Viajes

Viajes

OPINIóN IR

13/02/2020 A A
Imprimir
Viajes
Miren ustedes, no sé si es cosa mía o a ustedes les estará pasando lo mismo, pero últimamente la escena política global viaja mucho. ¡Vaya revuelo! Voy y vengo y por el camino me entretengo. Lo más sonado de la actualidad viajera, la estampa de un vuelo procedente de Venezuela y de cuyo aparato alado bajando por las escaleras aquella persona que no debería haber pisado nuestro territorio, ni tan siquiera cualquier otro perteneciente a la Unión Europea, ya que lo tiene prohibido y eso que nos lo han intentado adornar con mil excusas, a la cual más dispar. Pero más curioso aún nuestro ex, pues eso Zapatero de viaje a Venezuela a no sé muy bien que hacía allí. Pero vamos, entre ida y venida, Venezuela de por miedo. Ese país de carácter un tanto peculiar, pero no por sus gentes, sino por sus dirigentes. ¿Qué estamos haciendo señores? ¿Aún no tenemos claro que ocurre allí?, mientras, desde aquí les aplaudimos, la dictadura venezolana, en cubierto, que por cierto gana adeptos a doquier. En fin, hay cosas que nunca entenderé. Y entre tantos viajes, el que suscribe volvió hace poco a la ‘tierrina’ un viaje que se haría más a menudo si el bolsillo pudiera aguantar. El regreso a León es inevitable y la sensación de estar haciendo un viaje al pasado se hace cada vez más evidente. Con tanta promesa para la construcción de infraestructuras, más trabajo para los jóvenes y una serie de acciones para sacar adelante la provincia nos quedamos encandilados, pero tan solo dos años después la provincia sigue igual, vamos, que nos quedamos como estábamos no vaya a ser que se nos revolucione el personal y nos estropeen nuestras ínfulas de grandeza. ¡Dónde íbamos a parar! A uno personalmente le gustaría volver a León y ver que las cosas avanzas, que se solucionan muchos de los problemas de la provincia y esas cosas, digo yo, la sangre tira mucho y con fuerza. Cuestión de viajes supongo yo. Pero retomando la columna, tengo que advertir si es que aún no lo sabe, que todos esos viajes nos cuesta un dinero al contribuyente, si, que se lo están pasando ‘teta’ gracias a nosotros y ¡que decir tiene! Un despropósito que muchos verán con buena cara, pero a otros tantos nos disgusta y enfurece ver tal pérdida de dinero y esfuerzo, si es que este último tiene a valor alguno. A veces es mejor ser un inocentón y no enterarse de nada, pero ya nos lo tienen que restregar en la cara, sino el viaje carece de valor, que cuantos más se enteren para ellos mejor. Algún rédito les generará todo esto.
Volver arriba

Newsletter