Publicidad
Verano de nostalgia y viejos vídeos

Verano de nostalgia y viejos vídeos

DEPORTES IR

Este tranque de Cayo de Celis ante Nano Urdiales pone de manifiesto que la lucha tiene mucho de maña y sabiduría. Ampliar imagen Este tranque de Cayo de Celis ante Nano Urdiales pone de manifiesto que la lucha tiene mucho de maña y sabiduría.
Fulgencio Fernández | 21/11/2020 A A
Imprimir
Verano de nostalgia y viejos vídeos
Lucha Leonesa Los aficionados trataron de matar la nostalgia con viejas grabaciones
Un verano entero sin lucha leonesa se hace demasiado largo para mucho aficionados que tienen en este deporte uno de los entretenimientos estrella de la temporada estival, también para los luchadores y un buen número de exluchadores que mantienen la doble condición de ilustres de este deporte y aficionados fieles; gentes como Felipe León, Manolo el Molinero, Gallego Coca, Avelino, Nacho y otros muchos que se pierden pocos corros a lo largo de la Liga y que este año sumaron al confinamiento la nostalgia.

Ante lo inevitable fueron muchos los que acudieron a la olvidada videoteca y sacaron a la luz algunas grabaciones de viejos corros, de combates de quienes guardaban pasajes grabados, programas de televisión como uno realizado por Canal + en un corro de Prioro con más de 2000 aficionados... hasta que irrumpió el que seguramente fue el vídeo estrella de la temporada de lucha sin lucha; una grabación de 16 minutos que conservaba el que fuera presidente de la Federación, y antes árbitro, Juan Carlos Valbuena. Fue un homenaje al aficionado que en el año 1985 la Agrupación Provincial organizó con la partición de siete de los más grandes luchadores de viejos los tiempos, hasta el árbitro era un grande, Benito Fernández, Benitín el de Las Salas.

Hicieron el paseíllo hasta el centro del corro en el Palacio de los Deportes Julio González, de Valdepiélago, que sustituía al anunciado Acacio Díez de Prioro (en la locución se dice de Argovejo) que parece que se llevó un disgusto al no poder acudir; Felipe León, El Mago de Villaquilambre; Eutiquiano Urdiales, Nano el Caballero de Nava de los Caballeros; Cayo de Celis, Cayuso de Villaobispo; Avelino García, de La Valcueva; Jesús Rueda, de Carbajosa y Luis Padierna de Quintana de Rueda; que se fueron enfrentando de manera aleatoria, comenzando Julio y Felipe León, después los espigados Jesús Rueda y Luis Padierna, ante un público que disfrutaba.

Los más viejos aficionados se frotaron las manos cuando saltaban al centro Nano Urdiales y Cayo de Celis, y no se equivocaban. Un tranque de Cayuso a Nano dejó claro que había muchos kilates de luchadores agarrados al cinto. Sin duda dos de los grandes de todos los tiempos, como demostró Nano con su respuesta posterior, una preciosa cadrilada.

Se fueron sucediendo entretenidos enfrentamientos, Avelino sufrió un pequeño mareo pero se negó a abandonar y siguió luchando. Siguieron todos y así llegó el Felipe León-Cayo de Celis, seguramente el combate más legendario de la lucha, tantas veces repetido, con tantas anécdotas, y algo que quedó claro ya en el agarre. Era ‘amistoso’, son viejos amigos, pero cuando se agarran a un cinto los dos tienen una leyenda que defender.
Y vaya que sí la defendieron.
Volver arriba
Newsletter