientras que la otra parte asumió muchas bajas. No obstante, el hijo de Urraca logró escapar. Sería nada más y nada menos que Alfonso Raimúndez, o más conocido como Alfonso VII ‘El emperador’. A esta sangrienta batalla se le denominó también ‘La Matanza’, como herencia testimonial de lo que supuso la propia batalla, incluso para los habitantes de Villadangos.

La fiesta de la ‘Batalla de Villadangos’ se ha convertido en todo un reclamo estival para la provincia leonesa. Uno de sus platos fuertes es el Mercado Medieval, en el que no faltan las tabernas y los puestos de comida para saciar la sed y los estómagos de los visitantes, así como numerosos talleres con oficios artesanales, como la alfarería, la cantería o la industria textil. En este punto, cabe mencionar también el Campamento, donde se puede ver el proceso de fabricación de la cota de malla, de escritura e iluminación medieval, la fragua y la herrería, así como visitar el campo de entrenamiento de tiro con arco, la exposición de armamento medieval, levas de caballeros, y las exhibiciones de cetrería. Además, la feria cuenta con una imponente ambientación musical y teatral por las calles de la localidad paramesa, así como con un torneo de caballeros, bailes medievales, desfiles y cortejos de la villa y una cena medieval. Pero sin duda, las joyas de la corona de esta fiesta son la Recreación de la Batalla, tradicionalmente el sábado, y la gran representación teatral sobre la vida y la corte del Reino de León. Todo ello, además, impulsado por los propios vecinos de Villadangos, un valor añadido que da buena cuenta de la implicación de sus gentes, que apuestan año a año por una feria de calidad, ofreciendo al visitante ocio y diversión, siendo siempre fieles a la historia de los hechos que la motivan, pilares que caracterizan a la ‘Batalla de Villadangos’, como uno de los referentes del verano leonés.


El ‘Mayo’

Pero si se habla de tradición en Villadangos, no se puede olvidar la del ‘Mayo’; una costumbre ancestral que a día de hoy sigue muy viva en este municipio leonés, que cada 30 de abril congrega a sus mozos para vestir y colocar el muñeco de paja en el poste de madera que se ubica en la plaza, donde se exhibe durante todo el mes de mayo. Una vez hecho el mes, los mismos jóvenes son los encargados de bajarlo y quemarlo en la hoguera, convirtiendo este hecho en toda una fiesta.

La laguna de Villadangos

Pero si Villadangos es historia y es Camino de Santiago, también es naturaleza. En este sentido, destacar la Laguna de Villadangos, popularmente conocida como ‘El Estanque’; el único humedal del municipio y uno de los más importantes de León. Se trata de una laguna artificial construida en los años treinta del S.XX por los vecinos del pueblo de Villadangos sobre una gran pradera comunal. Estos terrenos, ubicados a las afueras de la localidad, albergaban una laguna endorreica, es decir, una zona que se encharcaba en las épocas invernales, llegando prácticamente a desecarse en el periodo estival. Los habitantes de Villadangos decidieron dar un aprovechamiento agrícola a las aguas allí estancadas, y construyeron mediante hacendera (facendera) unos muros de tierra mezclada con vegetación (tapines), posibilitando así que en su interior de formara una balsa de agua abastecida por pozos artesianos del entorno y agua de lluvias. Con esta infraestructura hidráulica, se comenzaron a regar algunos campos y huertas de la parte baja del pueblo (la regadera), especialmente para cultivar legumbres y patatas. En lo que respecta a su flora y fauna, la Laguna de Villadangos da cobijo a 123 especies de aves, ocho de mamíferos, cinco de anfibios, tres de peces y dos de reptiles. Asimismo, la vegetación que crece en el interior de la laguna está formada por grandes helófitos como la Espadaña o el Junco de Laguna, y otras pequeñas plantas palustres que cubren buena parte de la superficie del humedal. Merece una mención especial el complejo de Alisedas Fangosas, por ser una de las escasas alisedas, no de ribera, existentes en la provincia.
Volver arriba
Newsletter