Publicidad
"Ver cómo niños ojerosos y tristes acaban riendo es algo imborrable"

"Ver cómo niños ojerosos y tristes acaban riendo es algo imborrable"

LNC CULTURAS IR

Ester, Adrián, Pepo y Alicia participaron en la tercera expedición de Payasos Sin Fronteras a los campos de refugiados de Ucrania. | PAYASOS SIN FRONTERAS Ampliar imagen Ester, Adrián, Pepo y Alicia participaron en la tercera expedición de Payasos Sin Fronteras a los campos de refugiados de Ucrania. | PAYASOS SIN FRONTERAS
Fulgencio Fernández | 28/04/2022 A A
Imprimir
"Ver cómo niños ojerosos y tristes acaban riendo es algo imborrable"
Sociedad Ester y Adrián acaban de regresar de una expedición de Payasos Sin Fronteras a los campos de refugiados en Polonia, actuando para ellos, arrancando una sonrisa al dolor. El sábado participan en una gran gala para recaudar fondos para que nuevas expediciones puedan arrancar una sonrisa a niños de Ucrania
Si se afirma con frecuencia que la de payaso es la profesión más bella del mundo, por aquello de ir ligada siempre a una sonrisa, de la payaso solidario debe serlo aún más, tanto que puede ser capaz de ser «tan dura como bella», en expresión de los payasos solidarios leoneses Ester Abad y Adrián Zamorano, miembros de la ONG Payasos Sin Fronteras, que acaban de regresar de una expedición a los campos de refugiados de ucranianos en la frontera con Polonia, allí actuaron «sobre todo para niños con sus madres y algún anciano, los hombres se habían quedado en el frente, defendiendo a su país de la invasión rusa», explican Ester y Adrián.

Y los dos coinciden en definir la experiencia como «muy dura pero muy gratificante», dice el maragato Adrián mientras que Ester explica un poco más las sensaciones vividas. «Llegar a cualquiera de los lugares en los que actuamos, diferentes porque la realidad no es única, y encontrar a niños ojerosos y tristes, cansados, y comprobar cómo son capaces de ir sumándose al espectáculo, como los ves reír y hasta salir a bailar es algo realmente imborrable, te produce una alegría inmensa por tu trabajo en un lugar cargado de dolor».
La expedición en la que estuvieron los dos payasos leoneses es la tercera que Payasos Sin Fronteras envía y financia al conflicto ucraniano; y la idea es que sean ocho las expediciones que lleven una sonrisa a la guerra, que arranquen risas a niños tristes y ojerosos, a sus madres, a los ancianos. Para que estas ocho expediciones sean una realidad, entre otras iniciativas, el sábado día 30 se celebra en el Teatro San Francisco de León una Gala Solidaria de Payasos Sin Fronteras en la que todo lo recaudado irá destinado a este fin solidario. «La idea es que entre marzo y junio varios equipos de payasos y payasas se desplacen a Polonia para atender a la población refugiada. «Queremos dar apoyo emocional desde las artes escénicas», explica el monologuista Manu Ferrero, quien también actuará en esta gala que, además de su aspecto solidario, ofrece un variado elenco de actuaciones y géneros diversos. Casi no hace falta decir que todos ellos actuarán de manera desinteresada y altruista. Son ellos, sin descartar que alguien más se sume, Silvia Arriscado y Nacho Morán, de Anticiclón Clown, que ejercerán de presentadores; Jotashow (circo), Cía. Maintomano (circo), Ustaqui y Angélica Veintimilla (clowns), Fantasía y Comodín (Magia), Manuel Ferrero (cuentacuentos), Adrián Zamorano, Ester Abad y Pepo Rueda (clown y circo)». Estos últimos, como nos han contado, han llegado recientemente de la tercera expedición, que permaneció en diversos puntos de Polonia desde el 11 al 24 de abril. «Actuamos sobre todo en pequeñas poblaciones cercanas a la frontera y en todo tipo de recintos, que les habían habilitado a los refugiados: polideportivos, puntos de recepción habilitados para ellos... todo tipo de locales pues el éxodo de ucranianos es realmente masivo», explican Abad y Zamorano.

Payasos Sin Fronteras, nos recuerdan, lleva 29 años funcionando, esta ONG de las sonrisas lleva a sus gentes y espectáculos a aquellos puntos en los que están sufriendo conflictos, con especial preocupación por los niños. El ‘centro de operaciones’ de la ONG está en Barcelona, pero también tiene ‘delegaciones’ en lugares como Madrid, Burgos, Extremadura... «y desde hace un tiempo, relativamente reciente, en León», cuentan orgullosos Ester y Adrián, aunque seguramente tendría que ser León quien está orgulloso de ellos.

La mejor forma de mostrar solidaridad con ellos sería acudiendo a esta Gala Solidaria, que tiene el más que asequible precio de 8 euros y la posibilidad de colaborar para quien no se le arregle acudir con una fila 0 que recoge donativos en la cuenta de Payasos Sin Fronteras en Triodos Bank ES31 1491 0001 21 2013636127 (indicando como concepto de la aportación ‘Gala Solidaria PSF’).

Bien merece la pena, el espectáculo y el fin. Yescuchar a estos payasos que son capaces de arrancarle una sonrisa incluso a niños en guerra.
Volver arriba
Newsletter